La economía no reactiva con más impuestos

La reactivación económica por sí sola no es la solución para el desempleo que afecta al país. El tema va más allá, porque algunas causas son coyunturales y otras estructurales.

En el tema coyuntural el desempleo es causado por las fluctuaciones de la actividad económica. En lo estructural se genera porque los demandantes de empleo no logran encontrar el perfil de trabajador que buscan. En otras palabras las habilidades y conocimientos de las personas que buscan empleo no encajan con lo que busca la industria.

Lo cierto de esto es que el desempleo abierto ronda el 10.6% y las miradas para reactivar la economía se posan sobre las pequeñas y medianas empresas, con un norte claro para acabar con la informalidad en el sector y promover su desarrollo.

La participación del sector privado en el desarrollo de un país es la solución más prometedora para lograr un efecto real sobre las vidas de un millón de personas que viven en la informalidad y de 309 mil que están en la pobreza.

De hecho este sector es el que genera más riqueza en un país, crea empleos y da muchas oportunidades a los profesionales, técnicos y demás perfiles de la población. El fortalecimiento del sector privado es un ganar -ganar, en el desarrollo, es bienvenida y necesaria porque aprovechan las potencialidades de la nación.

Todo gobierno, debe promover las inversiones privadas, ya que es el único camino hacia el desarrollo. Hay que redefinir el papel del gestor público y honrarlo. Está claro que el sector privado sigue siendo clave para el crecimiento y la riqueza con sus roles de empleador, inversor, fuente de financiamiento, motor de la competitividad y de la capacitación y el desarrollo de capital humano.

Esto implica la creación de un marco legal estable, bien estructurado, que respete las reglas del juego, y le dé a las empresas la seguridad pública y jurídica necesaria para contribuir con la creación de empleos y el crecimiento económico.

El sector privado no debe verse solo como fuente de financiamiento sino como aliado del desarrollo. Esto permite al sector privado adoptar un rol más activo y colaborador reduciendo los riesgos de inversión, abriendo nuevas oportunidades de mercado e impulsando un mayor valor agregado sin privilegiar la inversión extranjera sobre la inversión nacional, sino en conectarlas a través de las cadenas globales de valor.

En síntesis, Costa Rica debe crear y fortalecer las condiciones para que las inversiones lleguen en mayores números a más regiones del país. También .debe mejorar su gestión en materia de atracción de inversión y no fomentar más impuestos a las empresas, que como resultado podría subir la presión fiscal a los empresarios afectando su competitividad y reduciendo la inversión nacional y extranjera, con repercusiones variadas y complejas que afecten la vida empresarial, la economía y la situación general de los agentes económicos.

Los artículos de opinión aquí publicados no reflejan necesariamente la posición editorial de EL MUNDO. Cualquier persona interesada en publicar un artículo de opinión en este medio puede hacerlo, enviando el texto con nombre completo, foto en PDF de la cédula de identidad por ambos lados y número de teléfono al correo redaccion@elmundo.cr, o elmundocr@gmail.com.

Los artículos de opinión aquí publicados no reflejan necesariamente la posición editorial de EL MUNDO. Cualquier persona interesada en publicar un artículo de opinión en este medio puede hacerlo, enviando el texto con nombre completo, foto en PDF de la cédula de identidad por ambos lados y número de teléfono al correo redaccion@elmundo.cr, o elmundocr@gmail.com.

Recibe las últimas noticias en tu celular

Envía la palabra “Noticias” al +50663763608 y recibe nuestro boletín informativo a través de Whatsapp

Últimas noticias