Padre Sergio Valverde es declarado ciudadano distinguido por la Asamblea Legislativa

San José, 9 jul (elmundo.cr) – El Padre Sergio Valverde fue declarado este martes ciudadano distinguido por la Asamblea Legislativa.

Este proyecto presentado por la fracción de Nueva República, obtuvo el voto afirmativo de 38 diputados, en contra los votos del Frente Amplio y del oficialista Manuel Morales.

El Padre Valverde es el director de la Asociación Obras del Espíritu Santo, que brinda una luz de esperanza para niños y jóvenes en condición de extrema vulnerabilidad.

El jefe de fracción de Liberación Nacional, Óscar Izquierdo, señaló que el Padre Sergio “ha demostrado su dedicación y compromiso a lo largo de su trayectoria para con los niños y la juventud”.

“Su historia es verdaderamente inspiradora, creo que aquel incidente en el que en su juventud se quedó encerrado en una iglesia simbolizó su camino pastoral y la conexión genuina con el corazón de las comunidades, desde el momento en que comenzó sus servicio sacerdotal ha sido un faro de luz y esperanza para todos nosotros”, agregó.

El diputado reconoció que “su entrega incansable a las obras benéficas ha marcado una diferencia en las vidas de tantas personas de nuestra comunidad, ayudando siempre a las personas más vulnerables, el padre Sergio ha sido un ejemplo constante de compasión y generosidad, hoy al otorgarle el reconocimiento de ciudadano distinguido reconocemos su capacidad de trascender las barreras de la religión y de tocar los corazones de todos aquellos que tenemos el privilegio de conocerlo”.

Por su parte el diputado de la Unidad Social Cristiana, Leslye Bojorges, manifestó que “el padre Sergio Valverde ha hecho más por los niños y la gente pobre de Costa Rica que muchas instituciones del Estado que les corresponde hacer esa labor social”.

“El padre Sergio debido a ese amor al prójimo que tenía tratando de robarle niños a la delincuencia, a la calle, y a la venta de droga, fue vapuleado, lo dejaron inconsciente, y fue a parar a un hospital, pero increíblemente ahí en ese hospital dice que él cerraba los ojos todos los días pidiéndole a Dios fuerzas para lograr salir con muchas más ganas a seguir rescatando niños y jóvenes de las calles para traerlos a los pies del señor Jesucristo”, relató el socialcristiano.

Mientras que el diputado de Nueva República, Fabricio Alvarado, reiteró que “es un hombre que nos ha dado una cantidad de ejemplos maravillosos y ejemplo de que sí se puede con voluntad, con amor, trabajar a favor de la niñez de Costa Rica”.

“Su labor no pasa desapercibida en especial por todas aquellas familias que gracias a él han encontrado de vuelta el abrigo la esperanza, que nos enseña que efectivamente la única forma de lograr expresar tanto amor es sirviendo a los demás, él ha sido un instrumento”, reconoció el legislador.

Últimas noticias