El delincuente honrado

» Por Pedro Rafael Gutiérrez Doña - Periodista

Lo conocí un día cualquiera, en una de esas aburridas reuniones colegiales donde se comparte con padres de familia el buen o mal desempeño de los estudiantes.

De pura casualidad, una hija de él era compañera de aula de mi hija y por sus constantes viajes al extranjero, tenía problemas de rendimiento en las materias.  Esta jovencita, iba a Miami los fines de semana a comprar ropa en ‘Nordstrom’ para sus innumerables fiestas de quince años, como yo voy donde el chino a comprar arroz y frijoles.  Su hermano menor y no mayor de 12 años, lo rodeaban sus compañeros como moscas ya que llegaba a la soda del colegio con la billetera a reventar; billetes de mil y cinco mil salían de su bolsa como postales de un álbum de fútbol y los regalos de Miami y las invitaciones a la soda, eran constantes.

Su aspecto era común, como el de cualquier mortal, la mayoría de veces un tanto sucio y desarreglado, reflejo del negocio de venta de trailers y carretas para el mismo fin. Acompañaba el negocio de camiones, la venta de barriles y tanques plásticos para el almacenamiento de agua.

Vivía en una urbanización de clase alta en lo que habían sido los cafetales heredianos de los terratenientes Tournón, quienes vendieron los cafetales y dieron paso a la construcción de mansiones tan parecidas o iguales a las de Tiburón en California.

Su perfil era bajo, no hacía alarde de ningún tipo y salía –eso sí-  en un carro con vidrios oscuros último modelo, al que los vecinos decían que era el carro del diablo… y no andaban largo.

Y con el diablo en las calles, éstas se convirtieron en un campo de guerra entre bandas dedicadas al narcotráfico y lucha por territorios, y al otro lado, la policía brilla de impotencia ante los ‘perfiles bajos’ que abundan en nuestros vecindarios.

Prósperas cadenas de ferreterías, enormes supermercados, verdulerías, y vecinos que crecen como la espuma producto de haberse sacado la ‘lotería’, nacen como mala hierba a nuestro alrededor.  Todos, negocios convertidos en mampara producto del lavado de dinero.

La pompa y el derroche abundante de dinero que mostraban los hijos del delincuente en el colegio, no eran de la venta de barriles plásticos ni de camiones, era del negocio ilícito de cocaína y que lavaba con  un próspero negocio.   El responsable, un hombre cualquiera que figuraba como muchos a nuestro alrededor igualitos al  delincuente honrado.

Recuerdo hace algunos años en el afán de vivir la experiencia de ‘el sueño americano’, conocí a un mexicano trabajando en remodelaciones de casas viejas, este había cumplido una condena por narcotráfico y trasiego de armas, quien me contaba sus experiencias; unas sangrientas y otras dignas para un guión de serie de televisión.  Este señor me decía: Mira Pedro, el negocio del narcotráfico es ‘perfecto’ y los que trabajan en él, son ‘honrados’… por que si tocas un dólar, te mueres.

Un día de tantos justo a las cinco de la mañana, una decena de carros de la policía, el OIJ, perros amaestrados y hombres con pasa-montañas irrumpieron en las dos mansiones del delincuente honrado y se llevaron todos los bienes que encontraron. Un testigo me relató que del cuarto de las empleadas domésticas, sacaron televisores pantallas planas de 65 pulgadas cada uno.

Y como lo que mal empieza, mal acaba, los días del delincuente honrado llegaron a su fin, al ser interceptado por unos sicarios quienes acabaron con la vida de aquel ‘empresario’ de bajo perfil, que de honrado no tenía nada y que en el fondo era un delincuente más de muchos que no parecen, pero que en el fondo lo son.

Los artículos de opinión aquí publicados no reflejan necesariamente la posición editorial de EL MUNDO. Cualquier persona interesada en publicar un artículo de opinión en este medio puede hacerlo, enviando el texto con nombre completo, foto en PDF de la cédula de identidad por ambos lados y número de teléfono al correo redaccion@elmundo.cr, o elmundocr@gmail.com.

Recibe las últimas noticias en tu celular

Envía la palabra “Noticias” al +50663763608 y recibe nuestro boletín informativo a través de Whatsapp

Últimas noticias