La fórmula mágica

gato-perro-mascotas

Por Luigi Rebecchi Pannelli

Patrizio Amorini, pese a que peinaba canas desde hacía mucho tiempo; no mostraba indicios de una chochera como tampoco de un deterioro incipiente, propios de la vejez. Era soltero y vivía solo en una casa donde las paredes de su dormitorio estaban recubiertas de un sinnúmero de fotos enmarcadas con arte. Cavilaba sin que nadie lo escuchara, – que una cosa es vivir de los recuerdos y; otra es, como en mi caso; recordar todo lo hermoso que disfruté durante mi vida de una infinidad de paréntesis, diría yo, más que placenteras – Cada noche antes de acostarse mandaba un beso a cada retrato y luego caía en los brazos de Morfeo. El gato Anselmo y el perro Coriolano, sus dos mascotas y únicos habitantes de la vivienda; con las pancitas llenas, al lado el uno del otro; en santa paz dormían al pie de la cama del amo. Por convivir mucho tiempo con los hombres, habían adquirido las malas costumbres de entender lo que hablaban; lo que les proporcionaba, comentar entre ellos lo que habían escuchado y que no les gustaba, mantenían sus chismes en secreto con el fin de evitar las especulaciones y el mercantilismo mediático. Una mañana, cuando Patrizio había salido; Anselmo estaba haciéndose una jorobita para desperezarse, mientras que Coriolano estaba sacándose una pulguita evasora; de repente y como si fuera una primera vez, se fijaron en las fotos colgadas en las paredes; el gato extrañó que todas las fotos eran de mujeres muy bonitas, sin embargo; ninguna de ellas había vivido en la casa junto al dueño, el can que estaba más al día de la farándula; acotó que Patrizio a lo mejor, había sido un don Juan o un picaflor; su compañero felino quedó en el “aire”.

Patrizio Amorini era un hombre muy discreto y poco comunicativo con todas las personas quienes lo frecuentaban, hecho que ni a los pocos amigos y amigas que tenía; nunca les hizo confidencias respecto a su vida privada.

Durante una tarde opaca en todo sentido, pensó que la Parca estaba en camino hacia su casa para cortarle la existencia; mientras el fuego de la chimenea crepitaba y sus dos amigos dormitaban, decidió por fin y; tal vez antes de morir, contar su pasado aunque fuera a nadie o a los bichos; para quitarse de encima algo muy importante que nunca había revelado a nadie y así empezó: “yo era un joven muy apuesto y atractivo, quien lucía; según me decían, como el tipo ideal del novio serio y confiable; que cada muchacha casadera junto a su familia desearía  tenerlo como su futuro marido. El primer noviazgo que inicié fue en buena fe y con mucha sinceridad, todo tuvo un perfil muy promisorio y exitoso a tal extremo de que estuve a punto de casarme; de improviso como una revelación que fue mía y no divina, medí que la mayoría de los matrimonios; eran aleatorios, problemáticos; falsos y con el tiempo se volvían rutinarios, por tanto inseguros; desistí del compromiso, alegando unas mentiras piadosas; que a la futura esposa no le hicieron ninguna gracia, pese a eso; y no a manera de una disculpa, estoy seguro que la mujer; antes del rechazo fue feliz, igual que yo; porque no me cabe duda de que todos los noviazgos son sinónimos de promesas de un futuro maravilloso color de rosa, de romanticismo; de anhelos de una vida mejor, y aunque no se cumplan; proporcionan más dicha que frustración, por tanto mi noviazgo fue la base y la partida de un largo viaje que hice con una infinidad de noviazgos que sin llegar a puerto me dieron mayor felicidad que un matrimonio verdadero y estoy seguro; de que en parte, le ocurrió lo mismo a las novias quienes no llegaron a ser mis esposas –

Al escuchar unos pasos, Coriolano puso una oreja a media asta y enseñó los dientes; mientras que Anselmo se echó hacia atrás y sacó las uñas antes de que llegara la Parca quien se había transformado en una linda mujer y se hacía llamar María Fernanda, se puso frente al hombre y amagando una sonrisa burlona le dijo: “¡conmigo la – fórmula mágica – no te va a funcionar “eterno novio”! sin embargo  ahorita no vine por ti, porque antes debes cuidar; hasta que venga por ellos, a tus dos amigos fieles…

Los artículos de opinión aquí publicados no reflejan necesariamente la posición editorial de EL MUNDO. Cualquier persona interesada en publicar un artículo de opinión en este medio puede hacerlo, enviando el texto con nombre completo, foto en PDF de la cédula de identidad por ambos lados y número de teléfono al correo redaccion@elmundo.cr, o elmundocr@gmail.com.

Recibe las últimas noticias en tu celular

Envía la palabra “Noticias” al +50663763608 y recibe nuestro boletín informativo a través de Whatsapp

Últimas noticias