El papel de Cuba en Ucrania

» Por Andriy Yermak - Jefe de la Oficina de la Presidencia de Ucrania

El año pasado, Dannys Castillo, un hombre de 27 años de Cuba, viajó a Rusia después de recibir una oferta de trabajo en construcción. Su familia dijo que Castillo buscaba escapar del estancamiento que ha afectado a la isla caribeña, con la economía sufriendo una caída de dos dígitos como resultado de doctrinas gubernamentales basadas en el monopolio estatal de la economía y una planificación centralizada rígida.

La madre de Castillo, Marilin Vinent, dijo que tomó el trabajo para apoyar a su familia en casa. Por lo tanto, quedó asombrada cuando aparecieron fotografías de su hijo con uniformes militares rusos en las redes sociales.

Ella dice que Castillo fue engañado. La oferta de trabajo falsa fue una zanahoria para atraerlo a Rusia. En realidad, su hijo había caído víctima de la estrecha cooperación entre los gobiernos de Rusia y Cuba.

El año pasado, las autoridades cubanas anunciaron que habían arrestado a 17 personas sospechosas de reclutar a ciudadanos desprevenidos para unirse a su guerra ilegal de agresión contra Ucrania.

El fiscal José Luis Reyes dijo que los sospechosos estaban siendo investigados por reclutar mercenarios y podrían enfrentar la pena de muerte. Sin embargo, informes confirmados de Cuba, incluidos videos, muestran que algunos de estos sospechosos ya han sido liberados, sin cargos y sin juicio.

Los cientos de tropas cubanas enviadas a Ucrania, incluidos informes confirmados de oficiales militares y muchos con antecedentes militares entre ellos, resultan directamente de la estrecha colaboración que el gobierno cubano ha brindado a la vergonzosa invasión rusa de Ucrania. Por ejemplo, hemos sido testigos de esta estrecha colaboración entre ambos gobiernos en las Naciones Unidas.

En febrero de 2022, Cuba votó en contra de la urgente necesidad de debatir la invasión rusa de Ucrania en el Consejo de Seguridad. En septiembre de 2022, Cuba votó en contra de que el presidente Zelensky pudiera dirigirse a la Asamblea General mediante videoconferencia. En octubre de 2022, Cuba se abstuvo de votar para condenar la anexión de territorios rusos por parte de Rusia.

El 14 de septiembre de 2023, Julio Antonio Garmendia Peña, el Embajador cubano en Moscú, afirmó que Cuba no se oponía a que los cubanos participaran legalmente en la llamada “operación militar especial” de Putin.

Estas acciones documentadas, junto con otras, han indicado claramente la inclinación pro-Moscú en la invasión de Ucrania por parte del gobierno cubano.

Nadie que conozca lo estrechamente que está controlado el estado policial cubano creería que cientos de hombres podrían ser trasladados a Rusia sin que el Régimen lo notara o participara en dicha empresa.

Especialmente cuando los testimonios de algunos de esos jóvenes que han ido a Rusia desde Cuba indican que su reclutamiento y viaje fueron supervisados en cada paso del camino, desde Cuba hasta Rusia, por oficiales militares del Régimen cubano.

En marzo de 2023, se firmó un Memorando de Entendimiento y Cooperación con el General Nikolai Patrushev, Secretario del Consejo de Seguridad de Rusia, para la cooperación militar a nivel internacional y regional.

La reunión entre Raúl Castro y Patrushev se centró en “amenazas desde el Occidente” y la cooperación para contrarrestar las “revoluciones de color” en Cuba y Europa. En febrero de este año, Patrushev regresó a Cuba para asegurar a Castro el “compromiso de Moscú con la cooperación estratégica” entre ambos regímenes.

Las noticias de que Rusia está reclutando y traficando secretamente a ciudadanos de uno de sus aliados más cercanos son la evidencia más reciente de que su desastrosa invasión de Ucrania no está yendo muy bien.

El Kremlin ha reclutado por la fuerza a cientos de miles de rusos para reforzar sus fuerzas armadas debilitadas, ha reclutado combatientes de las cárceles de Rusia y África, ha reactivado equipos militares almacenados en desuso y ha cometido innumerables crímenes de guerra contra el pueblo ucraniano en un intento desesperado, y sin éxito, de quebrar su determinación.

Los cubanos, estén donde estén, también podrían reconocer que la situación de los ucranianos que viven bajo el yugo de la represión rusa tiene ecos con la experiencia de una sociedad civil cubana brutalmente reprimida por el régimen de Castro. El régimen comunista en Cuba estableció un sistema represivo que castigaba prácticamente todas las formas de disidencia.

Miles de cubanos fueron encarcelados en prisiones abismales, miles más fueron acosados e intimidados, y generaciones enteras se les negaron libertades políticas básicas.

Muchas de las tácticas represivas utilizadas en Cuba, incluida la vigilancia, golpizas y detenciones arbitrarias, fueron importadas de la Rusia soviética y son ampliamente utilizadas por Moscú hoy en día. La muerte de Alexey Navalnyi en prisión después de varios años de encarcelamiento, tortura y tratamiento inhumano solo por oponerse a Putin, una vez más demuestra que Moscú nunca ha cambiado sus métodos crueles.

Durante los últimos 24 meses, los rusos han cometido crímenes de guerra en Ucrania a diario. Violando mujeres, masacrando hombres, secuestrando niños y bombardeando teatros y estadios de fútbol mientras refugiaban a civiles aterrados. Es por esto que la Corte Penal Internacional (CPI) ha emitido una orden de arresto contra Putin por su papel en los crímenes contra la humanidad en Ucrania.

Es probable que muchos cubanos y otras personas en América Latina ni siquiera estén al tanto de tales horrores. Han sido objeto de manera implacable por una propaganda espantosa difundida por el canal de televisión Actualidad RT, propiedad de Rusia, que incluye narrativas falsas que culpan a la guerra de “agresión de la OTAN”, al “sesgo anti-ruso de Estados Unidos” y teorías conspirativas absurdas como Estados Unidos financiando un laboratorio de armas biológicas en Ucrania.

Espero que los escépticos en América Latina comiencen a abrir los ojos a las “noticias falsas” perpetradas por Rusia. Espero que se den cuenta de que el conflicto más peligroso en Europa desde la Segunda Guerra Mundial tiene implicaciones dañinas no solo para Ucrania, sino también para la seguridad global, la prosperidad y el medio ambiente.

Espero que estén al tanto de la fórmula de paz de 10 pasos presentada por el presidente Zelensky en la cumbre del G20 en noviembre pasado, basada en principios clave del derecho internacional y la Carta de las Naciones Unidas. Muchos países de América Latina se han unido a nosotros en la búsqueda del marco de paz.

Espero que algún día se sientan capaces de estar al lado de Ucrania y otros en la comunidad internacional que respetan estas reglas básicas de convivencia global.

Es cada vez más claro que Rusia no puede ser confiada. Realmente quiero creer que los países de América Latina, cuyas naciones orgullosas y valientes también sufrieron represiones, se unirán a la lucha contra las mentiras y la propaganda. Cuantas más personas comprendan el lado maligno del régimen que actualmente ocupa el Kremlin, menos posibilidades tendrán de terminar como Dannys Castillo. Insto a los cubanos a no unirse a esta vía genocida contra un pueblo pacífico que nunca les ha causado daño. Espero que algún día Dannys regrese a casa sano y salvo a una Cuba libre y próspera.

Los artículos de opinión aquí publicados no reflejan necesariamente la posición editorial de EL MUNDO. Cualquier persona interesada en publicar un artículo de opinión en este medio puede hacerlo, enviando el texto con nombre completo, foto en PDF de la cédula de identidad por ambos lados y número de teléfono al correo redaccion@elmundo.cr, o elmundocr@gmail.com.

Recibe las últimas noticias en tu celular

Envía la palabra “Noticias” al +50663763608 y recibe nuestro boletín informativo a través de Whatsapp

Últimas noticias