Ingeniería de Tránsito y Contraloría guardan silencio ante mala calidad en demarcación vial para 372 centros educativos

San José, 8 feb (elmundo.cr) – Una contratación fuertemente cuestionada a una empresa para demarcar vertical y horizontalmente 372 centros educativos realizada en el 2012, siguen sin tener una respuesta clara de la Contraloría General de la República, ni de la Ingeniería de Tránsito.

EL MUNDO inició una investigación sobre el proceso de licitación “Contratación Directa 2012CD-000213-00100” y denuncias posteriores sobre la deficiencia del trabajo, realizado por la empresa Constructora MECO S.A., pero a pesar de haber hecho solicitudes de información a esos entes públicos, no se recibió respuesta.

La contratación original pretendía colocar demarcación vial en 280 centros educativos de todo el país.

Esa demarcación fue seriamente cuestionada por deficiencias en el trabajo realizado, pero la Dirección General de Ingeniería de Tránsito, mediante un oficio firmado por el director de la entidad, Junio Araya Villalobos desestimó todos los alegatos de una denuncia presentada por representantes de siete empresas dedicadas a la demarcación vial.

En el oficio DGIT-SD-156/12-2012, Araya Villalobos indicó que “por lo tanto estimamos que son infundados todos los señalamientos antes expuestos, los que hemos procurado rebatir a satisfacción”.

En su oportunidad fueron muchos los señalamientos que Araya consideró “infundados”.

Según se puede ver en la denuncia, las empresas de señalización objetaron en su oportunidad que: “Hemos dado seguimiento a las cuadrillas de la empresa mientras realizaban los trabajos y corroborado lo siguiente:

  1. En ningún caso de los observados limpiaron o lavaron la superficie.
  2. No realizaban un caleo base para luego aplicar la pintura.
  3. No llegamos a encontrar inspectores del COSEVI con la cuadrillas.
  4. El tiempo de secado que se le daba en la gran mayoría no era el suficiente requerido para abrir al tránsito.
  5. El acabado final de los trabajos es evidentemente deficiente.

Prueba de ello es que una constante en los referidos trabajos es que:

  1. La pintura horizontal de los letreros, líneas, es totalmente deficiente, se desgasta en pocos días, en la mayoría de los casos comprobados, también la pintura se descascara. Esto evidencia que la preparación de la pintura no fue la adecuada y que tampoco se limpió como se debía la superficie, para lograr un anclaje adecuado de la pintura.
  2. Las dimensiones de los letreros de escuela, no corresponden en la mayoría de los casos, a lo establecido de acuerdo a las condiciones cartelarias y de normativa vigente (letras con altura 1,10m).
  3. La retrorreflectividad de la demarcación horizontal, a simple vista se ve parchoneado, no hace falta tener en mano un reflectómetro para corroborar la ineficiencia, pues con solo observar por la noche se aprecia con toda claridad la deficiencia de retrorreflectividad.
  4. Las señales verticales las instalaron dejando menos de la altura mínima libre entre nivel de suelo y la parte inferior del tablero (2,10m para dar seguridad a los transeúntes), con el consecuente riesgo de accidentes de los peatones; es decir pusieron menos poste. Por otra parte, algunos postes están sin aplomar.
  5. Las tipografías de las señales son diferentes a las establecidas en el cartel e incluso entre las mismas señales hay diferencias.
  6. Las marcas viejas en el asfalto no las han borrado, ni se han recogido las señales viejas”.

Ante una  solicitud girada a la Contraloría General de la República por parte de los denunciantes para que se viera el caso en el ente contralor, la División de Fiscalización Operativa y Evaluativa desestimó la petición.

Lo anterior consta en el oficio DFOE-DI-2263 suscrito por Navil Campos Paniagua, donde contestan a los denunciantes que “no se evidencia una situación que deba ser resuelta por la Contraloría General”.

Últimas noticias