Etiqueta negra de 500 años

Colon
Monumento a Colón de Valladolid.

Por Ing. César Monge Conejo

Tras 518 años de añejamiento, en barricas de madera traídas en carabelas españolas, el resentimiento histórico es un brebaje que hoy deberíamos etiquetar con una calavera, para recordar que no es un manjar, sino un veneno. Los odios añejos son fuertes en sabor, pero causan ceguera, te impiden ver el futuro, sólo te dejan hablando del pasado. Octubre nos lleva a revisar 500 años de historia de reinos, imperios y pueblos para preguntarnos ¿Hacia dónde vemos? ¿Tenemos todavía abierto el capítulo de colonia española en nuestras mentes salpicado de rencor color sangre? ¿Qué han hecho otros en este largo período con sus sentimientos hacia el imperio de la época?

-Cuando se dio el descubrimiento de América, en 1492, España y Portugal ya habían olvidado sus rencores contra el imperio romano, mercadeaban con ellos e incluso adoptaron la religión romana como suya, al punto de imponerla acá en América. Los odios de la época colonial eran historia antigua, ahora forjaban su propio camino como exploradores mundiales: Vasco de Gama llegó a la India, Colón a América; dejar atrás el pasado les permitió alcanzar su propia grandeza.

-Los Estados Unidos fueron colonia británica, se independizaron en 1783. Ya en 1939 ese recuerdo no estorbó para que junto a Inglaterra y Australia formaran frente aliado en la Segunda Guerra Mundial tan sólo 150 años después. Pensando muy en grande se convirtieron en el imperio del siglo 20.

-Tras esa guerra Alemania se dividió en Este y Oeste, pero como buenos científicos abandonaron el experimento comunista al cabo de 40 años. Del tema ni se vuelve a hablar y hoy celebran 30 años de sólida reunificación con objetivos comunes.

– Los franceses e ingleses que alguna vez tuvieron Guerra de los cien años, lograron la maravilla del Eurotúnel uniendo países que varias veces ardieron en odios invencibles.

– Japón cayó de rodillas ante las bombas atómicas, quedando destrozado. Se levantó de las cenizas con trabajo duro, se convirtieron en la segunda economía mundial en unas décadas, vendiendo autos y televisores a todo el planeta, en inglés, incluyendo como su mejor mercado al que antes fuera enemigo, los Estados Unidos. Dejar el pasado atrás los hizo crecer en una forma nunca antes vista en este período.

– Panamá fue invadido en 1990 por los gringos, y 20 años después ni se recuerdan del tema; tras varios gobiernos democráticos, son el país más competitivo de Latinoamérica, hasta amplían su canal, y claramente no están resentidos con los yanquis porque se llevaron a Noriega.

En nuestros países aunque resulte ilógico, todavía hay políticos que nos invitan a beber los odios anti-imperialistas añejados en barriles medievales, con canciones del rencor. Hasta ofenden al rey de España de hoy por las agresiones de hace cinco siglos y dos décadas, un poco más de medio milenio. ¿Por qué no se callan?

En Octubre conviene que repasemos cuánto tiempo hemos desperdiciado revolcándonos en el pasado. Europeos, japoneses y gringos, todos ellos dejaron atrás la época imperial, y pensando muy en grande, ahora lideran el progreso humano en todas las áreas: económica, cultural, científica, social y ambiental. Los latinos cambiamos de imperio pero seguimos pensando como provincianos. La evidencia científica dice que el resentimiento es un ancla para el progreso; al menos yo prefiero soltar amarras y poner proa hacia el futuro.

Los artículos de opinión no reflejan la posición editorial de El Mundo. Las personas interesadas en publicar un artículo de opinión en el sitio pueden enviarlo a la dirección redaccion@elmundo.cr con nombre completo y número de cédula. 

Los artículos de opinión aquí publicados no reflejan necesariamente la posición editorial de EL MUNDO. Cualquier persona interesada en publicar un artículo de opinión en este medio puede hacerlo, enviando el texto con nombre completo, foto en PDF de la cédula de identidad por ambos lados y número de teléfono al correo redaccion@elmundo.cr, o elmundocr@gmail.com.

Últimas noticias