¿Sexo?, ¿tabú?

Para muchos padres y madres de familia la educación sexual de sus hijos e hijas siempre ha resultado un tema sumamente controversial, inclusive temido y evitado siendo una de las razones, la falta de información sobre cómo llevar una adecuada educación sexual.

Muchos padres y madres consideran que todo lo concerniente a la sexualidad es algo que su hijo o hija puede aprender solo, ya que lo habla con los amigos en el barrio o inclusive en la propia escuela.

Es probable que los adolescentes aprendan muchas cosas a través de sus amigos, pero nadie garantiza que la información que obtengan sea la adecuada, inclusive en un momento determinado esa información relacionada con el sexo podría resultar hasta dañina, todo dependiendo de las “buenas o malas “compañías de su hijo o hija, donde los padres y madres siempre debemos estar al tanto del quehacer de nuestros descendientes, inclusive sin importar las edades. Una persona, por que sea mayor de edad, siempre tendrá tiempo para ser aconsejada y con ello evitar que cometa un error que posteriormente no tenga solución.

La mayoría de los padres no se plantean el tema hasta que los hijos entran en la pubertad y deben afrontar el proceso de cambio que conlleva de repente. Esto puede provocar actitudes de rechazo, ya que para muchos ya es demasiado tarde, porque creen haber aprendido todo en la calle y no en casa.

Es posible que muchos adultos, no conozcan el momento indicado para iniciar las pláticas acerca de estos temas. ¿Momento ideal? Cuando el o la pre-adolescente se encuentra próximo a los “cambios” de su cuerpo, producto de su “entrada” a la pubertad, menstruación en el caso de las niñas, cambio de voz en el caso de los varones, por citar dos ejemplos que resultan en muchos casos desconcertantes para los más jóvenes, sobretodo cuando desconocen las causas que originan dichos cambios.

Cuando no se está claro de lo que debemos tratar, los padres y madres confunden en que la explicación sobre el sexo, es solo acerca de la reproducción, donde se le “orienta” sobretodo a las jovencitas que no deben tener relaciones sexuales, el daño de salir embarazada y hasta ahí llega la “clase”; al varón por su parte, se le dice que son las jóvenes las que tienen que cuidarse, salvando su responsabilidad.

Por supuesto esta última opinión, posiblemente provenga de un padre machista, el cual menosprecia el papel de la mujer en la sexualidad, obviamente es erróneo.   No se menciona nada acerca de que la educación sexual fomenta la responsabilidad de los adolescentes, por ejemplo: las enfermedades venéreas y embarazos no deseados, la masturbación y de las primeras relaciones sexuales, cómo un aspecto más global y social.

El papel de los padres y madres responsables estriba en ayudar a sus hijos e hijas en aspectos de esta índole, de una forma sana, saludable, tranquila, sin misterios, sin conversaciones donde los demás no pueden escuchar. Es importante que se eduque, además en la igualdad de sexos, que, de no hacerlo, estaremos consolidando una conducta discriminatoria.

De aquí la importancia en tratar a tiempo con nuestros hijos una correcta educación sexual.

Los artículos de opinión aquí publicados no reflejan necesariamente la posición editorial de EL MUNDO. Cualquier persona interesada en publicar un artículo de opinión en este medio puede hacerlo, enviando el texto con nombre completo, foto en PDF de la cédula de identidad por ambos lados y número de teléfono al correo redaccion@elmundo.cr, o elmundocr@gmail.com.

Recibe las últimas noticias en tu celular

Envía la palabra “Noticias” al +50663763608 y recibe nuestro boletín informativo a través de Whatsapp

Últimas noticias