Suroeste de EEUU se sofoca bajo peligrosa ola de calor; pronostican nuevos récords

Arizona, 16 jul (VOA) – Una peligrosa ola de calor amenazó una amplia franja del suroeste con temperaturas potencialmente mortales superior a los 40 grados Celsius el sábado, mientras que algunos centros de enfriamiento planearon extender sus horarios y las salas de emergencia se prepararon para tratar a más personas con enfermedades relacionadas con el calor

“¡Se esperan temperaturas casi récord este fin de semana!”, advirtió el Servicio Meteorológico Nacional en Phoenix en un tuit, y aconsejó a las personas que sigan sus consejos de seguridad contra el calor, como beber mucha agua y controlar a los miembros de la familia y vecinos.

“¡No seas una estadística!” aconsejó el servicio meteorológico en Tucson, señalando que el calor extremo puede ser mortal. “¡Te puede suceder!”

Alrededor de 200 estaciones de hidratación que distribuyen botellas de agua y centros de enfriamiento donde miles de personas pueden descansar en espacios con aire acondicionado abrieron el sábado por la mañana en espacios públicos como bibliotecas, iglesias y negocios en el área metropolitana de Phoenix.

David Hondula, director de calor de la ciudad de Phoenix, dijo el viernes que, debido a los riesgos para la salud, algunos centros estaban ampliando los horarios, que a veces se acortan debido a la limitación de voluntarios y dinero.

“Este fin de semana habrá algunas de las condiciones más graves y calurosas que jamás hayamos visto”, dijo Hondula.

Agregó que solo un lugar, el Centro de Bienvenida Brian García para personas sin hogar en el centro de Phoenix, planeaba estar abierto las 24 horas y dirigir a las personas a refugios y otros espacios con aire acondicionado para pasar la noche. Durante períodos especialmente calurosos en los últimos años, el Centro de Convenciones de Phoenix se abrió como un centro de enfriamiento nocturno, pero Hondula dijo que no había oído hablar de esa posibilidad este año.

Casinos de Las Vegas ofrecen un respiro

En Las Vegas, los casinos ofrecieron un respiro del calor para muchos. Las bibliotecas con aire acondicionado, los vestíbulos de las estaciones de policía y otros lugares desde Texas hasta California planearon estar abiertos al público para ofrecer alivio al menos durante parte del día.

En Albuquerque, la ciudad más grande de Nuevo México muchas piscinas públicas ofrecían entrada gratuita. En Boise, Idaho, las iglesias y otros grupos sin fines de lucro ofrecían agua, protector solar y refugio.

Los médicos de la sala de emergencias en Las Vegas han estado tratando a más personas por enfermedades causadas por el calor, ya que la ola de calor amenazó con romper el récord histórico de la ciudad de 117 grados Fahrenheit (47,2 grados Celsius) este fin de semana

Tratamiento a turistas por deshidratación en Nevada

El Dr. Ashkan Morim, que trabaja en la sala de emergencias del Dignity Health Siena Hospital en los suburbios de Henderson, Nevada, habló el viernes sobre el tratamiento de turistas esta semana que pasaron demasiado tiempo bebiendo junto a las piscinas y se deshidrataron severamente, y un excursionista varado que necesitaba litros de líquidos para recuperar su fuerza.

Cerca de 110.000 personas, o alrededor de un tercio de los estadounidenses, estaban bajo avisos, alertas y advertencias de calor extremo el sábado, ya que se pronostica que la ola de calor abrasador empeorará este fin de semana en Nevada, Arizona y California. Se predijo que las temperaturas en algunas áreas desérticas se dispararían en partes más allá de los 120 grados Fahrenheit (48,8 grados Celsius) durante el día, y permanecerían en los 90 F (por encima de los 32,2 C) durante la noche.

Las condiciones cálidas y secas provocaron una serie de incendios en el sur de California, donde los bomberos lucharon el sábado contra tres incendios forestales separados que comenzaron el viernes por la tarde en medio del clima más caluroso del año hasta el momento. Los incendios se encuentran en su mayoría en áreas rurales del condado de Riverside, al sureste de Los Ángeles.

Phoenix marcó el viernes el decimoquinto día consecutivo de la ciudad con temperaturas de 110 grados Fahrenheit (43,3 grados Celsius) o más altas, alcanzando los 116 grados Fahrenheit (46,6 grados Celsius) al final de la tarde, y poniéndola en camino de superar el tramo más largo medido de tal calor. El récord es de 18 días, registrado en 1974.

Se esperaba que el calor continuara hasta la próxima semana.

Los funcionarios regionales de salud en Las Vegas lanzaron una nueva base de datos el jueves para informar muertes “causadas por el calor” y “relacionadas con el calor” en la ciudad y el condado de Clark circundante de abril a octubre.

El Distrito de Salud del Sur de Nevada dijo que siete personas han muerto desde el 11 de abril, y se determinó que un total de 152 muertes el año pasado estaban relacionadas con el calor.

El condado Maricopa de Arizona, donde se encuentra Phoenix, informó esta semana que en lo que va del año se han confirmado 12 muertes asociadas al calor desde abril, la mitad de ellas personas sin hogar. Otras 55 muertes están bajo investigación.

Hubo 425 muertes asociadas al calor confirmadas en el condado de Maricopa el año pasado, y más de la mitad de ellas ocurrieron en julio. El ochenta por ciento de las muertes ocurrieron al aire libre.

Más cerca de la costa del Pacífico, las temperaturas eran menos severas, pero aun así han provocado días sudorosos en los piquetes en el área de Los Ángeles, donde los actores se unieron a los guionistas en huelgas contra los productores.

En Sacramento, la Feria Estatal de California comenzó con la cancelación de los eventos de carreras de caballos planificados por parte de los organizadores debido a la preocupación por la seguridad de los animales. Se instó a los dueños de mascotas en todo el suroeste a mantener a sus animales en su mayoría adentro.

Recibe las últimas noticias en tu celular

Envía la palabra “Noticias” al +50663763608 y recibe nuestro boletín informativo a través de Whatsapp

Últimas noticias