Más cerca del juicio final

“La probabilidad de una catástrofe mundial es muy alta, y las acciones necesarias para reducir el riesgo de desastre deben tomarse pronto” reza el último comunicado del Comité de Ciencia y Seguridad del Boletín de Científicos Atómicos de la Universidad de Chicago, un grupo de expertos que incluye a 15 premios Nobel, y que todos los años analiza la situación mundial.

Luego del lanzamiento de las bombas atómicas a finales de la Segunda Guerra Mundial, los científicos involucrados en su desarrollo, decidieron crear el “reloj del juicio final”. Un mecanismo que trata de medir qué tan cerca se encuentra la raza humana de su extinción, a causa del desarrollo de las ciencias y la nanotecnología. El “juicio final” llegaría cuando el reloj marque las 12 a.m. y fue establecido a siete minutos de dicha hora desde sus inicios. El momento en el que los científicos consideran que la humanidad ha estado más cerca de un holocausto global fue 1953, cuando los EE.UU. desarrollaron y probaron la bomba de hidrógeno, acción que luego fue replicada por la URSS; en aquel entonces el reloj estuvo a dos minutos de la media noche. Por otra parte, el momento más seguro se vivió en 1991, tras el fin de la Guerra Fría y el acuerdo de desmantelamiento nuclear entre las mayores potencias de aquel entonces.

Sin embargo, luego de dos años de mantenerse a tres minutos de la media noche, para 2017 los científicos y premios Nobel decidieron adelantar el reloj treinta segundos, por lo que vale la pena analizar las causas de tal decisión. En primer lugar, la elección del presidente de los EE.UU. y sus propuestas de política se ven como una amenaza a la seguridad mundial, en concreto tres asuntos: expandir el arsenal nuclear de los EE.UU.; su rechazo a la asesoría de expertos en materia de política exterior (incluyendo las conclusiones de expertos en inteligencia); y su negativa a reconocer la existencia del cambio climático como un fenómeno causado por el hombre.

De hecho, las acciones del presidente Donald Trump confirman sus temerarias manifestaciones de campaña, recordemos el bombardeo a Siria, que desencadenó en un malestar con el gobierno de Rusia; las advertencias y provocaciones a Corea del Norte, que a su vez amenaza con bombardear la capital de Corea del Sur, Seúl, en la que viven más de trescientos mil ciudadanos estadounidenses. Además, cabe mencionar que las designaciones del gabinete de Trump en puestos clave de ambiente y energía, han caído en manos de exempresarios de petroleras y personal que reniega del cambio climático. Con lo que queda en duda la voluntad del país con las mayores emisiones de gases causantes del efecto invernadero, de contribuir a la solución del problema, en momentos en que la misma Agencia para la Protección del Ambiente de los EE.UU. ha informado que 2016 fue el año con la temperatura más alta desde que se tienen datos, y que la concentración de carbón en la atmósfera registró por primera vez en la historia de la humanidad un nuevo récord de 410 partes por millón.

Asimismo, el Comité alerta que otros países con armamento nuclear también han seguido expandiendo sus capacidades, es el caso de Corea del Norte y Rusia; mientras que China está ayudando a Pakistán a construir plataformas submarinas, y Trump le ha sugerido a Japón y Corea del Sur que desarrollen sus propios arsenales nucleares para defenderse de Corea del Norte.

El segundo punto importante es el cambio climático, en este asunto el Comité considera que durante 2016 no se llevaron a cabo acciones relevantes para revertirlo, y que las medidas tomadas por la Administración Trump apuntan en la dirección contraria.

El tercer asunto de preocupación son las tecnologías emergentes. En particular lo relacionado con las tecnologías de la información y la comunicación, que cuando se les brinda un mal uso, consiguen la divulgación masiva de noticias falsas, el “hackeo” y conocimiento de información sensible para incidir sobre procesos electorales, que pueden dar lugar a una reducción en la credibilidad de las democracias, la representatividad de los gobiernos y, a la postre, generar inestabilidad sociopolítica.

Para todas estas amenazas el Comité plantea posibles vías de salida, sin embargo, nada garantiza que sean tomadas en cuenta y llevadas a la práctica.

Generalmente dedicamos esta columna a comentar aspectos relevantes de la coyuntura económica, pero cuando la existencia de prácticamente todo está en juego, éste se convierte en el hecho más relevante desde cualquier punto de vista.

*Observatorio de la Coyuntura Económica y Social, Escuela de Economía UNA.

Los artículos de opinión aquí publicados no reflejan necesariamente la posición editorial de EL MUNDO. Cualquier persona interesada en publicar un artículo de opinión en este medio puede hacerlo, enviando el texto con nombre completo y número de identificación al correo redaccion@elmundo.cr

Los artículos de opinión aquí publicados no reflejan necesariamente la posición editorial de EL MUNDO. Cualquier persona interesada en publicar un artículo de opinión en este medio puede hacerlo, enviando el texto con nombre completo, foto en PDF de la cédula de identidad por ambos lados y número de teléfono al correo redaccion@elmundo.cr, o elmundocr@gmail.com.

Recibe las últimas noticias en tu celular

Envía la palabra “Noticias” al +50663763608 y recibe nuestro boletín informativo a través de Whatsapp

Últimas noticias