¿Por qué los estadounidenses parecen estar abocados a una revancha entre Biden y Trump en noviembre?

Washington, 27 feb (VOA) – En un año electoral plagado de incertidumbres, una cosa está clara: los estadounidenses ven como una revancha los comicios de noviembre entre el presidente estadounidense Joe Biden y su principal rival republicano, el expresidente estadounidense Donald Trump, pero incluso menos atractiva que la primera vez en 2020.

Una encuesta de Reuters/Ipsos de enero mostró que la mayoría de los estadounidenses no quieren que Biden ni Trump se presenten nuevamente y que están cansados de ver a los mismos candidatos en las elecciones presidenciales.

Trump está asediado por problemas legales, y tanto él como Biden son vistos como muy mayores, aunque las encuestas muestran que los estadounidenses se preocupan más por Biden, que tendrá 81 años el día de las elecciones, que por Trump, que tendrá 78.

Entonces, ¿por qué los estadounidenses se encuentran en esta situación?

La respuesta breve, según los analistas, es que tanto Biden como Trump quieren otro mandato y operan en un sistema político orientado a favorecer a los titulares.

Trump por cuatro años más

Un segundo mandato podría ser una reivindicación para Trump, quien desde que perdió ante Biden en 2020 ha impulsado afirmaciones infundadas de que las elecciones le fueron robadas, dijo Thomas Schwartz, historiador presidencial de la Universidad de Vanderbilt.

Los críticos de Trump lo acusan de postularse no por el bien del país sino para no ir a prisión, algo que él niega. Trump enfrenta 91 cargos criminales bajo cuatro acusaciones: por falsificar sus registros comerciales en Nueva York, retener documentos clasificados del gobierno federal en Florida y por intentar anular las elecciones de 2020 en dos casos separados en Washington y el estado de Georgia.

Estas acusaciones no han afectado sus cifras en las encuestas, dijo Clifford Young, presidente de Ipsos Public Affairs en Estados Unidos.

“Trump tiene una conexión muy fuerte con su base”, explicó Young a la Voz de América. “Es casi indestructible”.

Retomando las quejas que resuenan entre los republicanos MAGA (Make America Great Again, Hacer a Estados Unidos Grande Otra Vez), Trump dominó las primarias (los procesos de votación a nivel estatal en los que los votantes seleccionan al candidato de un partido que competirá en las elecciones generales) celebradas hasta ahora. Se espera que gane cómodamente el resto, aprovechando un sistema que amplifica las voces ideológicamente más fervientes del electorado.

Esto es particularmente cierto en estados con primarias “cerradas” donde los votantes deben registrarse en un partido antes de votar. La medida excluye a los votantes independientes y no afiliados, y los candidatos ganan adoptando las posiciones ideológicamente más extremas. “Hay un voto abrumador para Donald Trump entre los votantes de las primarias republicanas”, dijo Schwartz a la VOA.

Pero incluso las primarias “abiertas”, en las que los votantes registrados, independientemente de su afiliación política, pueden votar por cualquier candidato, reflejan sólo una pequeña proporción del electorado. En las elecciones estadounidenses desde 2000, la tasa de participación promedio en las elecciones primarias es del 27 % de los votantes registrados, en comparación con el 60,5 % en las elecciones generales.

Biden quiere cuatro años más

Como cualquier presidente estadounidense en ejercicio, Biden ve un segundo mandato como una reivindicación de sus logros, señaló Schwartz.

Biden obtuvo una serie de victorias legislativas, lideró la respuesta occidental a la invasión rusa de Ucrania y presidió una economía donde los temores de recesión han disminuido, el crecimiento y el aumento del empleo están superando las expectativas y la inflación se está enfriando.

“Es posible que Joe Biden se declare un presidente exitoso durante un solo mandato y se haga a un lado, que simplemente no quiera”, señaló Schwartz, citando a Harry Truman y Lyndon Johnson, quienes decidieron no postularse nuevamente en marzo de 1952 y 1968, respectivamente. “Y el partido no es lo suficientemente fuerte como para decirle que lo haga”.

Los demócratas ven a Biden como la mejor barricada contra su mayor temor: otra administración Trump, dijo Schwartz. Si Trump no hubiera estado en la carrera, añadió, habrían estado más dispuestos a desafiar a Biden.

“Lo que escucho es que vamos con Biden”, dijo la estratega demócrata Corryn Grace Freeman.

Esto a pesar de la frustración de los progresistas por la incapacidad del presidente de cancelar completamente la deuda de préstamos estudiantiles y su respuesta a la guerra entre Israel y Hamás, dijo a la VOA.

“Hay muchas personas que no pueden apoyar a este presidente, a quienes tampoco les agrada Donald Trump, que simplemente sienten que el Partido Demócrata nos falla constantemente”, dijo, y añadió que el apoyo de los afroestadounidenses y latinos “está empezando a disminuir debido a cómo este presidente ha aparecido”.

Los demócratas ahora están atrapados en una apuesta de riesgo extraordinariamente alta en la que un posible incidente de salud o relacionado con la edad podría desanimar aún más a los votantes, advirtió Schwartz. Pero a pesar de las débiles cifras de las encuestas y las preguntas sobre su edad, no existe un Plan B para los demócratas.

“No entró en la carrera ninguna alternativa viable”, dijo Elaine Kamarck, investigadora principal en Estudios de Gobernanza y directora del Centro para la Gestión Pública Efectiva de Brookings Institution. “No se puede superar algo con nada”, dijo a la VOA.

Esta noción se puso a prueba temprano, durante las primarias de New Hampshire en enero pasado, a las que Biden se saltó porque había prometido a los demócratas de Carolina del Sur que su estado albergaría la primera primaria.

El presidente no estaba en la boleta primaria de New Hampshire, pero la mayoría de los votantes allí escribieron en su nombre, logrando su abrumadora victoria sobre dos rivales improbables, el congresista de Minnesota Dean Phillips y la autora de autoayuda Marianne Williamson, que estaban en la boleta.

El sistema favorece a los prominentes

Biden y Trump, ambos esencialmente postulados como prominentes, tienen una enorme influencia sobre el aparato y los recursos de su partido. También se benefician de un sistema de primarias en el que un pequeño número de estados tienen una enorme influencia y las opciones de candidatos están fijadas mucho antes de las elecciones, incluso si se vuelven menos populares.

La última característica del sistema es el resultado no deseado de los esfuerzos por arreglar la primera, dijo Geoffrey Cowan, profesor de la Universidad del Sur de California.

Durante la Convención Nacional Demócrata de 1968, Cowan impulsó una reforma para garantizar que los votantes de los 50 estados estuvieran representados, reemplazando un sistema en el que menos de 20 estados celebraban elecciones primarias y los caucus y los candidatos presidenciales eran seleccionados en su mayoría por los líderes de los partidos durante su convención.

“Reuní esta comisión que decía que todos los delegados a la convención de 1972 tendrían que ser elegidos mediante un proceso abierto a la plena participación pública en el año programado de la elección”, dijo Cowan a la VOA.

Al ordenar que las primarias se llevaran a cabo el mismo año, la comisión no anticipó que las reglas estatales evolucionarían para asegurar temprano a los candidatos, incluso si las actitudes de los votantes hacia ellos cambian, explica.

La mayoría de los estados exigen ahora que los candidatos que quieran presentarse a las primarias de un partido se registren antes de la primera semana del año electoral. Los estados también se apresuran a celebrar sus primarias lo antes posible, un proceso conocido como frontloading.

Esto significa que para la tercera semana de febrero, sería difícil para un candidato lanzar una campaña contra Biden o Trump a pesar de que todavía faltan más de 250 días para las elecciones. Se han celebrado primarias en estados críticos como New Hampshire, Nevada y Carolina del Sur, y los plazos para la presentación de candidaturas han caducado en muchos otros.

Esto significa que, a menos que uno de ellos se retire y el partido se apresure a nominar un reemplazo durante la convención, los estadounidenses se quedarán atrapados con Trump, que será el candidato republicano al defender las quejas del movimiento MAGA, o con Biden, porque es visto como el único que puede vencer a Trump.

Recibe las últimas noticias en tu celular

Envía la palabra “Noticias” al +50663763608 y recibe nuestro boletín informativo a través de Whatsapp

Últimas noticias