Últimas noticias

Los Zullo, fabricantes del primer bandoneón argentino

Buenos Aires, 20 ene (CCTV) – El bandoneón nació en Alemania y a principios del siglo XX conquistó el continente americano, particularmente, Argentina y Uruguay. Se convirtió en un instrumento clave para el tango. Durante muchos años fueron importados, hasta que hace una década se fabricó el primer bandoneón hecho en Argentina.

Los amantes del Tango sostienen que no hay “Tango Río Platense” sin el sonido de este instrumento de viento, de lengüetas o peinetas libres a fuelle y un timbre único: el bandoneón.

Atravesó el Atlántico en el equipaje de marineros e inmigrantes.

“Todos venían de Alemania. En el año 39, cuando empezó la guerra, se dejó de construir, de fabricar. Ellos fabricaban en grandes series para todo el Río de la Plata, especialmente”, recordó un fabricante de bandoneones, quien se llama Ángel Zullo .

LEA:  Corte IDH: La protección de los periodistas es estratégica, no hay democracia sin libertad de expresión

La pasión de Ángel Zullo por este complejo instrumento es de larga data y así se propuso fabricarlo. En 2009, finalmente cumplió su sueño luego de recorrer un largo camino.

“Desarmé el bandoneón doble A, que eso lo tengo añares, confeccioné los planos y me dediqué a eso. Todo ese proceso me llevó alrededor de seis años y medio. Mandé a analizar las piezas metálicas que tienen interiormente, que son de zinc, los bandoneones doble A legítimos, tienen los peines que son de zinc pero es una aleación de zinc, y las voces que son de acero, lo más principal, que es el alma del instrumento”, explicó el artesano.

LEA:  Asociaciones de pacientes de la región refuerzan conocimientos en innovación con impacto social en salud

El Estado argentino certificó que, el suyo, es el primer bandoneón, íntegramente, argentino. Tiene 6.046 piezas. Zullo y su hijo Gabriel son verdaderos artesanos, realizan un trabajo de joyería, utilizan matrices, plantillas y una madera especial, estacionada, horneada para obtener el sonido perfecto.

El músico Horacio Romo sabe cómo apreciar un buen bandoneón, “abriendo, por ejemplo, hago las mismas notas, y cerrando son otras, o sea, que toqué las mismas notas abriendo, pero cuando cerré, para que suene lo mismo tuve que hacer otra cosa”, describió Romo.

Los Zullo fabrican bandoneones de gran calidad, muchos a pedido y otros más accesibles para estudiantes. La popularidad del 2 X 4 en el mundo le ha dado un lugar privilegiado a este instrumento.

LEA:  El “hartazgo o despertar” en las Democracias de América Latina

“El tango fue declarado patrimonio de la humanidad. También muchos extranjeros vienen curiosos por este instrumento, porque les llama la atención, porque en Europa no se ve mucho el bandoneón como instrumento. Si bien existe, pero no el auge que hay acá en Argentina”, expresó Gabriel Zullo.

La principal diferencia entre el acordeón y el bandoneón es que este último utiliza botones en lugar de teclas.

Algunos historiadores sostienen que originalmente, en Alemania, el bandoneón se utilizó como órgano portátil para tocar música religiosa, y de ahí surge, agregan, su sonido sacro y melancólico.

Recibe las últimas noticias en tu celular

Envía la palabra “Noticias” al +50663763608 y recibe nuestro boletín informativo a través de Whatsapp

Últimas noticias