Ricardo Araya al ritmo de la caracola plasma en sus fotografías la vida de los pueblos indígenas

Ricardo2

San José, 31 oct (elmundo.cr) – Ricardo Araya en su tiempo libre es fotógrafo, sus trabajos están conformados en su gran mayoría por denuncias sociales, pero particularmente está enfocado en realizar un archivo visual concerniente a las actividades culturales y luchas que llevan a cabo los pueblos indígenas.

Araya fue uno de los tres ganadores del concurso fotográfico de la Defensoría de los Habitantes, llamado “La pobreza: un desafío para la paz”.

A través de sus fotografías Araya busca plasmar las distintas actividades y tradiciones que realizan los pueblos indígenas del país, según expresó “aún existen muchos prejuicios, estereotipos y racismo, hacia ellos. Muchas veces se habla de cultura, pero se mira más hacia afuera que hacia lo nuestro, lo que tenemos en el país. Incluso, durante casi todo el año se realizan actividades en diferentes pueblos, ya sean rurales o en las ciudades, sin embargo, la proyección, apoyo y divulgación que tienen los pueblos indígenas no es igual o escasa. Por eso, pretendo visibilizar e intento que las personas se den cuenta de toda esa diversidad cultural que existe y que a través de mis fotografías conozcan esa otra Costa Rica que muchos aún no conocen”.

Ricardo

Para Araya haber sido uno de los tres ganadores del concurso fotográfico de la Defensoría “no hay duda que fue un reconocimiento importante, porque se valora el trabajo que uno realiza. Aunque no soy muy dado a participar en concursos, lo que me motivó a participar fue la finalidad del uso de las fotografías, ya que servirán en las campañas de divulgación y promoción de los derechos humanos de la Defensoría, que en cierta forma es el enfoque que le doy a mis fotografías”.

“En mi caso participé con fotografías sobre el desalojo a los campesinos de Palmar Sur ya que fue un hecho reciente y también en ese momento contribuí a visibilizar estas luchas que se hacen en la abandonada y olvidada Zona Sur de Costa Rica. Las luchas campesinas también forman parte de las luchas que apoyo y con las que me solidarizo”, agregó.

Araya tiene un trabajo formal, pero indica que esta actividad como fotógrafo independiente, le genera una felicidad y satisfacción enorme, poder asistir y participar de muchas de las actividades que se realizan en los diferentes pueblos y territorios indígenas del país.

Para este fotógrafo es un privilegio poder estar y compartir con los indígenas en sus comunidades y conocer de sus actividades, lo que le permite sentirse uno más entre ellos aunque sea un “sikua” o persona no indígena.

Ricardo3

“Por otra parte, estos viajes y las fotografías no me generan ningún ingreso económico ya que todos los gastos corren por mi cuenta, pero la retribución personal es enorme en cuanto a vivencias y experiencias. También estas fotografías han contribuido con ciertos trabajos y exposiciones de amigos, lo cual es satisfactorio ya que somos muy pocas las personas que andamos documentando de forma independiente los eventos que se realizan en diversas comunidades indígenas”, mencionó Araya.

“Y esa es parte de mi misión personal, retratar toda la riqueza cultural, humana y natural que existe en cada comunidad indígena, desde luego siempre respetando su cultura, idiosincrasia y privacidad”, concluyó.

Últimas noticias