¿Costa Rica en unión?

“que sus hijos corten cada día una espiga más y lloren una lágrima menos.”.

 (Juan Mora Fernández)

Nuestra Costa Rica, clama ser el país que ya hemos tenido (el de todas las personas). No quiere: “el sálvese quien pueda”. Requiere generar economía de responsabilidad social; enaltecer la dignidad humana, la justicia social, el bien común.

Costa Rica: no necesita egos pseudo políticos, ni “paracaidistas salvadores”, u oportunistas. Demanda compromiso ético en la función pública; personas, dirigentes y líderes comprometidos con el desarrollo humano integral.

Anhela un movimiento de colaboración, no de exclusiones; y, los herederos de las garantías sociales, instamos unión para la acción asertiva, propositiva (con hacedores de buenas políticas públicas -de promoción de riqueza solidaria-). Nuestra patria reclama: hechos favorables, no populismos de derecha, ni izquierda.

Sirva, para reflexionar, de Juan Mora Fernández (nuestro Primer Jefe de Estado): “Deseamos que el Estado sea feliz por la paz, fuerte por la unión, y que sus hijos corten cada día una espiga más y lloren una lágrima menos.”.

“Feliz por la paz, fuerte por la unión”. Paz -cruelmente- atacada. Unión que se necesita  -inteligentemente fuerte- para  la defensa  de hijas e hijos.                                                                                                                                                                                                    

La paz se está evaporando, y únicamente en unión, con justica real, con democracia social (con inclusión), la reestableceremos.

Respecto a democracia es interesante deliberar sobre entrevista, a Augusto de la Torre, ex economista en jefe del Banco Mundial”.

“¿Qué ha cambiado en la visión económica del Banco Mundial?”

“Se ha dicho que no debe mezclarse el crecimiento económico y el progreso social, que no son temas reducibles del uno al otro, o sea, hay una visión libertaria del mundo que dice “mira, si tú consigues crecer, todo el resto se soluciona”. Bueno, hemos aprendido que no es tan fácil.  (…). Pero ahora lo que está pasando es que las probabilidades de que mis hijos tengan una situación mejor que la mía han bajado tremendamente en el mundo, entonces la gente empieza a sentir descontento con lo que está resultando del capitalismo y está sintiendo descontento con los frutos de la democracia.”. (Fin extracto de entrevista.-Diario Extra-).

-Nota: ¿cualquier parecido con la realidad, será coincidencia?

Hay… descontento con la democracia; hay molestia contra gobiernos de improvisados, e improvisaciones que destruyen.

Urgen hechos positivos… árboles de buen fruto; (no candidatos-moda, no cantos de sirena).

No queremos jaguares, y humanos desprotegidos. Jaguares de palacio, y humanos, atacados, heridos o muertos -por colmillos y garras de hechos negativos-, por ejemplo: sin servicios oportunos de salud, sin viviendas, sin educación de calidad, sin trabajos ni ingresos dignos; sin justicia pronta y cumplida, sin seguridad garantizada, sin ambiente sano; sin garantías sociales; ¿y, evasión fiscal?

Costa Rica urge hechos justos: combatiendo la desigualdad social, favoreciendo garantías sociales; y así recuperar niveles de vida que fortalezcan la dignidad humana.

Urge unión fraternal para “más espigas y menos lágrimas”.

Por supuesto, es entendible que: movimientos con  incuestionable  mayoría de votos -en elecciones legislativas  y municipales- con  más representantes populares; repito,  entendible que… prefieran continuar con su derecho soberano a elegir, mantener o incrementar diputadas y diputados. Más votos… más posibilidades.

Es comprensible que: no  puedan compartir diputaciones con  grupos con déficit de votos. Menos votos… menos posibilidades.

¡Esa actitud es realista y podría ser  justa!

Lo no razonable es que: a pesar de repetitivos insuficientes votos -para presidenciales-, se siga con la desfavorable separación.

“La unidad es la fuerza; la división es la debilidad”, expresó -Konrad Adenauer -Ex -Canciller Alemán).

Lo procedente es sumar y multiplicar: unificar conocimientos, experiencias, preocupaciones  y, convertirse en movimiento de colaboración de personas con pensamientos afines  -incluso, independientes o coincidentes- para  así: reconstruir la nación del desarrollo humano integral… la que ya hemos tenido (de vida en paz).

La realidad, exige: recomponer, la Costa Rica de riqueza solidaria; y para ello, lo prudente, lo sensato… es unión  en un gran movimiento defensor de la democracia económica y el bien social (y, si fuese inevitable: que cada partido seleccione  sus propios candidaturas a diputadas y diputados). Es responsabilidad  y prioridad general.

Costa Rica, merece actitudes nobles e inteligentes. Unidos (está probado) se logra. Separados  se facilita: que los improvisados sigan “gobernando”.

Paz y unión -unidad de verdad- para que hijas e hijos “corten cada día una espiga más y lloren una lágrima menos.”.

¡El gran compromiso debe ser: unir para reconstruir!

Los artículos de opinión aquí publicados no reflejan necesariamente la posición editorial de EL MUNDO. Cualquier persona interesada en publicar un artículo de opinión en este medio puede hacerlo, enviando el texto con nombre completo, foto en PDF de la cédula de identidad por ambos lados y número de teléfono al correo redaccion@elmundo.cr, o elmundocr@gmail.com.

Recibe las últimas noticias en tu celular

Envía la palabra “Noticias” al +50663763608 y recibe nuestro boletín informativo a través de Whatsapp

Últimas noticias