Trump acusado de tratar de cambiar ilegalmente la derrota electoral de 2020

Washington, 2 ago (VOA) – Un gran jurado federal en Washington acusó el martes al expresidente de Estados Unidos Donald Trump de tratar ilegalmente de cambiar su derrota en las elecciones de 2020 para retener el poder, lo que aumenta su riesgo legal mientras hace campaña para recuperar la Casa Blanca en las elecciones de 2024.

La voluminosa acusación de cuatro cargos fue presentada por el fiscal especial del Departamento de Justicia, Jack Smith, después de que el gran jurado escuchó meses de testimonios de algunos de los aliados más cercanos de Trump y sus recuerdos de cómo Trump intentó, y fracasó, anular su derrota ante el demócrata Joe Biden, quien se convirtió en presidente de Estados Unidos en enero de 2021.

La acusación de 45 páginas alega que Trump, de 77 años, participó en una conspiración para defraudar a Estados Unidos, amenazar los derechos de los demás y obstruir un procedimiento oficial ante el Congreso -el conteo de votos electorales que certifica la victoria de Biden- y la obstrucción de un procedimiento oficial, el recuento de votos del Colegio Electoral realizado por el Congreso el 6 de enero de 2021, cuando 2.000 partidarios de Trump irrumpieron en el Capitolio de EEUU en una protesta desenfrenada.

Es la primera vez en los 247 años de historia del país que un expresidente ha sido acusado de tratar ilegalmente de permanecer en el cargo por otro período de cuatro años en lugar de entregar el poder pacíficamente, aunque a regañadientes, a un sucesor. Se espera que comparezca ante un juez el jueves en su primera comparecencia ante el tribunal en el caso.

Hasta el día de hoy, Trump afirma falsamente que fue estafado en la reelección por fraude electoral y otras irregularidades electorales, incluso después de que decenas de jueces rechazaran sus afirmaciones en las semanas posteriores a las elecciones de 2020.

La acusación dice: “A pesar de haber perdido, el acusado estaba decidido a permanecer en el poder. Por lo tanto, durante más de dos meses después del día de las elecciones el 3 de noviembre de 2020, el acusado difundió mentiras de que había habido un fraude que determinó el resultado de las elecciones y que en realidad había ganado”.

“Estas afirmaciones eran falsas y el acusado sabía que eran falsas”, dice la acusación. Pero, indicó, Trump “las repitió y las difundió ampliamente de todos modos, para hacer que sus afirmaciones falsas a sabiendas parecieran legítimas, crear una intensa atmósfera nacional de desconfianza e ira, y erosionar la fe pública en la administración de la elección”.

La acusación formal alega que cada una de las conspiraciones de Trump “apuntó a una función fundamental del gobierno federal de Estados Unidos: el proceso nacional de recopilar, contar y certificar los resultados de las elecciones presidenciales”.

La acusación alega que Trump conspiró de varias maneras con otras seis personas, ninguna de ellas nombrada en la acusación, para cambiar el resultado nacional. Cuatro de ellos eran abogados que lo asesoraban, otro era un funcionario del Departamento de Justicia y un sexto era un consultor político que supuestamente “ayudó a implementar un plan para presentar listas fraudulentas de electores presidenciales [favoreciendo a Trump] para obstruir el proceso de certificación” que mostraba que Biden había ganado.

Es la segunda vez que Smith acusa a Trump en los últimos dos meses. En una acusación anterior de 40 cargos, el fiscal acusó a Trump de retener ilegalmente 32 documentos de seguridad nacional altamente clasificados en su propiedad junto al mar en Mar-a-Lago en Florida después de que dejó el cargo en lugar de entregarlos a los Archivos Nacionales como se le exigió hacer de acuerdo a la ley de EEUU. Se ha fijado un juicio para mayo de 2024.

Además, un fiscal del estado de Nueva York acusó a Trump de acusaciones de que falsificó registros financieros en su conglomerado de bienes raíces, la Organización Trump, para ocultar un pago de $130.000 a una estrella de cine para adultos antes de su exitosa campaña presidencial de 2016. El objetivo era silenciar su afirmación de una cita de una noche con Trump una década antes. Ese juicio está fijado para el próximo marzo.

En el estado sureño de Georgia, una fiscal señaló que pronto podría acusar a Trump por intentar anular ilegalmente el resultado de las elecciones de 2020 en ese estado. Allí, a principios de 2021, se grabó a Trump en una llamada telefónica pidiendo a los funcionarios electorales que le “encontraran” 11.780 votos, uno más que el margen ganador de Biden, para que Trump pudiera reclamar los 16 votos electorales del estado.

Trump ha negado haber actuado mal en los diversos casos, a menudo atacando a Smith y a los fiscales en Nueva York y Georgia.

Trump atacó la acusación y afirmó que “no era más que el último capítulo corrupto en el patético y continuo intento de la familia criminal Biden y su Departamento de Justicia armado” de interferir en las elecciones de 2024. Afirmó que la acusación recordaba a la “Alemania nazi en la década de 1930, la ex Unión Soviética y otros regímenes autoritarios y dictatoriales”.

Las encuestas nacionales muestran que Trump es el gran favorito entre los votantes republicanos para la nominación presidencial del partido en 2024. Una encuesta del New York Times publicada el martes horas antes de la última acusación lo mostró empatado con Biden en un 43% cada uno si los dos terminan enfrentándose por segunda elección consecutiva.

Recibe las últimas noticias en tu celular

Envía la palabra “Noticias” al +50663763608 y recibe nuestro boletín informativo a través de Whatsapp

Últimas noticias

Te puede interesar...