Testamento político

Nadie se salva solo, únicamente es posible salvarse juntos. (Encíclica