Sexóloga alemana “Dr.Ruth” cumple 95 años y aún sigue rompiendo mitos

ARCHIVO - La terapeuta Ruth Westheimer durante la entrega del Premio de la Paz de los Libreros Alemanes en Fráncfort en 2015. Foto: Arne Dedert/dpa
ARCHIVO – Ruth Westheimer durante la presentación de su libro “Silver Sex” en la Feria del Libro de Fráncfort en 2008. Foto: Arno Burgi/dpa-Zentralbild/dpa

Por Christina Horsten (dpa)

Nueva York, 29 may (dpa) – La terapeuta Ruth Westheimer o simplemente “Dr.Ruth” cumple este domingo cumple 95 años y aún sigue dedicando su vida a divulgar sin tapujos la manera de vivir una sexualidad más libre.

La sexóloga, nacida en Alemania, es una figura de culto desde hace décadas, cuando se dio a conocer en un programa de radio a principios de los ochenta en Estados Unidos. Con su risita contagiosa, la “Dra. Ruth” daba consejos sobre sexo y manejaba sin inhibiciones términos como eyaculación y masturbación.

En Cleveland, estado norteamericano de Ohio, acaba de presentarse una obra de teatro sobre la vida de Westheimer. En 2020 se estrenó un documental “Ask Dr. Ruth” (Pregunta a Dr.Ruth) y poco antes el cónsul general de Alemania, David Gill, le había concedido la Cruz Federal al Mérito en Nueva York.

Ruth Westheimer tuvo una “vida aventurera e increíblemente colorida” y “enriqueció a la sociedad”, dijo Gill en aquella oportunidad.

El programa de preguntas y respuestas de 15 minutos “Sexually Speaking” (Hablando de sexo) en una emisora local de Nueva York fue seguido de invitaciones de cadenas de televisión de todo el mundo.

Cientos de miles de personas solicitaron los consejos de la experta, siempre protegidos por el anonimato. “Su nombre y el inconfundible sonido de su voz son inseparables del tema del sexo”, resumió alguna vez el “New York Times”.

“Las preguntas son las mismas en todas partes”, declaró Westheimer en una ocasión a dpa. Si bien todos los países presumen de tener los mejores amantes, ella asegura no poder identificar a los mejores del mundo.

También considera de pura “tontería” la imagen de Estados Unidos como país supuestamente puritano en comparación con una Europa sexualmente mucho más libre.

A lo largo de sus casi 95 años, Westheimer escribió más de 30 guías de sexo, muchas de las cuales se publicaron en varios idiomas. “No sabía que iba a ser la doctora Ruth. Tuve suerte”, dijo.

Karola Ruth Siegel nació en 1928 en Wiesenfeld, cerca de Fráncfort, en el seno de una familia judía. A los diez años, poco antes del estallido de la Segunda Guerra Mundial, llegó a Suiza en un transporte de evacuación de niños (Kindertransport).

Siegel sobrevivió el Holocausto, pero nunca más volvió a ver a sus padres y a su querida abuela, que murieron en el campo de exterminio de Auschwitz.

Después de la guerra, aún adolescente, Ruth viajó a Palestina y luchó en la clandestinidad por un Israel libre. Tras resultar gravemente herida por una granada, comenzó a estudiar en la Sorbona de París.

Un cheque del Gobierno alemán de entonces 5.000 marcos, como compensación por los sufrimientos padecidos, le permitió viajar a Estados Unidos en 1956. Allí prosiguió sus estudios, se casó con Manfred Westheimer y tuvo dos hijos.

La “doctora Ruth” solo mide 1,44 metros, pero “si la altura se midiera en coraje, determinación y trabajo duro, esta pequeña mujer debería medir 2,50 metros”, la describió el periódico “Newsday”.

Ruth Westheimer volvió varias veces a Fráncfort, con motivo de la Feria del Libro. “Hago un rodeo a la estación de tren, pero sí echo un vistazo a mi antiguo piso de la calle Brahmsstrasse 8, en el Nordend”, contó durante una entrevista.

“Me cuesta, pero camino por las calles erguida y con orgullo. Hitler no ganó. El quería que yo muriera. En cambio, ahora tengo hijos y nietos. Ahora duermo en el (elegante hotel) ‘Frankfurter Hof’. ¿Quién lo hubiera dicho”, destaca la sexóloga.

¿Cómo sigue tan en forma y alegre a sus 95 años? “Mi secreto es que cada día me pregunto ¿qué puedo hacer esta noche? Y entonces llamo a alguien y hacemos algo”, revela.

La “Dr. Ruth” ya no tiene coche, se moviliza en taxi, y además organiza todas sus citas por teléfono. “No uso el correo electrónico, pero hablo por teléfono todo el día”, confiesa.

Últimas noticias