Últimas noticias

Su silencio es ensordecedor

Feministas, ¿dónde están?

» Por Rebeca Permuth de Sabbagh - Presidenta Honoraria, Comunidad Judía de Guatemala

A quienes vimos el sadismo y brutalidad de la violencia sexual contra las mujeres israelís el pasado 7/10 por los terroristas de Hamas, esas imágenes nunca se nos borrarán. Luego de ese golpe traumático, vino otro: el silencio cómplice justamente de las organizaciones llamadas a velar por la vida e integridad de las mujeres.  Excluyo a ONU Mujeres. Ustedes que han designado el 25 de noviembre como Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, sí se pronunciaron; pero lo hicieron sin solidaridad ni empatía alguna con las mujeres israelís asesinadas, violadas, mutiladas, profanadas y escupidas al ser celebradas sin vida por las calles de Gaza.

Empieza a generarse ya toda una narrativa exigiendo que Israel pruebe en forma fehaciente los actos de brutalidad sexual que sufrieron sus mujeres. Claro que la prueba vendrá: los propios terroristas orgullosamente se filmaron y documentaron sus actos.  Me pregunto ¿se atreverían estas organizaciones a pedirle a la cara más pruebas a las madres de las niñas que fueron violadas hasta romperles sus huesos pélvicos? ¿A las que tuvieron que enterrar a sus hijas con las piernas rotas luego de las violaciones en grupo? ¿A quiénes tuvieron que identificarlas comparando ADN de algún cepillo de ellas, con lo que quedó de sus residuos por haber sido quemadas vivas? ¿Acaso las declaraciones de los propios terroristas diciendo que tenían instrucciones de violar mujeres no es suficiente? Desgarradoramente, no tendremos testimonios de muchas de las víctimas porque tantas de ellas fueron asesinadas, no se sabe si antes, durante o después de ser ultrajadas.  Me pregunto si esperaban que Israel tuviera kits de violación listos para verificar la atrocidad. Cuando se encuentran los cuerpos desnudos, profanados y mutilados de mujeres, las organizaciones feministas saben mejor que nadie que ya no es necesario realizar prueba adicional de violación; pero nos queda claro:  #MeToo, Unless You are Jew.

Este tipo de violencia sexual es más que violación: son crímenes de guerra, de lesa humanidad. Sin embargo, de ONU Mujeres y demás organizaciones que se quedan sin voz propia cuando se trata de mujeres israelís, no esperamos nada más que odio y publicaciones sesgadas, si es que alguna. Israel debe pelear no solo contra las atrocidades, sino contra el silencio cómplice, y también contra una doble moral que les exige cumplir con parámetros que no se le piden a otros grupos ni nacionalidades.

LEA:  Platillos voladores

Recién pasó el 20 de noviembre, Día Mundial de la Infancia de ONU. Por supuesto,  no vino ningún repudio expreso a los actos barbáricos de haber quemado vivos a bebes judíos y degollarlos frente a sus padres. UNICEF y sus selectivas protecciones son solo para algunos niños, no para los judíos.

Naciones Unidas en sus diversas ramas que tienen nombres alegóricos a funciones que no cumplen: su organización no tiene alma. ¿Qué podemos esperar cuando nombran a Irán para presidir su foro social del Consejo de Derechos Humanos, pero no designan ya por años a Hamas como organización terrorista? Mi mensaje hoy a las feministas de la alta burocracia internacional, quienes han preferido callar ante lo atroz: algún día lo lamentarán con sus madres, esposas, hijas, nietas. El odio que empieza contra los judíos, no termina con los judíos. Sus días internacionales no valen el papel sobre el que están apuntados.

LEA:  Julio Sepúlveda Bravo: El desierto de Atacama germina emociones e innovativa creatividad

Los artículos de opinión aquí publicados no reflejan necesariamente la posición editorial de EL MUNDO. Cualquier persona interesada en publicar un artículo de opinión en este medio puede hacerlo, enviando el texto con nombre completo, foto en PDF de la cédula de identidad por ambos lados y número de teléfono al correo redaccion@elmundo.cr, o elmundocr@gmail.com.