Ecuador: pueblos indígenas dignos

» Por Manuel Zúñiga - Asesor Pedagógico MEP

La historia se repite una vez más. La izquierda llega al poder de un país; hace ciertas reformas importantes para los de más abajo, transforma su vida con elementos que antes no tenían o al menos facilita un mayor acceso a servicios básicos como salud, educación, vivienda, agua, electricidad… Y entonces la derecha se perturba, siente miedo que las masas que siempre son volátiles y cuya opinión se puede moldear a través de los grandes medios de comunicación masiva se identifiquen con partidos de corte comunista y ataca.

Si es ahí donde la derecha aparece señalando a los comunistas de todos y cada uno de los pequeños problemas de esas masas acéfalas, en muchos casos o mayorías, y les convence de la gran corrupción comunista y de líderes de izquierda ricos. Como si acaso alguno de los de derecha que nos gobierna fuera pobre o no tuviera nexos con grandes amigotes empresarios.

Tal es el caso de Costa Rica que llega un Luis Guillermo Solís con el PAC de estrato medio y profesor universitario y de un pronto a otro su vida se petrifica y se pone dura como el cemento mientras todo el sistema judicial se alinea para que no haya pruebas de aquella encementada vida de lujos a la cual ahora tiene acceso. Pero el caso de Carlos Alvarado Quesada que habrá que ver cuáles son los nexos con amigos que exportan por los puertos del Caribe costarricense en APM algo más que piña y banano que llega a inundar uno de los más importantes puertos europeos y del mundo. Habrá que ver si esa carencia del gobierno de no hacer funcionar los escaners donados por China (por cierto un país comunistas y más poderoso que USA, bajo el antiguo dominio de Mao TSE Tung) no entran a servir como una forma de pagar favores a amigotes de la política nacional.

Pero en fin estábamos hablando de Ecuador carajo. Nos empezaron a llegar imágenes de un Paro Nacional contra Lenin Moreno, al cual por cierto Carlos Alvarado de forma asquerosamente cínica respaldó durante esta crisis. Sin importar los muertos, desaparecidos y detenidos, ni las emisoras y canales intervenidos y menos aún la flagrante violación de los derechos humanos y más aún los tratados internacionales que protegen a los pueblos indígenas para que no sean detenidos, ni agredidos por los Estados. Y todo ello en el mes que celebramos la llegada del asesino y violador Cristóbal Colón que llegó con barcos llenos de asesinos y curas pendejos que vinieron a enseñar en nombre de Dios a punta látigo tal como lo puede leer en el libro de Fernando Mires donde habla de la barbarie católica y las prácticas comunes de los religiosos que hoy nos cuentan otra… (https://www.todostuslibros.com/autor/fernando-mires)

Pero bueno, Alvarado, como entre ratas se entienden, apoya a un gobierno que claramente admite usar fuerza letal para detener la rebelión y salvaguardar la democracia. Conste la importancia es asegurar que prevalezca la “democracia y la justicia” y como siempre se culpa a los comunistas de donde sea que haya. Siempre el comunista es ese enemigo invisible que no tiene rostro pero que esta detrás de cada levantamiento contra la injusticia y la opresión. Bueno al menos de forma tácita se reconoce que el comunismo se opone a ese tipo de cosas.

Lo cierto es que los indígenas de Ecuador nos dieron una lección de dignidad en conjunto con el resto del pueblo. Vinieron de todos los confines, a pie o en buses y estuvieron y resistieron por días y días en campales enfrentamientos contra la policía con simples lanzas de palo les apalearon e hicieron retroceder y no importó los gases, los detenidos e incluso los muertos ellos prevalecieron y fueron fuertes y lucharon como uno solo con sus líderes indígenas claros que había que luchar por sus derechos y no solo por aparentar ser un luchador social como pasa en Costa Rica y vencieron.

Hicieron doblegarse a un presidente pedante, prepotente e intransigente igual a Carlos Alvarado Quesada que se vio obligado a negociar con el pueblo y rectificar la ruta que había propuesto para no afectar al pueblo.

Pero en cambio en Costa Rica somos pocos los que de corazón deseamos luchar por un país mejor. Otros solo les gusta figurar, desde puestos vitalicios en sindicatos o desde falsas premisas de pintarse como dirigentes sociales que no organizan ni un desorden y que todas sus acciones son simplemente un fino cálculo político electorero porque en sus vidas nunca han ayudado en nada y más bien parasitan de alguna teta y viven pegados a miserables cuotas de poder que los mismos de arriba les permiten para mantener a raya a las masas y adormecer, adormecerlas con sus cantos de sirena y sus promesas que no llevan a ninguna parte, pero que les da esperanza.

Por otra parte las masas ticas prefieren cada 2 de agosto caminar 40 o más km para ir a Cartago a esperar una promesa en discurso vacío de la Iglesia Católica que solo queda en retórica o demagogia popularezca; pero que no lleva a ninguna acción concreta contra un injusticia del gobierno: “O NOS UNIMOS O NOS HUNDIMOS”

Y el pueblo sigue hundido en la TV basura, las novelas, el chisme del barrio, el clásico entre la Liga y Saprissa, o el antiguo técnico que muy aburrido con sus amantes se llevó millones o el nuevo que no gana ni un campeonato de cromos. Mientras la vida sigue igual, la pobreza crece, el desempleo aumenta, la delincuencia y corrupción también y se culpa de ello a los que salieron a luchar contra el gobierno y sus injusticias, mientras los ladrones pagan espacios públicos para burlarse del pueblo.

Así que para cerrar la única diferencia entre el pueblo ecuatoriano y sus indígenas con nosotros es que ellos si entienden que sus enemigos son el gobierno y que el pueblo unido jamás será vencido y salieron a luchar sin importar las amenazas reales del gobierno y la brutal represión, ellos fueron uno y fueron el más claro ejemplo que las huelgas, cierres de calles y levantamientos populares son la llave que tiene el pueblo para revertir acciones negativas y abusivas de cualquier gobierno.

El poder del pueblo está en la calle y no en un congreso y menos aún en Casa Presidencial o los Tribunales de Justicia. Ahí solo están representados los ricos; en poder del pueblo es en la calle como valientemente lo demostraron los ecuatorianos que echaron por tierra parte de las medidas del FMI y del gobierno servir a las grandes multinacionales y no al pueblo.

Hasta la victoria siempre que el poder está en la calle. Comparta y reflexione que desde el sillón y su comodidad nada vas a cambiar.

Heredia, 15 de octubre 2019.

Los artículos de opinión aquí publicados no reflejan necesariamente la posición editorial de EL MUNDO. Cualquier persona interesada en publicar un artículo de opinión en este medio puede hacerlo, enviando el texto con nombre completo, fotocopia de la cédula de identidad por ambos lados y número de teléfono al correo redaccion@elmundo.cr.

Los artículos de opinión aquí publicados no reflejan necesariamente la posición editorial de EL MUNDO. Cualquier persona interesada en publicar un artículo de opinión en este medio puede hacerlo, enviando el texto con nombre completo, foto en PDF de la cédula de identidad por ambos lados y número de teléfono al correo redaccion@elmundo.cr, o elmundocr@gmail.com.

Recibe las últimas noticias en tu celular

Envía la palabra “Noticias” al +50663763608 y recibe nuestro boletín informativo a través de Whatsapp

Últimas noticias