Ultraderecha registra avances en elecciones para el Parlamento Europeo

Bruselas, 10 jun (VOA) – Los partidos de ultraderecha sacudieron las potencias tradicionales de la Unión Europea y se apuntaron avances importantes en las elecciones al Parlamento Europeo del domingo, asestando un golpe particularmente humillante al presidente francés Emmanuel Macron.

En una jornada en que el bloque de 27 países tuvo un cambio palpable hacia la derecha, la primera ministra italiana Giorgia Meloni duplicó con creces sus escaños en el Parlamento Europeo. E incluso después de un escándalo que involucra a sus candidatos, el ultraderechista Alternativa para Alemania consiguió suficientes bancas para dejar atrás al Partido Socialdemócrata del canciller Olaf Scholz.

Ante la amenaza de la derecha extrema, el Partido Popular Europeo (PPE) de la presidenta de la Comisión Europea Ursula von der Leyen ya se había posicionado a la derecha en cuestiones como migración y cambio climático antes de los comicios, y se vio recompensado al permanecer como el grupo más grande, por amplio margen, en el Parlamento Europeo e intermediarios de-facto de las crecientes facultades de la legislatura.

Sin embargo, la estrella de una sorprendente jornada electoral fue sin duda alguna el partido Agrupación Nacional de Marine Le Pen, el cual dominó a tal grado las urnas en Francia que Macron disolvió de inmediato el Parlamento Nacional y convocó a nuevas elecciones. Fue un enorme riesgo político, ya que su partido podría sufrir incluso más pérdidas y lastrar el resto de su presidencia, la cual finaliza en 2027.

Le Pen aceptó el reto con gusto. “Estamos preparados para transformar al país, preparados para defender los intereses de los franceses, y preparados para ponerle fin a la inmigración en masa”, declaró, respaldando lo dicho por muchos de los dirigentes de ultraderecha en otros países que celebraban triunfos significativos.

Agrupación Nacional obtuvo más del 30% de las preferencias, o cerca del doble de los votos del centrista Renacimiento de Macron, el cual está proyectado a registrar menos del 15%.

Macron reconoció el golpe de la derrota: “He escuchado su mensaje, sus preocupaciones, y no las dejaré sin respuesta”, subrayó. Añadió que el convocar a elecciones anticipadas únicamente resalta sus credenciales democráticas.

En Alemania, la nación más poblada de la Unión Europea, las proyecciones indicaban que Alternativa para Alemania se sobrepuso a una serie de escándalos en torno a su principal candidato para conseguir el 16,5%, frente al 11% en 2019. En comparación, el resultado combinado de los tres partidos que conforman la coalición gobernante de Alemania apenas superaron el 30%.

El panorama de Scholz es tan incierto que el Partido Socialdemócrata se rezagó por debajo de Alternativa para Alemania (AfD), el cual se disparó hasta el segundo puesto.

“Después de todas los profecías de una catástrofe, después del aluvión de las últimas semanas, somos la segunda fuerza política”, declaró la dirigente de AfD, Alice Weidel.

Los cuatro días de votaciones en los 27 países del bloque fueron el segundo mayor ejercicio democrático a nivel mundial, detrás de la reciente elección en la India.

En general en toda la Unión Europea, dos grupos convencionales y proeuropeos, el Partido Popular Europeo y los Socialistas permanecieron como fuerzas dominantes. Los avances de la derecha se produjeron a costas de los Verdes, de quienes se tiene previsto que pierdan unos 20 escaños y se rezaguen a la sexta posición en la legislatura. El proempresarial Renacimiento de Macron también sufrió fuertes retrocesos.

La Unión Europea, que tienen sus orígenes en la derrota de la Alemania nazi y la Italia fascista, había confinado durante décadas a la derecha a los márgenes de la política. Gracias a su buen desempeño en estos comicios, ahora podría convertirse en uno de los protagonistas en medidas que van desde la migración hasta la seguridad y el clima.

Para mantenerlos a distancia, Von der Leyen ofreció conformar una coalición con el Partido Socialdemócrata y los Liberales. Como el Partido Popular Europeo sumó escaños mientras que los otros dos perdieron, Von der Leyen puede hacer eso desde una posición de poder.

“Somos, por mucho, el partido más fuerte. Somos el ancla de estabilidad”, aseguró Von der Leyen. Al reflexionar sobre el ascenso de la derecha y el buen desempeño de la izquierda extrema, Von der Leyen añadió que “el resultado viene con una gran estabilidad para los partidos del centro. Todos tenemos un interés en la estabilidad y todos queremos una Europa fuerte y efectiva”.

En la legislatura, los resultados provisionales mostraban que el PPE ocuparía 189 escaños, un incremento de 13. Los socialdemócratas tendrían 135, es decir 4 menos, y el grupo Renacimiento 83, un retroceso de 19. Los Verdes cayeron a 53, una caída de 18 bancas.

Recibe las últimas noticias en tu celular

Envía la palabra “Noticias” al +50663763608 y recibe nuestro boletín informativo a través de Whatsapp

Últimas noticias