¿A usted en qué le afecta que yo sea playo?

» Por Esteban Alfaro Bonilla - Activista LGBTI - Empresario

Sí, yo sé que muchos y muchas de ustedes me leen por este medio o por medio me mi blog personal, ya sabrán que soy gay y activista en derechos humanos y también se han dado cuenta que mi forma de comunicar no es para nada sencilla ni de perfil bajo, como especialista en comunicación me gusta decir las cosas sin tanto rodeo.

Ahora, en los últimos meses se ha puesto en el centro de la mesa de discusión el tema de los derechos humanos e igualdad bajo la excusa de la mal llamada e inexistente “Ideología de género” la cual busca justificar la discriminación y seguir fortaleciendo el patriarcado y el poder de la religión.

Pero me pongo a ver varias cosas, soy una persona al igual que todas y todos, tengo una empresa propia donde tengo el honor de darles trabajo a más de 15 personas, tengo que cotizar exactamente lo mismo a la Seguridad Social y el mismo monto de impuestos a Hacienda como cualquier persona. Estudié mi bachillerato, licenciatura y actualmente la maestría como cualquier estudiante y mi vida personal y social es completamente igual a la de cualquier ciudadano de a pie.

Entonces mi pregunta es ¿A usted en que le afecta que yo sea playo? Las personas LGBTI antes de cualquier característica que nos defina somos personas, que tenemos que adaptarnos al marco jurídico de nuestro país. Aunque ése marco legal es incongruente al decir que todos somos iguales ante la ley pero solo aplica si sos heterosexual. Empezando por decir que la mayoría de las leyes de Costa Rica están bastante antiguas y no se adaptan a la realidad actual de la sociedad.

Nosotras y nosotros como personas LGBTI no estamos luchando por tener más derechos, ni tener derechos específicos y ni mucho menos por quitarle derechos a las personas heterosexuales, nuestra lucha se centra en tener los mismos derechos. Ni más ni menos, los mismos. ¿Tan difícil es entender esto? Los bloques conservadores quieren meter una campaña de miedo para seguir justificando su marginación hacia este sector.

Como lo decía antes, Costa Rica se rige por un marco legal el cual lo constituye los tratados internacionales, la constitución política y las leyes de la República, lamentablemente para esos sectores el país no se regula con lo que dice la Biblia, por lo que cualquier argumento bíblico utilizado para justificar su posición no tiene ningún valor jurídico ni legal.

Por lo que quiero cerrar con esto: Soy gay y no le hago daño a nadie, soy feliz siendo la persona que soy y no me entrometo en la vida privada de las demás personas. Estoy claro en que Costa Rica es un país diverso en sociedad y cultura y que todas deben ser respetadas, desde las minorías hasta las organizaciones tan grandes como la iglesia católica. Si las personas LGBTI no le hacen ningún daño por qué ceñirse en seguir luchando para que sus derechos no sean garantizados.

Aclarando que usted puede estar en contra de la homosexualidad por sus creencias religiosas pero eso no justifica los actos de odio y discriminación hacia cualquier persona.

Los artículos de opinión aquí publicados no reflejan necesariamente la posición editorial de EL MUNDO. Cualquier persona interesada en publicar un artículo de opinión en este medio puede hacerlo, enviando el texto con nombre completo y número de identificación al correo redaccion@elmundo.cr

Los artículos de opinión aquí publicados no reflejan necesariamente la posición editorial de EL MUNDO. Cualquier persona interesada en publicar un artículo de opinión en este medio puede hacerlo, enviando el texto con nombre completo, foto en PDF de la cédula de identidad por ambos lados y número de teléfono al correo redaccion@elmundo.cr, o elmundocr@gmail.com.

Recibe las últimas noticias en tu celular

Envía la palabra “Noticias” al +50663763608 y recibe nuestro boletín informativo a través de Whatsapp

Últimas noticias