Las APP: Punto de encuentro en la crisis sanitaria

» Por Pablo Duncan Linch - Socio Director CLC Comunicación

El Objetivo de Desarrollo Sostenible número 17 de las Naciones Unidas (ODS-17) destaca el papel que desempeñan alianzas como las asociaciones público-privadas (APP), en la sostenibilidad y en la seguridad de la salud mundial. COVID-19, nos presenta desafíos que están catalizando soluciones público-privadas para la infraestructura de atención médica, la alimentación y otras áreas de atención pública.

La pandemia ha generado una sensible crisis económica y financiera en el mundo. Según el Informe de Perspectivas Económicas Mundiales del Banco Mundial (Global Economic Prospects, June 2020) estamos en presencia de la peor recesión desde la Segunda Guerra Mundial. Particularmente, la revisión del Programa Macroeconómico 2020-2021 del Banco Central de Costa Rica del 30 de julio de 2020 proyecta una reducción del crecimiento del PIB del 5,0% para este año, la mayor registrada desde 1982. En paralelo, las proyecciones del Ministerio de Hacienda señalan una disminución de los ingresos por impuestos en un 12%, lo que implica un déficit financiero de 9,3% para 2020.  Ante esta realidad, la gestión estratégica de la colaboración público-privada es el punto de encuentro de las mejores soluciones para resolver problemas complejos.

En este tiempo difícil, CLC Comunicación afiliada a Llorente y Cuenca (LLYC), hemos corroborado que nuestro aporte como empresa de relacionamiento y asuntos públicos es facilitar espacios para que nuestros clientes puedan contribuir éticamente a la solución de las dificultades que se nos presentan como sociedad, coadyuvando en la canalización de propuestas de ayuda hacia los decisores públicos. Con esta experiencia apunto algunos aspectos para facilitar y fortalecer la colaboración entre el sector público y privado.

Colaboración desde el propósito. Nuestro mejor consejo para las empresas con las que trabajamos ha sido indicarles que sus aportes deben surgir del entendimiento de su propósito para que desde ahí, puedan impulsar iniciativas público-privadas relacionadas con la razón de ser de cada compañía, con sus objetivos de negocio y los marcos éticos de cumplimiento normativo. Lo anterior permite la sostenibilidad y el alineamiento de ambos sectores, poniendo las capacidades del sector privado al servicio de objetivos de política pública.

Construcción de confianza. El sector privado trae a la mesa gran capacidad de flexibilidad, adaptación e innovación, mientras el sector público incorpora también otros aspectos relevantes relacionados con el control, la rendición de cuentas y la responsabilidad institucional. Ambos mundos pueden y deben encontrarse y comprometerse con metas claras, contar con indicadores medibles y alinearse en sus formas distintas de trabajo para alcanzar resultados con eficiencia y efectividad.

Para que esto suceda debe existir confianza y transparencia. Recientemente una empresa se acercó a nosotros para que les ayudáramos a canalizar su colaboración hacia los ministerios e instituciones de salud en Centroamérica. La empresa llevaba semanas sin poder tener la interlocución adecuada para materializar importantes y urgentes donaciones. Pusimos nuestras relaciones de confianza al servicio de la empresa y de cada país, logrando que en semanas llegara la ayuda a todo el Istmo. Pasados estos eventos, conversamos con nuestro cliente sobre la importancia de construir una reputación activa, un relacionamiento transparente y permanente con sus stakeholders, para fortalecer la confianza y la apertura al diálogo.

Intercambio de información. Un aspecto fundamental que traen a la mesa las APP en el contexto de la crisis sanitaria y la contracción económica es la oportunidad del intercambio tanto de  información, como de las mejores prácticas para combatir la pandemia en sus diferentes aristas. Este intercambio de data permite el desarrollo de capacidades para abordar futuras crisis. En este sentido, las partes deben de tener la disponibilidad para abrir su información en el marco de la ley. Es importante indicar que se debe tener absoluta claridad sobre los alcances y contenidos que se pueden compartir de conformidad con la legislación en ambas direcciones, para generar espacios de sinergia que facilitarán la construcción de soluciones relevantes, oportunas y factibles.

A la altura de las circunstancias. Afortunadamente, encontramos empresas que han tomado la iniciativa de crear oportunidades en conjunto con el sector público en un momento crucial y complejo. En este tiempo, las empresas han sido un actor fundamental para desarrollar herramientas de atención inmediata para atender las crisis sanitaria, económica y alimentaria, resultado de la pandemia. Las ayudas puntuales son oportunas y bienvenidas, pero lo más importante es evolucionar hacia esquemas de cooperación pública-privada que se traduzcan en alianzas sólidas que aporten soluciones sostenibles y de largo aliento para alcanzar objetivos de política pública.

Asistimos a un momento propicio para explorar innovaciones, modelos, mejores prácticas y acciones críticas ante epidemias y pandemias en el marco de APP para orientar las futuras respuestas que pueden aportarse desde este modelo de cooperación.

Esta pandemia nos enfrenta a una situación sin precedentes que profundiza el entorno de incertidumbre económica, social y regulatoria en este mundo VUCA (Volátil, incierto, complejo y ambiguo por sus siglas en inglés). Pero, en paralelo a estos riesgos, la crisis también está sacando lo mejor de las empresas privadas, diseñando a partir de su propósito, acciones concretas para contribuir tangiblemente con un sector público que se muestra cada vez más abierto a recibir esa colaboración y a construir capacidades conjuntas para afrontar los enormes retos que enfrentamos.

Los artículos de opinión aquí publicados no reflejan necesariamente la posición editorial de EL MUNDO. Cualquier persona interesada en publicar un artículo de opinión en este medio puede hacerlo, enviando el texto con nombre completo, foto en PDF de la cédula de identidad por ambos lados y número de teléfono al correo redaccion@elmundo.cr, o elmundocr@gmail.com.

Los artículos de opinión aquí publicados no reflejan necesariamente la posición editorial de EL MUNDO. Cualquier persona interesada en publicar un artículo de opinión en este medio puede hacerlo, enviando el texto con nombre completo, foto en PDF de la cédula de identidad por ambos lados y número de teléfono al correo redaccion@elmundo.cr, o elmundocr@gmail.com.

Últimas noticias