La opción del referendo o la opción de las redes sociales

Los costarricenses ya tuvimos la mala experiencia del primer referendo en donde fuimos a dar a una peligrosa polarización y tener como resultado un país dividido en dos, del que todavía tenemos malos recuerdos los que vivimos esa época, por una moda de aquellos tiempos de los tratados de libre comercio, que se fue tergiversando luego, principalmente por los intereses comerciales, las agencias de publicidad y las empresas encuestadoras de opinión.

Y eso que ese referendo tenía sentido básicamente porque digamos que esos tratados no estaban contemplados en nuestras leyes. Pero este segundo referendo, de entrada, ni siquiera tiene sentido porque lo que pretende es cambiar las disposiciones de acatamiento obligatorio de la Contraloría General de la República por recomendaciones y sugerencias que ya sabemos que nadie hace caso, como las funciones de la Defensoría de los Habitantes, de la cual aún no sabemos de que nos ha defendido o de que, de quien o cuando y como nos va a defender si solo puede hacer recomendaciones y sugerencias que nadie les hace caso.

No puede ser que ahora se pretenda hacer un referendo para preguntarle a los ciudadanos si queremos o no queremos una Contraloría General de la República. Por el contrario, más bien, necesitamos por fin, eficiencia en los 3 poderes de la República. La gran mayoría de los problemas de Costa Rica se resolverían muy fácilmente si todas las auditorías internas, contralorías y demás instituciones de control de gasto público, por fin comprendieran que su trabajo es muy importante y necesario para nuestro país, aunque sus salarios y privilegios sean pagados por cada institución pública, su deber inicial y final es por Costa Rica, porque de lo contrario, nunca van a alcanzar ni todos los impuestos ni la enorme e inmanejable deuda pública para cubrir tantas y tantas fallas en el control de los gastos. Con más eficiencia no se perderían miles de millones de las bóvedas de un banco nacional. Con más eficiencia no habría tanta facilidad para evadir los controles en las adjudicaciones de tantas licitaciones públicas. Con más eficiencia los expedientes judiciales no estarían compitiendo en tardanza, con las listas de espera de la CCSS, etc, etc, etc.

Para nosotros los votantes, qué maravilla la internet y todas las redes sociales actuales para enterarnos de inmediato de todo lo que hacen y no hacen los gobiernos de turno. Antes había que depender de periódicos y noticieros apenas para medio enterarse, semanas, meses y años después, de lo que ya se había hecho y que de por sí, ya nada podíamos hacer. También es muy importante la participación cada vez, de más y más costarricenses por medio de todas las redes sociales, ahora que están de moda, para ayudar finalmente a conseguir por fin, una Costa Rica bien administrada o bien gobernada. Usando el término que sea. De suerte que ahora con la existencia de las redes sociales, todos los costarricenses podemos participar de este cuarto poder ampliado de las democracias, para que más pronto que tarde, todos los costarricenses tengamos más y mejores beneficios, de esta nuestra democracia del pura vida.

Pero para los partidos y para los candidatos, ahora es más complicado presentar y someter su hoja de vida para el escrutinio de los votantes. Tanto es así, que para las elecciones anteriores para el tercer año del gobierno de turno, como estamos a hoy, ya habían partidos y hasta candidatos proponiendo sus nombres. Claro que como país, tenemos aún algunos defectos importantes, pero, en ausencia desde hace muchos años, de partidos políticos permanentemente organizados y en ausencia también de políticos ejemplares, contamos ahora con la participación activa de cada vez más y más costarricenses por medio de todas las redes sociales.

Recordemos que para estas últimas elecciones presidenciales la votación de los costarricenses significó entre otras cosas, la extinción de varios partidos políticos como el PAC y el PASE, principalmente. También hemos conseguido variantes favorables para la no reelección de diputados y alcaldes, después de años y años permitiendo ver a los mismos partidos y políticos de siempre, como diputados y alcaldes repitentes. Pero en el TSE tienen que haber más y mejores ideas porque no podemos seguir con estos vergonzosos niveles de abstencionismo. También para las últimas elecciones municipales la votación de los costarricenses significó la pérdida de la mitad de las alcaldías para un partido y, el crecimiento exponencial en la obtención de alcaldías para otros partidos. A los costarricenses nos está funcionando mejor la opción de las redes sociales.

Fue un éxito la Segunda República. Tanto así que nos ha sobrevivido hasta la fecha, a pesar de todas las deficientes, mal redactadas y peor interpretadas leyes que han creado los siguientes gobiernos de turno desde esa época. Ya sabemos que nuestra Asamblea Legislativa es nuestra fábrica de hacer, quitar y modificar leyes. Pero necesitamos hacer un alto en el camino. Continuar creando más leyes o mejorar las existentes?, sobre todo ahora, las leyes relativas a drogas, carteles, homicidios, sicarios y similares. No parece que haya funcionado eso de estar creando nuevas leyes, en todas las actividades sociales y económicas habidas y por haber, con nuestros sencillos diputados. Pareciera más práctico, más fácil y más barato, previa la experiencia acumulada, solo modificar, corregir o adicionar lo necesario, a las leyes vigentes. Inclusive, como hace la empresa privada, hasta deberíamos tercerizar este servicio de crear , quitar y modificar leyes. Crear nuevas leyes es muy complicado y demasiado delicado y, ya sabemos también que nuestros 57 diputados de cada gobierno de turno y sus equipos de asesores, no son ni han sido necesariamente los costarricenses más idóneos.

Los artículos de opinión aquí publicados no reflejan necesariamente la posición editorial de EL MUNDO. Cualquier persona interesada en publicar un artículo de opinión en este medio puede hacerlo, enviando el texto con nombre completo, foto en PDF de la cédula de identidad por ambos lados y número de teléfono al correo redaccion@elmundo.cr, o elmundocr@gmail.com.

Últimas noticias