Un contradictorio Vladimir de la Cruz

  • Por Lic. Javier Naranjo Vargas - Abogadio

Por un lado llama a proteger el estado de derecho y luego clama romper el orden. Que Contradicción la de Vladimir de la Cruz, cuando profiere en un discurso ante la APSE, incitando el accionar del pueblo, en presión contra el presidente y su gobierno, solo por atreverse el Dr. Rodrigo Chaves Robles a ser valiente, decidido y rescatar la figura insigne del presidente de Costa Rica, ese liderazgo esencial y bien ejercido, incomoda a Vladimir, quien tiene intereses muy personales que defender (pensionado de lujo con 5 millones de colones al mes); por eso ataca al Señor Presidente de Costa Rica, elegido democráticamente. Para un «tico con corona» como Vladimir, es muy fácil incitar a la sedición al pueblo, por medio de APSE, que aplaudieron en complicidad, excepto algunos sensatos y un profesor que reclamó y le cortaron el sonido.

Le recuerdo a Vladimir, que nuestra Constitución en su artículo cuatro, reprime la Sedición contra la patria, rechazando que una persona o grupos se arrogue representar al pueblo en sus derechos o hacer peticiones en su nombre. Al solicitar actos en las calles contra el ejecutivo, es delito de Rebelión sancionado por el artículo 301 del Código Penal, castigado de 2 a 4 años de prisión; e incurre además en traición a los principios fundadores de la República, artículo 3 de la Constitución, al llamar a actos de facto contra el orden establecido; se castiga la traición a la patria, en los artículos 134 de la Constitución Política, que el Código Penal reprime en su artículo 284; por el grado de mala fe, instigación, dolo y premeditación de Vladimir de la Cruz.

Según él, es luchar contra la figura de un Presidente «autoritario». Con su actuar, incurre en el delito del artículo 296 del Código Penal, al propagar que se sustituya por medio inconstitucional al actual Presidente, al incitar a la desobediencia civil, que quiebra y deroga los principios de los organismos creados y que consagra nuestra República Constitucional. Cuesta creer que Vladimir ignore la Constitución Política de Costa Rica, que promueve el diálogo, como lo indica en su artículo 9, que define la estructura del Estado en tres poderes con un gobierno representativo y participativo, con mecanismos de representación directa del pueblo, como el referéndum; este, ojala se pueda utilizar, para quitar las odiosas pensiones de lujo que disfruta Vladimir, y sea un ciudadano más, en régimen único de pensiones de la Constitución Política, y no de sistemas privilegiados de un 15% de personas, con cargo al presupuesto, que paga el pueblo.

La Constitución desde el artículo 20 establece el principio de la libertad de las personas, el artículo 25 permite la libre asociación solo para fines lícitos, el artículo 26 establece libertad de reunión con fines pacíficos y no bélicos; el artículo 28 , libertad de opinión con autonomía, en tanto no violen la moral, las buenas costumbres y las leyes. El Sr Vladimir incita a la APSE, a violar las normas democráticas Constitucionales, en claro perjuicio del estado de derecho. Sus declaraciones en su discurso ante la APSE promueve abiertamente la revuelta como «acto legítimo», fácil proponer un llamado a desestabilizar la patria, invocando que un grupo puede arrogarse la representación del pueblo, sin medir consecuencias.

Omite el Sr. Vladimir su propia historia, cuando se impuso de manera autoritaria en su partido Fuerza Democrática en su tercer postulación de candidato a Presidente y diputado a la vez, y provocó desbandada de reconocidos dirigentes, y obtuvo el mínimo de votos en el 2002 y posterior desaparición de ese partido. Se le olvida su cambio de ideología de izquierda, acomodándose a la derecha y lograr en 2008 en gobierno de Oscar Arias, ser nombrado embajador en Venezuela con el dictador Hugo Chávez, luego convertirse en pensionado de lujo y además de recibir ingresos por su aparición en cualquier parte.

Por otro lado, no se le ha visto defender las causas sociales a favor de miles de personas que apenas sobreviven con pensiones muy bajas, y otros fallecen sin recibir un cinco de pensión, las desigualdades que existen en sistema de pensiones, de las cuales Vladimir es un privilegiado. No ha defendido agricultores, educadores, desempleados y sectores desfavorecidos. Ahora resulta que defiende el uso de mascarillas y a un sector empresarial de medios de comunicación, que profirieron en conjunto y sin sonrojo toda una campaña intimidatoria y difamatoria en contra del actual Presidente y aún lo hacen; con descarada y evidente intención, que no fuera elegido, y lo fuera el otro candidato. No dice nada de eso Vladimir, solo que supuestamente se ataca a la prensa, sin dar datos; porque no se a afectado la libertad de ningún periodista, no ha cerrado ningún medio de información. Al contrario los medios de información alternativos veraces como el El Mundo CR, de redes sociales, regionales, cantonales y provinciales, apoyan la democracia participativa que se vive en las conferencias de prensa, que rompe el monopolio de la información. Si, monopolios, privilegios, ticos con corona, corrupción, pensionados de lujo, y otros.

La acción del señor presidente favorece los intereses del pueblo, no de unos pocos de esos a los que pertenece Vladimir, que temen se rompa el esquema que siempre los ha favorecido. El pueblo soberano, quienes elegimos democráticamente al presidente, estamos conforme en sus acciones, porque esta trabajando, decidiendo y mejorando por el desarrollo y progreso social democrático de Costa Rica..

Los artículos de opinión aquí publicados no reflejan necesariamente la posición editorial de EL MUNDO. Cualquier persona interesada en publicar un artículo de opinión en este medio puede hacerlo, enviando el texto con nombre completo, foto en PDF de la cédula de identidad por ambos lados y número de teléfono al correo [email protected], o [email protected].

Comentarios

comentarios.



Artículos de interés

Acerca de Redacción 26420 Artículos
El Mundo CR es un diario digital perteneciente a la Sociedad Periodística El Mundo S.R.L., con sede en San José, Costa Rica. Fundado en febrero de 2015.