Un 1 de mayo de vergüenza y retroceso histórico

Nidia Jiménez Vásquez, diputada del PAC. Foto: Luis Madrigal / El Mundo CR

La conducción del presidente del Directorio Legislativo este primero de mayo demostró la personalidad de Antonio Álvarez Desanti, aspirante a la presidencia de la República. Audaz, de pensamiento rápido, sagaz, consecuente con sus intereses; protector a ultranza de los principios neoliberales, obediente al mandato de los Arias, experto en tejer la telaraña y dar los pasos certeros manipulando a su paso a todo aquel que lo permita para lograr sus metas.

Este primero de mayo lo demostró abusando del poder conferido. Dio los espacios que le vino en gana para tener el tiempo para concretar sus artimañas; hasta el punto de querer burlar la Constitución Política de nuestro país, asunto frenado por un grupo de veinte diputados(as). Un primero de mayo de vergüenza donde cinco diputados del Frente Amplio traicionaron su partido, su ideología y sus compromisos con el pueblo, poniendo la plataforma para que Gonzalo Ramírez, cuestionado por su actuar en el pasado, sea hoy, presidente del Primer Poder de la República. Y es que los rigores éticos no son prioridad para el Partido Liberación Nacional evidentemente. Ya en el pasado, Liberación nos impuso a Víctor Emilio Granados como presidente de la Asamblea Legislativa, habiendo estado este señor condenado a ocho años de presión y confinado en el ámbito B en el Centro Penitenciario, La Reforma.

Un primero de mayo de indignación porque este grupúsculo del Frente Amplio y alguna que otra congresista, apoyan a la diputada Carmen Quesada dizque peleando una agenda de género en esta persona, quien fue altamente criticada por maltrato a una subalterna, la que se vio obligada a renunciar porque aun en su período de lactancia, no contó con el apoyo, ni el respeto de esta diputada.

Un primero de mayo de repudio porque representantes del PLN altamente versados en esta Asamblea, en su afán de armar sus componendas, no les importó exponer a su propia compañera, menor de edad, para colocarla en un puesto donde no cumplía los requisitos.

Hoy podemos leer reiteradas justificaciones de las diputadas del FA, Suray Carrillo y Ligia Fallas, por su desastroso proceder esgrimiendo culpas al PAC por la escogencia del diputado, don Ottón Solís, con argumentos vacíos sin ningún valor, después de haber traicionado sus máximos ideales, si es que los tienen de verdad.

Ante todo este panorama, la fracción del PAC se mostró de principio a fin fuerte y coherente, con el apoyo otorgado a su fundador y, aunque se pretendió en varias ocasiones de socavar esta fuerza, no lo lograron.

Hoy, Costa Rica y su gente honesta, seguirá muy de cerca todos los pasos que se den en este Poder de la República para que de ninguna forma se irrespete su institucionalidad.

Los artículos de opinión aquí publicados no reflejan necesariamente la posición editorial de EL MUNDO. Cualquier persona interesada en publicar un artículo de opinión en este medio puede hacerlo, enviando el texto con nombre completo y número de identificación al correo redaccion@elmundo.cr

Los artículos de opinión aquí publicados no reflejan necesariamente la posición editorial de EL MUNDO. Cualquier persona interesada en publicar un artículo de opinión en este medio puede hacerlo, enviando el texto con nombre completo, foto en PDF de la cédula de identidad por ambos lados y número de teléfono al correo redaccion@elmundo.cr, o elmundocr@gmail.com.

Recibe las últimas noticias en tu celular

Envía la palabra “Noticias” al +50663763608 y recibe nuestro boletín informativo a través de Whatsapp

Últimas noticias