Por primera vez para España, juez condena a reportera a prisión

Madrid, 12 jul (VOA) – El asesinato de una profesora recién titulada que fue secuestrada, violada y asesinada por un hombre que acababa de salir de la cárcel conmocionó a España.

Pero un caso legal contra una periodista que había cubierto la investigación y el juicio posteriores también ha conmocionado a la comunidad de medios.

Laura Luelmo, una profesora de 26 años que acababa de mudarse a El Campillo, fue asesinada en diciembre de 2018 en un pueblo del sur de España.

Su muerte provocó preguntas en el parlamento español sobre la liberación de asesinos convictos después de que se supo que el sospechoso, Bernardo Montoya, había cumplido 17 años tras las rejas por matar a golpes a una anciana.

En 2021, Montoya fue declarado culpable de asesinato, violación y secuestro y fue encarcelado de por vida. Negó haber actuado mal.la

Pero en el primer caso de este tipo en España, un tribunal dictó posteriormente una pena de dos años de prisión a un periodista acusado de revelar detalles de una investigación judicial que había sido objeto de una orden de secreto.

Los jueces del caso argumentaron que el periodista, que en ese momento trabajaba para el diario autonómico Huelva Información, informó detalles que no eran de interés público y habían violado el derecho a la intimidad de la fallecida.

‘No es bueno para la democracia’

La sentencia inquieta a Javier Ronchel, director de Huelva Información.

“Estamos muy preocupados porque este caso va en contra de los principios fundamentales de la Constitución española, que garantiza la libertad de expresión”, dijo a la VOA.

“Es muy peligroso para la profesión del periodismo. Los jueces están juzgando qué es noticia y qué no lo es. Esto es peligroso. Como periodistas y profesionales, tenemos esta capacidad de decidir qué es noticia”, dijo Ronchel.

Kathy Kiely, presidenta de Estudios de Prensa Libre de Lee Hills en la Escuela de Periodismo de Missouri en los EEUU, dijo a la VOA que este era un caso clásico de “matar al mensajero”.

“No necesitamos que España esté metiendo a un periodista en la cárcel. No es bueno para la democracia”, dijo en una entrevista telefónica.

“Realmente, lo que están haciendo es castigar a un periodista por informar un crimen terrible. La ira debería estar dirigida a la persona que cometió el crimen. Puedo entender a la familia, pero los jueces deberían ser mejores que eso”, dijo Kiely.

La VOA intentó ponerse en contacto con las autoridades judiciales de Huelva y el Ministerio de Justicia de España para comentar el caso, pero no recibió respuesta a sus correos electrónicos.

Los jueces que se ocupan de casos penales en España imponen regularmente órdenes de confidencialidad durante las investigaciones, pero a menudo se filtran aspectos del caso a los medios de comunicación. El derecho a la libertad de expresión está consagrado en la constitución española y puede ser utilizado por los medios de comunicación como defensa en caso de impugnación.

Derecho legal a la privacidad

En su fallo que se hizo público la semana pasada, el tribunal dijo que el periodista, que pidió el anonimato, había violado el derecho a la privacidad de Luelmo. Según la ley española, las víctimas aún tienen derecho a la privacidad incluso cuando fallecen.

El caso contra el periódico fue presentado por la familia de Luelmo como un caso civil y el fiscal en un raro proceso penal.

La familia de Luelmo y el fiscal argumentaron que el diario reportó detalles de lesiones y de la autopsia que no eran de interés público.

En la sentencia judicial, vista por la VOA, la familia y el fiscal se quejaron de seis aspectos de la denuncia.

Estos incluyeron informes sobre las versiones contradictorias que Montoya le dio a la policía sobre el crimen, detalles de las lesiones, informes de toxicología y una imagen de circuito cerrado de televisión de Luelmo antes de que fuera secuestrada.

Tres jueces dictaminaron que los reportajes “afectaron a la esfera personal de la fallecida y su familia, lo que provocó un perjuicio sin más interés legítimo que el de ofrecer exclusivas y primicias a costa de la ilegalidad”.

El fallo dijo que para que los medios de comunicación utilizaran la defensa de la libertad de expresión, debían justificar que la persona en cuestión era una figura pública y merecía la atención de los medios.

Como parte de la sentencia, la Audiencia de Huelva inhabilitó a la reportera para ejercer el periodismo durante dos años, la multó con 3.510 dólares y le ordenó pagar una indemnización de 32.910 dólares a los padres de Luelmo. Otro periodista de Huelva Información fue declarado no culpable.

La periodista de 41 años, que desde entonces dejó el periódico, dijo a la VOA que no quiere ser nombrada hasta que la corte de apelaciones se pronuncie sobre el caso.

Ella niega haber actuado mal y actualmente está libre pendiente de apelación.

Ella le dijo a VOA que no quería comentar sobre la sentencia, pero agregó por correo electrónico: “Tengo la conciencia muy tranquila porque solo he hecho mi trabajo, como siempre lo hice como periodista de la corte en mis 17 años de experiencia”.

En su correo electrónico agradeció a sus compañeros “el respeto y el apoyo que me han mostrado. Es conmovedor recibir tantas muestras de cariño”.

Su caso llamó la atención de la asociación de medios locales AMI y del organismo de control internacional Reporteros sin Fronteras, o RSF.

La AMI, que representa a 80 medios de comunicación españoles, calificó la sentencia como una “grave violación del derecho a la libertad”.

En las redes sociales, RSF publicó: “¡Grave! La Audiencia de Huelva condena a un periodista a dos años por revelar secretos en un sumario, algo bastante habitual en el periodismo judicial”. El organismo de control agregó que esperaba que la Corte Suprema de España revocara la decisión.

Recibe las últimas noticias en tu celular

Envía la palabra “Noticias” al +50663763608 y recibe nuestro boletín informativo a través de Whatsapp

Últimas noticias