Últimas noticias

Las “Munis” hoy y hace 4 años

» Por Javier Vega Garrido - Abogado

Los actuales y diversos 82 gobiernos locales que deberían representar bien los intereses de los habitantes, a través de las distintas autoridades escogidas hace casi 4 años en elecciones municipales, como las que se celebrarán el próximo 4 de febrero, estaban llamados a ser expresión de democracia funcional en cada porción del territorio nacional, que se ha definido en lo administrativo como cantón, y política y culturalmente como las “Munis”, porque sin las personas vecinas residentes en ellos no existirían tales mandatos.

Esos gobiernos de las comunidades son determinantes para su bienestar, pues tienen a cargo la administración y prestación -que habría de ser eficiente y eficaz- de los servicios que impactan directamente la calidad de vida de las familias y personas mayores que los eligen para ese fin, como sucede con el mantenimiento vial, recolección y tratamiento de residuos, los permisos para la construcción y el funcionamiento de negocios, la aprobación de tasas y recolección de impuestos. Asimismo, 17 “Munis” también prestan servicios diversificados de agua potable, seguridad y vigilancia, y Zona Marítimo Terrestre.

El artículo 4 del Código Municipal es el que señala el largo listado de atribuciones de cada Municipalidad, que además de las funciones indicadas, incluye: dictar reglamentos internos y de servicios, aprobar presupuestos, planear y ejecutar proyectos de desarrollo cantonal en vivienda, educación, cultura, deporte y empleo, promover que estos sean participativos e inclusivos por género y situación de vulnerabilidad, impulsar políticas de participación ciudadana para la toma de decisiones que afectan al pueblo, y coordinar con otras “Munis” e instituciones estatales, la ejecución colaborativa de ciertas obras y proyectos de alcance local o regional.

LEA:  A pesar del buen momento macroeconómico en Costa Rica, importantes acciones deben ser tomadas para aprovecharlo adecuadamente

Lo anterior no sería realizable sin un adecuado y viable programa de gobierno local, sustentado en el Concejo que integran las Regidurías, y guiado en su consecución por el administrador general y jefe de las dependencias municipales, sea, el Alcalde o Alcaldesa; las actividades de estos actores políticos son vigiladas por los Concejos de Distrito y Sindicaturas, y todas estas autoridades están obligadas a rendir cuentas al pueblo que las elige, de ahí la importancia de participar y hacer una correcta escogencia en cada elección municipal.

La estructura y funcionamiento de las “Munis” pareciera pacífica y sencilla, pero no lo es y está lejos de serlo; entre otras razones, porque como órganos públicos de representación operan bajo un régimen jurídico y contexto político atrofiados; están contaminados por los “virus” que afectan a algunos partidos y sus liderazgos; estas agrupaciones no siempre reclutan y proponen a las mejores personas, y de hacerlo terminan maniatadas por el régimen y contexto y esto acaba reflejándose en pobres gestiones locales.

Por ejemplo, hace 4 años el Programa Estado de la Nación (PEN) encontró en su investigación científico social del año 2019, que se habían exacerbado los rezagos estructurales que dificultaban más la resolución de los problemas socioeconómicos nacionales, e identificó como una de varias oportunidades de mejora, combatir “…las brechas territoriales y sectoriales que dividen al país…”, por considerarse factor clave para maximizar el desarrollo humano. (Resumen de la valoración general 2019, página 23).

LEA:  Así quedó la ubicación de los partidos políticos en la papeleta para las elecciones municipales 2024

Para los fines de esa acción y de este breve artículo, constató el PEN que por presentar el año 2019 un contexto de restricción fiscal que limitaba implementar programas de calado nacional, las “Munis” con su desaprovechado potencial podían ser el eje para impulsar el desarrollo con enfoque territorial, a partir “…de dos áreas de interés: la inversión social municipal (ISM) y la gestión de ordenamiento territorial”. La ISM no solo puede contener los efectos de la desaceleración económica, complementando el financiamiento de los programas sociales, sino generar mejores condiciones para la actividad productiva de los cantones. Por su parte, la gestión ordenada de los territorios contribuye a disminuir los conflictos por el uso de los recursos y los impactos ambientales, y puede incidir sobre el clima de negocios de una zona”. (Resumen, página 70).

Ahora, no muchas de las “Munis” han demostrado suficiente capacidad de focalización del gasto social y para su ejecución, y en materia ambiental y de ordenamiento -incluido transporte y movilidad- tampoco la mayoría de ellas cuentan con buen instrumental que incentive la integración de las distintas autoridades y facilite la correcta asignación de los recursos para un desarrollo sostenible, convirtiéndose esas dos áreas junto a la débil visión compartida, en deudas históricas y grandes desafíos de los gobiernos locales.

LEA:  Camino al Voto Municipal 2024: UNGL de la mano con el proceso electoral

Para comprender más esos retos, el Índice de Gestión de Servicios Municipales elaborado en el 2023 por la Contraloría General de la República (CGR), disponible en: https://www.cgr.go.cr publicaciones, consideró indicadores y prácticas de las 82 “Munis”, y los hallazgos indican que en su gestión el 80% está en un nivel de madurez inicial y básico, y el 20% restante no supera el grado intermedio, es decir, ninguna excede el 75% de aplicación de los indicadores y buenas prácticas para rozar un nivel avanzado de gestión; el óptimo continúa siendo inalcanzable.

Esas grandes brechas de gestión y bienestar además las evidencia el TSE en el Fichero Cantonal presentado el año pasado, que integra y resume indicadores sobre el estado actual de los municipios (disponible en https://tse.go.cr/ficherocantonal2024.htm). Esta herramienta comprueba que los pocos cantones con baja criminalidad y pobreza multidimensional, razonable seguridad, aceptable competitividad y desarrollo humano, contrastan con la mayoritaria cantidad de trocitos del país permeados por elevada delincuencia y pobreza multidimensional, bajo desarrollo humano y progreso, insuficiente competitividad y deficiente mandato municipal.

Por todo eso, el próximo 4 de febrero día de las elecciones municipales, vaya y elija bien, y así podrá evitar que malas autoridades sigan ganando y gobernando las “Munis” con el voto de la gente buena.

Los artículos de opinión aquí publicados no reflejan necesariamente la posición editorial de EL MUNDO. Cualquier persona interesada en publicar un artículo de opinión en este medio puede hacerlo, enviando el texto con nombre completo, foto en PDF de la cédula de identidad por ambos lados y número de teléfono al correo redaccion@elmundo.cr, o elmundocr@gmail.com.