A 25 años de la creación del SINAES

» Por Dra. Sugey Montoya Sandí - Directora de la División de Investigación, Desarrollo e Innovación (INDEIN) del SINAES.

Las políticas de aseguramiento de la calidad de la educación superior de cada país o región tienen el propósito de ofrecer una garantía pública de esa calidad, un símbolo de legitimidad, un distintivo de excelencia para las carreras y programas acreditados. La calidad constituye una meta permanente, inacabada, contextualizada a cada institución, que se construye en procesos participativos de mejoramiento continuo orientados a dinamizar el cambio, la innovación y la pertinencia de la educación superior, lo que permite generar valor para el sector empleador, las familias, las personas estudiantes y para la sociedad en general.

En Costa Rica, el SINAES se creó con varios objetivos, entre los cuales se destacan:

“planificar, organizar, desarrollar, implementar, controlar y dar seguimiento a un proceso de acreditación que garantice continuamente la calidad de las carreras, los planes y programas ofrecidos por las instituciones de educación superior” (Poder Legislativo de Costa Rica, 2002, p.1) y “Coadyuvar al logro de los principios de excelencia académica y al esfuerzo de las universidades públicas y privadas por mejorar la calidad de los planes, las carreras y los programas que ofrecen” (Poder Legislativo de Costa Rica, 2002, p.2).

Desde la creación del SINAES en 1999 a la fecha, la institución se ha fortalecido por medio de dos Leyes: Ley No. 8256 Ley del Sistema Nacional de Acreditación de la educación superior (SINAES) del año 2002 y la Ley No. 8798 Fortalecimiento del Sistema Nacional de Acreditación de la Educación Superior (SINAES), y particularmente esta última del año 2010 amplió el alcance de la acreditación en el país al declarar de “interés público la acreditación oficial de las instituciones, las carreras y los programas, tanto universitarios como parauniversitarios”. Adicionalmente, esta Ley creó un incentivo para la empleabilidad a carreras y programas acreditados por el SINAES, al establecer que “El Estado y sus instituciones procurarán contratar personal graduado de carreras oficialmente acreditadas”.

Este año el SINAES cumple 25 años desde su creación en 1999 en el seno del Consejo Nacional de Rectores (CONARE), a cuya iniciativa se han venido uniendo diversas Instituciones de Educación Superior (IES), para contar hoy con 36 IES afiliadas, 5 universidades públicas, 22 universidades privadas, 3 universidades internacionales, 2 parauniversidades públicas y 4 parauniversidades privadas y un total de 253 ofertas educativas acreditadas de las cuales la mayoría se concentra en 3 áreas: Educación, Ciencias Económicas y Ciencias de la Salud.

Un avance importante consiste en que actualmente el SINAES desarrolla dos procesos sustantivos para el cumplimiento de sus fines: la evaluación y la acreditación y la investigación, desarrollo e innovación, un nuevo servicio que brinda este sistema para contribuir con las IES en el fortalecimiento del aprendizaje mutuo, colaborativo, interinstitucional e intersectorial, con el fin de aportar más valor en el mejoramiento continuo de la calidad de la educación superior del país.

En estos 25 años de trayectoria, la acreditación se ha instaurado en la cultura de calidad de las IES costarricenses, las cuales reconocen los beneficios que genera la acreditación, particularmente, en la sostenibilidad de las fortalezas de las carreras y programas acreditados, en la dinamización del cambio y la mejora continua de la oferta educativa y en el respaldo para las personas graduadas que cuentan con un título con sello de acreditación, tal y como se refleja en estos testimonios de personal académico de carreras acreditadas, “creemos en la mejora continua y en los procesos de gestión de la calidad como la acreditación y la autoevaluación que nos lleva a estarnos transformando, tomando decisiones, analizando el plan de estudios, visualizando ¿cuál es la mejor manera de hacer las cosas?”. “Hay estudiantes que esperan a que la carrera entre en el proceso de acreditación para que cuando se gradúen su título indique que viene de una carrera acreditada”.

De cara al futuro y considerando los retos que enfrenta la educación superior vinculados al Desarrollo Sostenible, la Inteligencia Artificial y las tendencias internacionales como la oferta educativa de Microcredenciales, el SINAES tiene por delante diversos desafíos, tales como: fortalecer su quehacer frente a una heterogenia y amplia oferta de acreditación internacional, ampliar la cobertura de la acreditación en las zonas regionales del país, mantener actualizado el modelo y el proceso de acreditación en escenarios educativos dinámicos y continuar posicionando los beneficios de la acreditación de la educación superior en la sociedad.

Estos desafíos y otros que surjan se atenderán de forma más pronta y pertinente en la medida que se incrementen los espacios de diálogo e intercambio de experiencias y buenas prácticas entre las IES, sus carreras y el SINAES que permitan potenciar los aprendizajes, unidos por el compromiso con una educación superior de calidad para Costa Rica.

Los artículos de opinión aquí publicados no reflejan necesariamente la posición editorial de EL MUNDO. Cualquier persona interesada en publicar un artículo de opinión en este medio puede hacerlo, enviando el texto con nombre completo, foto en PDF de la cédula de identidad por ambos lados y número de teléfono al correo redaccion@elmundo.cr, o elmundocr@gmail.com.

Recibe las últimas noticias en tu celular

Envía la palabra “Noticias” al +50663763608 y recibe nuestro boletín informativo a través de Whatsapp

Últimas noticias