¿Hacia dónde vamos? o, hacia dónde debemos ir

» Por Lic. Hernán Chaves Herrera - Economista

Nos encontramos en un marasmo político excepcional. Los partidos políticos representados en la Asamblea Legislativa están sin rumbo político, económico y social. Sin Norte.

Estos partidos políticos y sus dirigentes han perdido la confianza y el apoyo de los ciudadanos y ahora recurren a toda clase de artilugios y populismos para tratar de convencer a los electores.

Lo que más les interesa a estos partidos políticos y sus diputados es su continuidad en el Poder político, que les depara muchos beneficios económicos, de poder y políticos.

Están ahí y pretenden perpetuarse ahí porque se han dado cuenta, que, como otros negocios, los recursos del Erario Público del Estado que representan billones de colones y la política, se pueden convertir en un gran negocio particular que los puede beneficiar a perpetuidad, y en lo que menos piensan y lo que menos les interesa es el bienestar y el futuro de todo un país y todo un pueblo.

Ahora que se avecinan las elecciones en febrero de 2022. Ya todos estos actores se están rasgando las vestiduras y haciendo populismo para tratar de alcanzar sus objetivos económicos y políticos.  Pero lo que menos nos han enseñado, son las Propuestas País realizables, que nos garanticen alcanzar el progreso económico, la justicia social, conservar la paz social, la lucha contra la pobreza, una enseñanza de calidad, estabilidad económica, empleo para nuestros jóvenes y mujeres y la modernización y mejoramiento de los servicios de salud y la justa distribución de la riqueza.

Quieren hacernos creer, con una campaña brutal, que la crisis actual es responsabilidad de los trabajadores del Estado y sus instituciones, y no de las malas políticas económicas y sociales y la corrupción llevada a cabo por los gobiernos de los partidos políticos que durante muchos años se han turnado en el poder.

Solo nos queda una opción política y económica posible, que nos puede sacar de esta crisis y llevarnos al progreso económico con justicia social, la cual depende de la aparición de una opción política, patriótica y democrática: La desaparición de los partidos políticos tradicionales y sus castas y elites corruptas y la aparición de una nueva opción política patriótica y democrática que opte por una Economía Mixta inclusiva y democrática.

Una Economía Mixta es lo que le conviene a un país como el nuestro. Una Economía Mixta con participación de un Estado y sus Instituciones fuertes y modernizado con las últimas tecnologías informáticas y de administración, en una alianza a largo plazo, con un sector privado fuerte, moderno y competitivo que trabaje codo a codo con el Estado y el sector estatal en alcanzar el desarrollo económico y social, con una justa distribución de la riqueza y con responsabilidad social que elimine la corrupción en los negocios entre el Estado y el sector privado.

La experiencia económica de países como Japón y los tigres asiáticos, nos demuestra que cuando hay una alianza fuerte entre un Estado y un sector privado modernos y competitivos, comprometidos con el desarrollo económico, social, industrial y tecnológico de un país, se pueden alcanzar objetivos milagrosos.

Los artículos de opinión aquí publicados no reflejan necesariamente la posición editorial de EL MUNDO. Cualquier persona interesada en publicar un artículo de opinión en este medio puede hacerlo, enviando el texto con nombre completo, foto en PDF de la cédula de identidad por ambos lados y número de teléfono al correo redaccion@elmundo.cr, o elmundocr@gmail.com.

Los artículos de opinión aquí publicados no reflejan necesariamente la posición editorial de EL MUNDO. Cualquier persona interesada en publicar un artículo de opinión en este medio puede hacerlo, enviando el texto con nombre completo, foto en PDF de la cédula de identidad por ambos lados y número de teléfono al correo redaccion@elmundo.cr, o elmundocr@gmail.com.

Últimas noticias