Inclinar la balanza: conseguir que el sector privado favorezca una alimentación nutritiva, asequible y accesible

©FAO/Cristiano Minichiello
©FAO/Cristiano Minichiello

Roma, 18 abr (elmundo.cr) – Una alimentación inadecuada supone un mayor riesgo para la salud mundial que la contaminación del aire y el consumo de alcohol, drogas y tabaco combinados. Por eso el sector privado debe desempeñar un papel más importante para promover que la población consuma alimentos más nutritivos, según un nuevo documento normativo publicado hoy.

El documento del Panel Mundial sobre Agricultura y Sistemas Alimentarios para la Nutrición, elaborado en asociación con la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), sugiere formas en que los gobiernos pueden persuadir a sus socios de la industria alimentaria para que faciliten a los consumidores un mejor acceso a dietas más saludables.

Unos 815 millones de personas en el mundo padecen todavía subalimentación crónica, y existen otras formas de malnutrición que están en aumento, según las últimas estimaciones. Con los cambios en los hábitos alimentarios –sobre todo el abandono de los los alimentos tradicionales por otros con grasas, azúcares y ultraprocesados-, cada vez más personas -en especial en países de ingresos bajos a medios-, sufren carencias de minerales y vitaminas, sobrepeso y obesidad.

El documento: Mejorar las dietas en una era de transformación de los mercados alimentaros: desafíos y oportunidades para el compromiso entre los sectores público y privado, señala que las intervenciones del sector público por sí solas no serán suficientes para solucionar estos retos.

Por ello se hace un llamamiento para actuar, desarrollando medidas que propicien que las empresas “inclinen la balanza en sus actividades” a favor de productos frescos y otros más nutritivos, asequibles y accesibles para todos.

El Copresidente del Panel Mundial sobre Agricultura y Sistemas Alimentarios para la Nutrición, Sir John Beddington, señaló que: “si bien el objetivo del desarrollo económico puede conducir a dietas más saludables y variadas, también incrementa aún más el consumo de alimentos ultraprocesados no saludables”. Beddington subrayó que “producir alimentos más sanos no significa menos ganancias. Con la combinación correcta de regulaciones e incentivos, el sector privado puede beneficiarse de las dietas más saludables”.

El Director General de la FAO, José Graziano da Silva, indicó por su parte que: “lograr el Hambre Cero y erradicar la malnutrición es una responsabilidad pública, para lo cual cada uno debe llevar a cabo actuaciones concretas en los sistemas alimentarios. Los gobiernos deben esforzarse más por definir normas e incentivos claros para las empresas para conseguir una mejor nutrición para todos. La promoción de dietas saludables beneficia a todo el mundo”.

Un enfoque de asociación

El documento señala cómo existen oportunidades y beneficios para que los intereses públicos y privados se asocien para poder avanzar. Y para que esto suceda, es esencial un diálogo abierto para generar confianza.

Por lo tanto, es crucial que gobiernos, donantes, sector privado y las organizaciones internacionales vean una alimentación deficiente como una cuestión distributiva de enorme importancia que merece la misma atención que otras cuestiones, como los ingresos o el bienestar.

Con la carga sanitaria asociada a una mala alimentación afectando ya a una de cada tres personas en el mundo y la posibilidad de que sean una de cada dos en las próximas décadas, los responsables de las políticas y el sector privado no pueden permitirse el no hacer nada, concluye el documento.

Últimas noticias