Mi café con RAM

Como lo mencionamos semanas atrás, el movimiento en las trincheras