La Armada de Estados Unidos analiza con prudencia la compra de su nueva flota

Redacción, 24 feb (elmundo.cr) – La Marina de los EE. UU. parece haber aprendido de sus costosos errores tras introducir demasiada tecnología nueva en los buques de guerra y acelerar su producción mientras se embarca en la construcción de nuevos destructores, que son la columna vertebral de la flota.

“Se están retrasando el diseño y la compra de sus destructores de próxima generación para garantizar que la nueva tecnología, como láseres potentes y misiles hipersónicos, esté madura antes de seguir adelante con la construcción.” expresaron los oficiales militares.

La Armada ha aprendido, “a veces a golpes”, que “cuando avanzamos demasiado rápido, cometemos grandes errores”, reconoció el almirante Michael Gilday, jefe de operaciones navales.

“Seamos prudentes. No nos dejemos llevar por lo primero que vemos”, agregó la última semana durante un evento que reunió a directivos de la industria de la defensa en San Diego.

De esta manera, Washington busca dar vuelta la página luego de los múltiples errores de construcción naval que han llevado a que, por ejemplo, varias naves de combate diseñadas especialmente para ser veloces deban ser retiradas.

Varios barcos de combate más nuevos diseñados para la velocidad se están retirando antes de tiempo después de verse acosados ​​​​por problemas. Un portaaviones de $13.3 mil millones experimentó costos adicionales por las nuevas catapultas que lanzaban aviones. Los trabajadores completaron la construcción de un destructor furtivo antes de que se desechara su avanzado sistema de armas, ya instalado.

Para el nuevo barco, la Marina está reduciendo el riesgo realizando más pruebas en tierra y tomando prestado el radar y el sistema de orientación de los últimos destructores que pronto se unirán a la flota, dijo el teniente comodoro. Javan Rasnake, portavoz del
subsecretario de la Armada para investigación, desarrollo y adquisición.

“También está trabajando con constructores y diseñadores de barcos para refinar el plano del barco, las estimaciones de costos y las previsiones de mano de obra y suministro”, dijo Rasnake.

Matt Caris, analista de defensa de Avascent, dijo que es importante que la Marina lo haga bien al equilibrar la mejor tecnología que sea confiable, asequible y alcanzable.

“La Marina está tratando de enhebrar la aguja con algunas capacidades potencialmente revolucionarias en el proceso evolutivo y de menor riesgo posible. Esta fue una lección aprendida por la larga lista de programas de adquisición vergonzosos de la Marina”, dijo.

A algunos les preocupa que la historia se repita.

Hay nuevos líderes de la Marina que supervisan muchos programas y “es fácil imaginarlos cometiendo errores similares nuevamente con un nuevo elenco de personajes”, dijo Loren Thompson del Lexington Institute, un grupo de expertos en seguridad.

La Armada está en medio de hacer malabarismos con sus prioridades, ya que busca no solo un nuevo destructor, sino también un nuevo submarino de ataque y un reemplazo para el avión de combate F/A-18 Super Hornet.

La Marina se encuentra en una situación difícil porque la administración Biden no está interesada en aumentar drásticamente el presupuesto militar, dijo Bryan Clark, analista de defensa del Instituto Hudson.

Una serie de veloces buques de guerra que abrazaban la costa encarnaron errores de construcción naval que la Marina está tratando de evitar. Los críticos dijeron que las primeras versiones tenían una armadura demasiado ligera para sobrevivir al combate. Una versión de la nave, conocida como nave de combate litoral, tenía problemas de propulsión. Algunos de los barcos se averiaron y tuvieron que ser remolcados. Se descartaron los planes para un sistema de detección de submarinos.

Combinados, los costos de los primeros barcos en ese programa, el furtivo destructor Zumwalt y el portaaviones de la clase Ford crecieron $6.8 mil millones en dólares actuales, según la Oficina de Presupuesto del Congreso.

Gilday, quien es el principal oficial de la Marina, dijo que la transición a los nuevos destructores probablemente comenzará en el “marco de tiempo de 2032”. Por ahora, los principales líderes de la Marina quieren mantener las líneas de producción actuales de destructores funcionando hasta que los diseños estén listos.

Charles Krugh, presidente del astillero, dijo que los constructores de barcos prefieren el enfoque de tomarse más tiempo para asegurarse de que la tecnología y el diseño sean correctos.

“Si obtenemos un barco completamente diseñado, obviamente nos hará mucho más productivos y eficientes”, dijo Krugh.

Recibe las últimas noticias en tu celular

Envía la palabra “Noticias” al +50663763608 y recibe nuestro boletín informativo a través de Whatsapp

Últimas noticias