La revolución silenciosa

» Por Dr. Fernando Villalobos Chacón - Candidato a Rector UTN y escritor.

Dr. Fernando Villalobos Chacón

La Trascendencia de los Modelos Virtuales e Híbridos en la Educación Superior y el auge del Teletrabajo.

La educación virtual e híbrida

En los últimos años, Costa Rica ha sido testigo de una revolución silenciosa que promete redefinir los paradigmas laborales y educativos: la implementación de modelos virtuales e híbridos de enseñanza en la educación superior y la consolidación del teletrabajo.

Ambos movimientos, lejos de ser meras respuestas a circunstancias excepcionales, se perfilan como pilares fundamentales para un futuro más sostenible, inclusivo y eficiente. No surgieron como una simple coyuntura impulsada por el Covid como algunos creen, responden a una tendencia mucho mayor.

La educación superior en Costa Rica está experimentando una transformación sin precedentes gracias a la adopción de modelos virtuales e híbridos de enseñanza. Esta modalidad, que combina sesiones presenciales con otras completamente en línea, no solo ha democratizado el acceso al conocimiento, sino que también ha permitido que estudiantes de zonas alejadas o con compromisos laborales puedan seguir formándose académicamente y con la misma calidad.

La flexibilidad es, quizás, el beneficio más palpable. Los horarios adaptativos permiten que más personas puedan gestionar mejor su tiempo entre el estudio, el trabajo y la familia. Además, la enseñanza virtual e híbrida fomenta el desarrollo de habilidades digitales esenciales en la era actual, preparando a quienes son estudiantes para los desafíos del mercado laboral globalizado.

Por otro lado, la educación virtual reduce significativamente la necesidad de desplazamientos, contribuyendo a disminuir el congestionamiento vial y la huella de carbono, aspectos críticos en la lucha contra el cambio climático. Esta modalidad representa, sin duda, un avance hacia una educación más verde y sostenible.

El teletrabajo

El teletrabajo ha cobrado un impulso notable, entre funcionariado público y privado. Esta modalidad no solo ha demostrado ser un catalizador para la productividad, sino que también ha mejorado la calidad de vida de muchas personas trabajadoras, al reducir el estrés asociado a los largos desplazamientos y ofrecer un mejor balance entre la vida laboral y personal.

Además, el teletrabajo ha generado un ahorro considerable en costos de transporte y vestimenta, sin mencionar el impacto positivo en la reducción del tráfico vehicular, uno de los principales problemas sobre todo en áreas metropolitanas.  La menor cantidad de vehículos en las calles contribuye a una reducción de la contaminación ambiental y sonora, beneficiando la salud pública y el ambiente.

La implementación del teletrabajo ha evidenciado también un aumento en la satisfacción laboral. La flexibilidad para organizar el horario de trabajo, la posibilidad de personalizar el espacio de trabajo en casa y la eliminación de distracciones típicas de un ambiente de oficina tradicional, son factores que han influido positivamente en la productividad y el bienestar del personal.

Desafíos y oposición al cambio

Pese a sus numerosos beneficios, la transición hacia la educación virtual e híbrida y el teletrabajo no está exenta de desafíos. La brecha digital, la necesidad de formación en herramientas tecnológicas y la importancia de mantener una comunicación efectiva y asertiva son aspectos que requieren atención continua para garantizar que estos modelos sean accesibles y eficientes para todos y todas.

Existen también personas que se oponen al cambio, y atacan a estos nuevos medios de formación académica y trabajo, insisten en privilegiar la presencialidad como la única forma de gestionar. El creer en los equipos de trabajo, en el compromiso de las personas, y desear el bien de estas, aporta al quehacer institucional y lo hace crecer. Superar una ideología de control habla de un liderazgo humano y acorde con la innovación y el progreso, así como adaptable a los constantes cambios humanos, en todas las esferas de la vida

Asimismo, es fundamental desarrollar estrategias que promuevan la interacción social y el bienestar emocional, tanto en entornos educativos como laborales, para contrarrestar la posible sensación de aislamiento que pueden experimentar algunas personas.

En este camino hacia el futuro, es crucial que todos los sectores involucrados —gobierno, empresas, instituciones educativas y la sociedad en general— trabajen de la mano para superar los retos y maximizar los beneficios de estas modalidades. Solo así podremos asegurar que la revolución silenciosa de la educación virtual e híbrida y el teletrabajo se traduzca en un progreso real y duradero para nuestro país y las universidades.

Los artículos de opinión aquí publicados no reflejan necesariamente la posición editorial de EL MUNDO. Cualquier persona interesada en publicar un artículo de opinión en este medio puede hacerlo, enviando el texto con nombre completo, foto en PDF de la cédula de identidad por ambos lados y número de teléfono al correo redaccion@elmundo.cr, o elmundocr@gmail.com.

Recibe las últimas noticias en tu celular

Envía la palabra “Noticias” al +50663763608 y recibe nuestro boletín informativo a través de Whatsapp

Últimas noticias