Una conspiración de amor por Costa Rica

» Por Ricardo Castro Calvo - Abogado y asesor Asamblea Legislativa

He decido romper el silencio. Deseo compartir unas ideas simples que nos pueden mover hacia mejores estados de conciencia costarricense.

Es merecido que todos y todas hablemos bien de Costa Rica. Para eso debemos sentir la Patria en el alma.

El mundo nos observa y concluye que somos un pueblo feliz. Pero nosotros rechazamos la virtud y levantamos la voz para señalar nuestras imperfecciones.

El camino de la felicidad pasa por la bondad del corazón de cada quien, la conexión y armonía con los demás. Ser parte de la alegría del costarricense está centrado en decisiones que tomamos desde el nacimiento como tribu hace 200 años.

Decidimos ser educados. Gobernados por gente educada. Consagramos la educación a principio básico del progreso nacional. Don Jesús Jiménez declaró la educación primaria como gratuita y obligatoria a finales del siglo antepasado.

La democracia y el republicanismo han sido nuestra forma de gobernar. La dictadura militar nunca fue una opción del sentir costarricense. Una de las pocas, estuvo en manos de Tomás Guardia. Éste elevó, la vida, a norma constitucional. Incorporó la abolición de la pena de muerte a rango supremo.

El bienestar de las personas encuentra sus orígenes en manos de Alfredo González Flores. Distribuir la riqueza en forma justa a través de una contribución de los impuestos según la posibilidad de cada persona o empresa.

La salud es una garantía social que nace con presidente Calderón Guardia y es raíz medular del ser nacional.

La abolición del ejército de José Figueres Ferrer es una obra de carácter universal. Es el emblema de la paz como forma de vida.

Somos hermanos del ambiente. Dios nos dio esa virtud. Daniel Oduber nos puso a soñar con un país de recursos naturales protegidos frente a un mundo que los desbarata.

Hemos sido capaces de tener electricidad en todos los rincones del país. Energía limpia. En armonía con el ambiente. Grandes visionarios como Jorge Manuel Dengo y Teófilo De la Torre han sido abanderados en esta conquista.

El agua potable es una inversión de todos los pueblos de Costa Rica. Las asadas son cuerpos sociales de las comunidades que impactan en la salud de los habitantes. El Presidente Mario Echandi dio un fuerte impulso a la empresa estatal de Acueductos y Alcantarillados.

Debemos comprender que el valor de Costa Rica es ese. La herencia de dos siglos nos hace quienes somos.

Ahora debemos redoblar nuestra labor para crear una economía al servicio de Costa Rica y no ser el resultado de dictados de organismos internacionales que no entienden la realidad social y económica de nuestro país.

Debemos darle valor a la educación y a la tecnología para erradicar la pobreza de nuestros compatriotas. Nunca permitir o alentar la esclavitud de pueblos por ignorancia o por el criminal mercado personas que viven en pobreza.

Dar valor a la paz y no al negocio de la guerra.

Costa Rica disfruta del Premio Nobel de la Paz, en los hombros de Óscar Arias que pacificó a Centroamérica.

Nuestras empresas y las corporaciones que invierten en el país son para construir paz. Nunca para destruir. Ese aliento comercial por la paz nos redundará en más paz.

Somos capaces de brindar salud a cada ser humano que tiene asiento en el territorio nacional. Hemos erradicado o controlado todas las pandemias que la humanidad vive. Debemos ser capaces de exportar ese beneficio y bienestar a los pueblos hermanos. Con ello, nuestra luz se hará más fuerte y grande ante la humanidad.

Somos y seremos capaces de reconocer nuestro espíritu de bondad cuando pongamos el amor por delante. Así lo proclamó el presidente Luis Alberto Monge ante San Juan Pablo II y su paso por el servicio público fue ante todo un camino de gratitud hacia los demás.

Tenemos las raíces. Debemos cuidarlas y profundizar su energía hacia la liberación del dolor que nos producen los errores. Ser capaces de rectificar y seguir el camino. Debemos proclamar en cada corazón de los ticos una conspiración de amor por Costa Rica.

Los artículos de opinión aquí publicados no reflejan necesariamente la posición editorial de EL MUNDO. Cualquier persona interesada en publicar un artículo de opinión en este medio puede hacerlo, enviando el texto con nombre completo, fotocopia de la cédula de identidad por ambos lados y número de teléfono al correo redaccion@elmundo.cr.

Los artículos de opinión aquí publicados no reflejan necesariamente la posición editorial de EL MUNDO. Cualquier persona interesada en publicar un artículo de opinión en este medio puede hacerlo, enviando el texto con nombre completo, foto en PDF de la cédula de identidad por ambos lados y número de teléfono al correo redaccion@elmundo.cr, o elmundocr@gmail.com.

Recibe las últimas noticias en tu celular

Envía la palabra “Noticias” al +50663763608 y recibe nuestro boletín informativo a través de Whatsapp

Últimas noticias