Últimas noticias

“Desaparezcamos los programas religiosos” Y otras falacias sobre neutralidad

» Por Ilán José Jiménez Ramírez - Licenciado en docencia por la Universidad Estatal a Distancia

No soy católico, ni siquiera es de mi agrado rezar un rosario (aunque con gusto asisto a los de mi familia y comparto felizmente con ellos), tampoco asisto a alguna iglesia. Pero como persona preocupada por los hechos y los buenos argumentos, no podía dejar pasar la ocasión, para mostrar las muchas falacias que se visten de racionalidad en el discurso antirreligioso dictado por algunos defensores de la campaña del SINART. Supuestamente en favor de un “respeto a la pluralidad religiosa”, que parece más bien un intento de canalizar la antirreligiosidad de algunos de sus empleados, en acciones concretas para censurar programación relacionada con las religiones.

No falta quien escriba comentarios y artículos diciendo que, si un canal es del estado o no es totalmente católico, no debe transmitir una misa, porque se pierde la neutralidad. Pero estas personas son las mismas que estarían felices de que en esos canales pasaran documentales sobre cómo el “ateísmo lleva la bandera de la racionalidad y la ciencia” o cómo un científico que no tiene ningún tipo de formación filosófica se deja decir que la ciencia y la religión son absolutamente incompatibles (ignorando claro, que los padres de la ciencia moderna eran creyentes o religiosos en general).

LEA:  Hub’s y su importancia en las nuevas economías

Estas minorías con ideologías tan extremistas como algunas que ellos mismos suelen criticar, piensan que la neutralidad implica adoptar su corriente filosófica, o su actitud ante los datos. Nos venden ideas como “duda de todo”, pero no se aplica para su propia ideología, de la cual están completamente convencidos ¡ajá!, y sin ninguna duda. Prácticamente nos dicen: “Sal de tu burbuja, sé libre, sólo si entras en la mía”.

Esto me lleva a recordar que no existe contenido televisivo alguno libre de ideología. Entonces, si hay que censurar todo aquello que puede modificar el pensamiento de las personas hacia algún tipo de postura, pues ¡censuremos absolutamente todos los programas de televisión! … Algunos son de corte marxista, otros capitalistas, en otras ocasiones tienen tendencias religiosas, a veces escépticas hacia la religión, inclusive presentan interpretaciones, (sí, leyó bien) interpretaciones de teorías científicas o datos, que se hacen pasar como hechos ¿Y quién se ha levantado para que todo esto se censure de forma absoluta? Al menos nadie que verdaderamente entienda cómo funciona el mundo.

LEA:  Contraloría informa que tiene plazo hasta el 13 de octubre para analizar nuevo presupuesto extraordinario del Sinart

La religión es cultura – aunque no nos guste -, implica la génesis y el desarrollo de muchas civilizaciones (incluyendo la occidental). Y esto no es acientífico, ya en el 2012, se hablaba en un artículo científico de la revista New Scientist, cómo la religión es la clave de la civilización, ya que en las relaciones que existían entre grupos humanos de múltiples orígenes geográficos, la misma (religión) funcionó como el disparador de cohesión entre los grupos, para lograr objetivos en común que desembocarían en la civilización.

Hay países como España (que no es la misma catoliquísima del pasado), donde esta cuestión es cosa superada, existen espacios televisivos en los que se transmite contenido religioso, a veces dirigido por religiosos, en otras ocasiones dirigidos por ateos, agnósticos, deístas etcétera. Inclusive se promueven espacios para el debate público, y sí… también se transmiten misas en la Corporación de Radio y Televisión Españolas.

LEA:  Consumo del alcohol en Turrialba preocupa a IAFA

Algunos deberían salir ya de las cavernas, recordar que hace bastante que se dieron las cruzadas y la inquisición como para seguir resentidos con hechos históricos que no se dan en la actualidad dentro de las denominaciones cristianas de nuestro país. Si se supone que el pasado de censura y represión debería superarse, no veo cómo un puñado de antirreligiosos pretenda venir a vendernos su humo, su burbuja, su ideología, por medio de la imposición, la censura y una falsa relación entre neutralidad y desaparición de cualquier asomo religioso. Creo que deben recordar que “La objetividad y neutralidad absoluta no se puede obtener en la televisión”.

Los artículos de opinión aquí publicados no reflejan necesariamente la posición editorial de EL MUNDO. Cualquier persona interesada en publicar un artículo de opinión en este medio puede hacerlo, enviando el texto con nombre completo y número de identificación al correo redaccion@elmundo.cr.

Los artículos de opinión aquí publicados no reflejan necesariamente la posición editorial de EL MUNDO. Cualquier persona interesada en publicar un artículo de opinión en este medio puede hacerlo, enviando el texto con nombre completo, foto en PDF de la cédula de identidad por ambos lados y número de teléfono al correo redaccion@elmundo.cr, o elmundocr@gmail.com.