Últimas noticias

¿Te frustras? Me levanto y creo

Cuando tienes una idea que concretas la cual después de meses se convierte en una realidad: un texto, llamado VALORES cuya publicación a pesar de ser electrónico (e-book) y gratuito, haya trascendido mucho más de lo esperado, al menos por el número de lectores que lo han aceptado (hoy en día demostrado a través de un like – me gusta), así como haber compartido n veces a pesar de lo relativamente nuevo, al menos en nuestra parte donde habitamos geográficamente del uso de la lectura en modo digital.

No queda duda – aunque lo sea personalmente, la duda – si hubo de ser el momento oportuno para darlo a conocer, me refiero al tiempo o bien porque existe un gran vacío en los lectores en conversar – leer, escuchar[1] acerca del título y los diversos temas abordados sobre la base de experiencias personales, ante un planeta agobiante de antivalores, que fluyen con una velocidad espantosa e inundan tanto las redes sociales, como otros medios informativos.

LEA:  Juventud, valores y decadencia moral

Ahora bien, se preguntará, ¿y a que se debe la frustración?, del libro se me ocurrió abordar el mismo mediante un Webinar[2] al que titulé “Estrategias didácticas frente a las crisis de valores”, hecho que por diversas circunstancias no pudo impartirse – no siendo responsabilidad alguna de las personas que me invitaron a desarrollarlo, a los cuales les agradezco infinitamente -.

¿Y que quedó en el “tintero”? Acepciones sobre la palabra Valor, sus diversas clasificaciones; el equilibrio o no entre los valores y antivalores; ¿Responsabilidad de quién, la formación en valores?; Una institución que se fortalece en valores requiere de…; Estrategias educativas para trabajar en valores; Algunos (posibles) “antídotos”, contra la pérdida de valores en el ámbito educativo (plato fuerte estos dos últimos); Reflexión/Conclusiones y Preguntas y respuestas.

Al preparar la presentación y el tema como tal – lo que requirió, estudiar, investigar, comprender, como aplicarlo, aprender de la existencia de unos 70 valores, aunque no me crea, sí, 70 de los cuales, yo solo me había referido a 20 en mi e-book[3], es decir ocupé solamente el 28.57% de los que logré identificar.

LEA:  El Pacto Verde Europeo y el impacto en el sector agropecuario costarricense

De este breve análisis matemático, le doy respuesta al segundo encabezamiento del título de este artículo “Me levanto y creo”, entiéndase aún me quedaría por elaborar – como reto -, unos dos tomos más (¿valores 2 y valores 3?), lo que me conlleva a elucubrar[4], en la necesidad de exponer siendo el eje central un valor seleccionado de los tantos y compartir – como hemos indicado una ¿historia o experiencia particular?, con algo de ficción – donde abordemos: el altruismo, la autonomía, lealtad, resiliencia, voluntad, felicidad, entre otros.

No solo definiciones o acepciones de cada cual, sino también además de la experiencia que te permita reflexionar para aprender o dar una valoración de tu propia experiencia y en el mejor de los casos darte a conocer hacer sugerencias de aplicación tanto en el campo educativo como en el laboral que te permita lograr – que no siempre se consigue inmediatamente – el fortalecimiento de formación en valores, además de tu compromiso en la transmisión a tus familiares, compañeros/as de trabajo, estudiantes y docentes.

LEA:  Gaza / Israel : nuevo voto en Asamblea General de Naciones Unidas

__________

[1] Podcast: Educación. Reflexiones

[2] Conferencia web o conferencia en línea, término utilizado para referirse a varios tipos de servicios de colaboración en línea entre participantes. Es una manera de compartir información, impartir una charla o desarrollar un curso en tiempo real con la misma calidad que si se llevara a cabo en un aula.

[3] Consta de 60 páginas.

[4] Reflexionar acerca de algo con atención y cuidado para estudiarlo o comprenderlo bien o para llegar a alguna conclusión o solución

Los artículos de opinión aquí publicados no reflejan necesariamente la posición editorial de EL MUNDO. Cualquier persona interesada en publicar un artículo de opinión en este medio puede hacerlo, enviando el texto con nombre completo, foto en PDF de la cédula de identidad por ambos lados y número de teléfono al correo redaccion@elmundo.cr, o elmundocr@gmail.com.