Conocer cuánta agua tenemos, un primer paso para usarla bien

Un niño en la localidad de Mcuba, Suazilandia. OMM/Luke Romick
Un niño en la localidad de Mcuba, Suazilandia. OMM/Luke Romick

Ginebra, 7 may (elmundo.cr) – El crecimiento de la población, la urbanización y la polución aumentan la presión que existe sobre los recursos hídricos, mientras el cambio climático favorece los fenómenos extremos y el retroceso de los glaciares. Por lo tanto, resulta imprescindible que exista una buena gestión del agua para fomentar el desarrollo sostenible y la prevención de desastres.

“Se estima que, para 2050, por lo menos una de cada cuatro personas vivirá en un país afectado por una escasez de agua recurrente o crónica”, señala Harry Lins, presidente de la Organización Meteorológica Mundial.

Con este motivo, este lunes comienza la Conferencia hidrológica, una plataforma que reúne a proveedores y usuarios de recursos hídricos para promover la coordinación y el intercambio de información. En ella se abordarán la gestión de los datos, los productos hidrológicos y la entrega de los servicios.

Los desafíos

Según los expertos, los fenómenos meteorológicos relacionados con el agua provocan graves problemas económicos y sociales a las poblaciones de los países afectados. Se estima que las inundaciones causan pérdidas cercanas a los 120 mil millones de dólares al año y las sequías perjudican la estabilidad y el crecimiento económico.

“Las sequías y las inundaciones ilustran los problemas derivados de tener tanto mucha como poca agua”, indica Petteri Taalas, Secretarios General de la Organización Meteorológica Mundial.

No obstante, para que existan políticas eficientes para hacer frente a estos fenómenos, resulta imprescindible contar con datos y modelos para conocer la frecuencia y magnitud de los fenómenos extremos.

“De la misma manera, no se puede calcular el avance en la mejora del uso eficiente del agua si no se cuantifican el agua superficial, subterránea ni la de los depósitos”, expresa Taalas.

 

 

Últimas noticias