Últimas noticias

Alerta, (sos): todos debemos co-operar (disciplina personal y honradez de gobernantes)

» Por Otto Roberto Vargas Víquez - Jefe de Fracción del Republicano Social Cristiano

Don Juanito Mora Porras -Expresidente, y Libertador de la República- en mensaje a los costarricenses de su época (en momentos de gran crisis) proclamó: “SUS PATRIÓTICAS VIRTUDES OS HARÁN INVENCIBLES”.

Esas patrióticas virtudes: las necesitamos en la patria actual.  Necesitamos que nuestra actitud sea la de refundar el país, con muchísima mayor justicia social. Necesitamos que esa actitud, compartida por todos, sea invencible. Debemos crear riqueza… con, por y para todos.

Nuestro país debe hacer realidad concreta -no tan solo teórica- el contenido del artículo 50 de nuestra Constitución, que estipula: “El Estado procurará el mayor bienestar a todos los habitantes del país, organizando y estimulando la producción y el más adecuado reparto de la riqueza”.

Riqueza sin el sálvese quien pueda; riqueza con justa solidaridad.

Hoy, tenemos emergencia… el mañana será muy difícil. El virus es enemigo peligroso para la salud humana, e igualmente es enfermedad para la salud económica y social. Por ello debemos enfrentarla con responsabilidad personal, y ética gubernamental.

La pandemia del Covid-19, nos requiere en acción conjunta, (CO-OPERANDO), sin egoísmos políticos partidarios o personales; sin populismos irrespetuosos de la dignidad humana.

El Covid, exige lo mejor de cada persona: su empatía, su máxima cooperación y el pleno respeto a los derechos humanos de cada uno de los habitantes. Exige el respeto supremo a la necesidad de los menores y los mayores. Nos exige actuando en pro de nuestras familias, sin olvidar que Costa Rica somos todos.

Curiosamente, mientras en nuestro país, una agrupación política pretendía llevar aguas a sus secos molinos; el pasado 20 de abril, el Papa Francisco, animó a orar también para que “los partidos políticos en los distintos países, en este momento de pandemia busquen juntos el bien del país y no el bien del propio partido”.

LEA:  La democracia eligió

El bien del país. No: el bien del propio partido. En estos momentos, todos debemos CO-OPERAR. El habitante con total disciplina personal (pensando, y haciendo con y por los demás), y los gobernantes con honradez integral (pensando y accionando con respeto a lo que es real: los impuestos son dinero del pueblo). Y, además, los aspirantes a cargos de elección popular, recordar que es el momento de las personas (no de simples candidatos populistas; no de pretender votos, por simple vanidad).

No se debe, ni siquiera pensar, en sacar provecho del dolor ajeno. Tampoco se debe olvidar que las ayudas estatales, que trasladan, las municipalidades, las instituciones descentralizadas (IMAS, Comisión de Emergencias) o el Gobierno Central – por ejemplo, el Ministerio de Trabajo – son producto del dinero, que previamente ha pagado el pueblo. Es dinero, son impuestos que pagamos todos. La plata, la ayuda que se brinda no pertenece a partido alguno. Es plata del pueblo…no pertenece al gobierno.

“No me regalan: lo que es mío, lo que es nuestro”, expresa la sabiduría popular. Lo que se hace con los aportes estatales -dinero o alimentos- es devolución de impuestos. Impuestos que debemos cuidar todos.

Impuestos que deben invertirse bien (no malgastar). Ahora más que nunca debemos administrar y cuidar bien el dinero público. No mal utilizar los recursos que pertenecen a toda la población.

No podemos, no debemos olvidar, que antes del COVID-19 (por mala administración) ya existían más de 300 mil personas sin trabajo, ya existían más de un millón de personas trabajando en la informalidad (con plata un día sí y otro no). Igualmente aumentaba la pobreza y la desigualdad. Había cierre de negocios, emprendimientos y empresas: todo ello, muy negativo -antes de la pandemia-.

LEA:  IMAS 2.0 contará con menos trámites y mejor atención para personas en vulnerabilidad

Había mal social y económico y, ahora la economía se enferma aún más. Y ante ello, sólo un camino queda… EL CAMINO DE CO-OPERAR ACTIVAMENTE.

Queda repensar el pacto social… la visión de reestructurar para el bien común, Es el momento de refundar… Necesitamos una verdadera República Solidaria. Necesitamos un país de todos, con todos y para todos. Ya no podemos tolerar el sálvese quien pueda; es el momento de cada persona, de todas las personas.

Y, esa necesidad es para el futuro -lejano y cercano-, pero urgentemente para el ahora.

Para el ahora, y cito de Diario Extra, del 24 de abril, reporte del Banco Central, que señala: “Dos de los agregados de la economía que más resentirán la crisis sin precedentes que significa la pandemia del Covid-19 para la economía costarricense serán la demanda del sector externo por algunos de nuestros bienes y servicios, y lo referente al consumo de los hogares (…) la caída de la producción nacional para 2020 rondará un 3,6% del Producto Interno Bruto (PIB)”.

También, El Mundo.CR, el 17 de marzo, nos relata, del mismo BCCR: “En particular, en los meses siguientes la economía costarricense podría verse afectada por atrasos logísticos en la obtención de insumos, una menor demanda exterior de nuestros bienes y servicios, una caída en el turismo, y los efectos directos e indirectos que las medidas de contención puedan tener sobre la demanda interna,”.

Esa es la realidad: más desempleo y más subempleo, menos cantidad de dinero, menor poder adquisitivo, menos demanda, menor producción, menos ventas; (incluso, municipalidades, Gobierno Central, o CCSS, con disminución de ingresos).

Ante esta realidad, que nos afecta a todos, sólo hay un camino… recomponer el país CO-OPERANDO TODOS, PARA TODOS. Aquí de nuevo cito al Papa: “la trágica pandemia de coronavirus nos está demostrando, que sólo si estamos juntos, y haciéndonos cargo de los más frágiles, podemos vencer los desafíos globales”.

LEA:  Costa Rica recibe 22.000 vacunas contra la covid-19 donadas por Panamá

Sí, debemos recuperar (sanar) el país, reconstruyendo, refundando la República Solidaria… la del Reformador Social, Rafael Ángel Calderón Guardia, del Licenciado Mora Valverde y Monseñor Sanabria Martínez; la que respetó don Pepe Figueres Ferrer.

Debemos reactivar la actitud de visión compartida, sin olvidar que:  “La verdadera democracia es aquélla que tiene contenido económico, que brinda oportunidades a todos para levantarse con su propio esfuerzo y que contempla las necesidades de cada uno de acuerdo con su particular realidad”; ello según el pensamiento – con acción – de Calderón Guardia, que también aseguró: “La Patria tiene necesariamente que levantarse como un inmenso espíritu tutelar, sobre una plataforma de justicia cristiana.”.

Debemos, inteligentemente CO-OPERAR, con disciplina personal y honradez de gobernantes.

También: por lo hecho; especialmente, agradecer al personal de salud, que nos ha protegido y nos sigue protegiendo (y a todas aquellas personas que, directa o indirectamente, nos brindan servicios públicos o privados).

Debemos proteger a los demás, para protegernos todos. Sin olvidar que: sin salud no hay economía sana y, sin sana economía no hay recursos para la salud de cada quien… para la salud de todos.

Protegiéndonos: protegemos la salud y la vida de nuestra gran familia Costa Rica.

Los artículos de opinión aquí publicados no reflejan necesariamente la posición editorial de EL MUNDO. Cualquier persona interesada en publicar un artículo de opinión en este medio puede hacerlo, enviando el texto con nombre completo, foto en PDF de la cédula de identidad por ambos lados y número de teléfono al correo redaccion@elmundo.cr, o elmundocr@gmail.com.

Los artículos de opinión aquí publicados no reflejan necesariamente la posición editorial de EL MUNDO. Cualquier persona interesada en publicar un artículo de opinión en este medio puede hacerlo, enviando el texto con nombre completo, foto en PDF de la cédula de identidad por ambos lados y número de teléfono al correo redaccion@elmundo.cr, o elmundocr@gmail.com.