Cambio climático

Cambio climático, el planeta sufre un proceso de calentamiento, se realizan congresos, convenciones y cumbres para lograr acuerdos generales para explicar y combatir contra ese calentamiento del planeta que tanto daño le haría a la Humanidad si no se controlan algunos parámetros con la finalidad de mitigar ese “grave” problema que parece ser causado por el sobre uso de los recursos naturales, el cual compromete el futuro de la humanidad. En consecuencia, se dice, es necesaria la participación y aporte de todos con la finalidad de emprender acciones que reduzcan las emisiones de gases efecto invernadero y a la mitigación de los niveles de calentamiento que trasforman el comportamiento de los seres vivos sobre la tierra.

Este camino solo tendrá éxito, se dice, si se “apuesta por una economía amigable con la naturaleza, apuesta que representa el único futuro posible para la humanidad.”

En esto del “Cambio Climático” hay muchas instituciones locales y mundiales, miles de funcionarios y científicos que están comprometidos en esa dirección de conformar un orden mundial que permita reducir el Cambio Climático, y que todos los países actúen en consecuencia, sin importar los sacrificios que ello signifiquen: militares, económicos, científicos y sociales. Bueno Pero para esto de aportar recursos, emprender acciones y tomar compromisos no todos los países están de acuerdo. De todos es conocido que Estados Unidos se han opuesto (Rusia también) a cumplir con regulaciones que se han acordado en esas convenciones y cumbre citadas.

Reconociendo mi ingenuidad en este campo, ahora me pregunto por qué esa resistencia de los que más ganan con la aplicación de las medidas que suponen una mitigación y reducción del calentamiento global, y que en última instancia  favorece a todos los seres humanos y al planeta Tierra? Con argumentos de todo tipo han conformado una cortina de humo desde hace más de 15 años la cual no nos ha permitido ver que durante ese tiempo los Estados Unidos desarrollaban, instalaban y ponían en operación proyectos militares hasta llegar a la década de los años dos mil, cuando instalan el proyecto militar conocido con las siglas HAARP, el cual forma parte de un sistema integrado de armamentos que tiene consecuencias ecológicas potencialmente devastadoras.

Ahora bien, sin caer en teorías conspirativas, considero que quienes hablan de Cambio Climático y las regulaciones para disminuirlo nos han tomado el pelo todos esos años. Porque, cuando hablamos de HAARP estaríamos hablando de un nuevo tipo de arma, capaz de intensificar tormentas, prolongar sequías, sobre territorios seleccionados, manipular el clima, controlar y descontrolar la mente humana, y por qué no producir movimientos telúricos, con consecuencias ecológicas potencialmente devastadoras.

HAARP, las siglas significan en español: Programa de Investigación de Aurora Activa de Alta Frecuencia, el cual es un proyecto que financian las Fuerzas Aéreas de los Estados Unidos y la Universidad de Alaska para crear un sistema de ondes que estimulen, simulen y controlen los procesos de la ionosfera. Este sistema fue terminado de instalar en Abril de 2004. Consiste en 180 antenas las cuales irradian ondas hacia el espacio exterior usando un equipo de transmisores de alta frecuencia. Cuenta con el mayor calentador ionosférico de la tierra. Este calentador se encargaría de lanzar haces de energía electromagnéticos (ondas de baja frecuencia) a la ionosfera, para que al colisionar con las capas altas de la atmósfera provocar un espejo energético. Es decir, una arma geotérmica para manipular la atmósfera en toda regla.

La evidencia científica reciente sugiere que el HAARP está en funcionamiento y que han realizado pruebas específicas para medir la capacidad potencial de desencadenar inundaciones, sequías, huracanes y terremotos. Si HAARP operase al 100% y con solo su funcionamiento podría crear anomalías climatológicas sobre ambos hemisferios con el peligro que llevaría tal actuación. Hay evidencias científicas recientes que sugieren pruebas de que los ensayos realizados por el sistema (HAARP) han tenido la capacidad de desarrollar inundaciones, sequías, huracanes y terremotos.

Desde un punto de vista militar, HAARP es un arma de destrucción masiva. Potencialmente, constituye un instrumento de conquista capaz de desestabilizar selectivamente los sistemas agrícolas y ecológicos de regiones enteras. ¿Estaremos viviendo el comienzo de una nueva era de armas geofísicas capaces de modificar la vida del planeta? Dimensión de difícil comprensión para el ser humano común.

Este Proyecto es de alto riesgo y alta peligrosidad al poder distorsionar la ionosfera. Para fines militares, podría desviar aviones, misiles, provocar lluvias radioactivas, cambiar o desplazar la ionosfera, provocar un caos en las comunicaciones mundiales, modificar la absorción de los rayos solares, modificar las concentraciones de ozono y nitrógeno, afectar negativamente a las personas, manipular gravemente sus cerebros, y un perfecto sustituto de las bombas nucleares ya que no destruiría nada, principal inconveniente de las armas actuales, o sea un arma limpia, que les permitiría dominar el mundo a su antojo.

En realidad, el calentador ionosférico de Eastlund es diferente a otros conocidos hasta la fecha: la radiación de radiofrecuencias (RF) se concentra y enfoca en un punto de la ionosfera, consiguiendo proyectar una cantidad de energía sin precedentes, que puede alcanzar hasta los 10 gigavatios. La enorme diferencia de potencial generada (dicen Begich y Manning) podría cambiar e incluso desplazar la ionosfera, provocando un caos total en las comunicaciones de la tierra, tanto terrestres como marítimas. Así como destruir misiles o aviones, cambiar las condiciones atmosféricas al modificar la absorción de los rayos solares y modificar las concentraciones de ozono, nitrógeno e incluso afectar negativamente al cerebro.

¿Saben lo mejor? En este juego de engañar gente, este proyecto militar que provee la más poderosa arma de destrucción masiva conocida por la humanidad está siendo presentado al público como si fuera un “escudo espacial” “una barrera geofísica” de defensa para los Estados Unidos, contra la entrada de armas al territorio nacional o, para los más ingenuos, como un sistema para reparar la “capa de ozono”.

¿Cambio climático? Mientras lo descrito ocurre, miles de millones de dólares son gastados en dicho protocolo y miles de personas ganan jugosos salarios hablando del calentamiento global. ¿Ficción? O están jugando con la estabilidad del planeta y de la humanidad. Creo que me he comido el cuento de que todo es para disminuir o mitigar el calentamiento global.

En Costa Rica, mucho hablan de cambio climático pero no nos han ilustrado sobre este tipo de proyectos.

HAARP, SURA, la Humanidad y el planeta Tierra se encuentran en alto riesgo. Los “chiquitos” de la ciencia, por favor dejen de jugar a Dios.

Los artículos de opinión aquí publicados no reflejan necesariamente la posición editorial de EL MUNDO. Cualquier persona interesada en publicar un artículo de opinión en este medio puede hacerlo, enviando el texto con nombre completo, foto en PDF de la cédula de identidad por ambos lados y número de teléfono al correo redaccion@elmundo.cr, o elmundocr@gmail.com.

Recibe las últimas noticias en tu celular

Envía la palabra “Noticias” al +50663763608 y recibe nuestro boletín informativo a través de Whatsapp

Últimas noticias