Ligas Atléticas Policiales: los resultados de un proyecto de prevención de la violencia juvenil a través del deporte

Costa Rica tiene muchas tareas por hacer para superar la situación de inseguridad y violencia que vive hoy en día. Con una tasa de homicidios que a todos preocupa y una serie de limitaciones importantes de recursos debido a la crisis fiscal, los desafíos más claros parecen venir desde la coordinación con los otros Poderes de la República y el mejor trabajo interinstitucional para enfrentar el crimen organizado.

Dentro de las áreas estratégicas se encuentra la prevención de la violencia juvenil. En las comunidades más vulnerables el narco-tráfico se nutre de los jóvenes en condición de riesgo social.  Factores de riesgo y causas estructurales son conjugan en cada territorio para reclutar muchachos con múltiples problemas, y que errónea y tristemente ven en el crimen organizado una opción para construir sus proyectos de vida.

Frente a esa realidad, el Estado costarricense debe implementar proyectos de prevención primaria y secundaria de la violencia. Es su obligación presentar a estos jóvenes caminos y alternativas de bien, que los hagan ciudadanos de valor y que los alejen de las drogas y las pandillas. Desde los esfuerzos por mantenerlos en centros educativos hasta la creación de oportunidades deportivas, recreativas, culturales, artísticas y tecnológicas que permitan “disputar” cada joven frente a la fácil oferta que les ofrece el narcotráfico.

El Ministerio de Seguridad Pública puso en marcha el programa Ligas Atléticas Policiales. Un proyecto que contó con el financiamiento inicial de la Embajada de Los Estados Unidos y que se ejecuta a través de la Fundación para la Paz y la Democracia. El proyecto consiste en el desarrollo de intensas actividades deportivas y recreativas con ya casi 200 jóvenes de Desamparados, Pavas, Limón, Siquirres, Puntarenas, Heredia, Alajuelita y Liberia. Además, se desarrollan habilidades sociales a través del fortalecimiento de valores ciudadanos y del trabajo inter-institucional en alianza con instituciones del sector social y del Gobierno Local.

Los factores de riesgo

Las Ligas Atléticas Policiales buscan identificar los factores de riesgo que hacen a los jóvenes más vulnerables frente al delito y la violencia. La literatura experta reconoce especialmente factores a nivel personal, a nivel familiar y a nivel comunitario. A nivel personal se ha mencionado por ejemplo problemas en el desarrollo de la personalidad que hacen resolver conflictos mediante la violencia, la construcción de proyectos de vida a un futuro relacionado con el crimen organizado, un sentido de pertenencia a grupos que los pueden asociar a la juventud a pandillas o drogas y dificultades para alcanzar el éxito escolar.

A nivel familiar se menciona por ejemplo experiencias de violencia de género o la presencia de familiares privados de libertad. También la poca capacidad para satisfacer las necesidades básicas de las familias.

A nivel comunitario principalmente destacan factores como la presencia de pandillas y proliferación de armas, la escasez de espacios públicos para el buen uso del tiempo libre y la valoración que pueden hacer de su papel en la misma comunidad y del desempeño de instituciones como la policía y otras.

Una primera evaluación

Luego de casi dos años de trabajo con los jóvenes de esas comunidades, se estimó conveniente realizar una primera evaluación con el objeto de conocer el impacto que el proyecto ha tenido sobre diferentes áreas y factores de riesgo como los mencionados. Se elaboró un cuestionario para recoger la opinión de los jóvenes participantes sobre el efecto del proyecto. El cuestionario fue revisado por un equipo técnico y se distribuyó de manera virtual a todos los participantes.

Se recibieron 104 respuestas provenientes de las seis comunidades. Los resultados se procesaron por la misma herramienta “google forms”.

Algunos resultados del proyecto

El siguiente cuadro muestra las afirmaciones con los cuales los participantes mencionaron porcentajes mayores de acuerdo:

Hay niveles de acuerdo especialmente altos (más de 70%) con temas propios del proyecto como la práctica de deportes y el uso de su tiempo libre para conocer lugares diferentes y significativos. Eso ha incluido por ejemplo instalaciones de Ministerio de Seguridad como la Academia Nacional de Policía y bases de guardacostas, hasta Parques Nacionales que se realizan con una charla relativa a la importancia de la protección del medio ambiente.

Con un porcentaje similar (69%) indicaron que el proyecto les ha ayudado a conocer el trabajo que hacen otras instituciones por ayudar a los jóvenes. Eso es importante y puede constituirse en un factor de protección dadas las capacidades de estas instituciones para ofrecer oportunidades y ayudas a los participantes.

Con un significado similar, pero con un porcentaje del 50%, los jóvenes mencionaron como un beneficio del proyecto el tener una mejor opinión de la policía y el poder contar con personas que les escucha, ayudan e intentar ayudarle. Eso podría asociarse al trabajo de los facilitadores del proyecto que dirigen las prácticas y acompañan a los participantes.

Otros temas muy importantes muestran también porcentajes superiores al 60%. Un 65% mencionó que se siente parte de un grupo que hace cosas buenas. Esto se convierte también en un importante factor de protección dado el significado que tiene esa necesidad de pertenencia a grupos y de compartir con pares que tiene en general los jóvenes.

De igual manera el 63% mencionó que el proyecto les ha ayudado a tener una mejor idea de lo que puede ser su futuro. Esto puede responder a los esfuerzos que se hacen por ayudarles a construir su proyecto de vida lejos del crimen organizado y las pandillas.

El proyecto también apoya a los participantes en su proceso educativo con charlas y reforzamiento de algunos temas. El 56% afirmó que el proyecto les ha ayudado a entender la importancia de avanzar en sus estudios, y el 53% dijo que les ha ayudado a tener mejores notas en el colegio. Considerando lo clave que es este tema para sus vidas como buenos ciudadanos, elevar estos porcentajes en sin duda un objetivo que debe buscarse con más intensidad.

Finalmente, es importante mencionar que el 60% destacó que el proyecto les ha ayudado a contar con espacios seguros para la práctica del deporte. Esto se puede asociar al buen uso del tiempo libre, que sigue siendo un importante factor de protección.

En general se identifican resultados esperanzadores y algunos retos para profundizar en temas que son también importantes como el trabajo con las familias y el mismo papel de otras instituciones para atender los factores de riesgo.

Los artículos de opinión aquí publicados no reflejan necesariamente la posición editorial de EL MUNDO. Cualquier persona interesada en publicar un artículo de opinión en este medio puede hacerlo, enviando el texto con nombre completo, foto en PDF de la cédula de identidad por ambos lados y número de teléfono al correo redaccion@elmundo.cr, o elmundocr@gmail.com.

Últimas noticias