HRW pidió a la ONU mayor firmeza contra el régimen de China

Redacción, 10 mar (elmundo.cr) — La directora ejecutiva en funciones de Human Rights Watch (HRW), Tirana Hassan, pidió este jueves a la ONU una denuncia clara de los abusos del régimen de China en la región de Xinjiang, donde reside la minoría uigur de confesión musulmana, y defendió que este asunto no se resolverá con negociaciones con Beijing, sino con investigaciones y rendición de cuentas.

Para HRW, es fundamental que Naciones Unidas continúe el trabajo en base al informe que el pasado año presentó la entonces alta comisionada para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, en el que se consideraba que China pudo cometer crímenes contra la humanidad contra los uigures y otras minorías étnicas musulmanas, al aplicar políticas que han implicado su detención arbitraria masiva y otros graves abusos en su contra.

“Las conversaciones con China no son una solución a la crisis en Xinjiang. La rendición de cuentas por los crímenes que han sido cometidos es la solución”, informó Hassan en una conferencia de prensa en la sede de Naciones Unidas.

Tras dejar el cargo, Bachelet admitió que había recibido fuertes presiones políticas para no publicar el informe, que organizaciones como HRW llevaban mucho tiempo demandando.

Hassan pidió a la comunidad internacional presión para conseguir poner en marcha una comisión de investigación sobre Xinjiang y, mientras tanto, reclamó a la ONU que siga documentando los abusos.

En ese sentido, se mostró contraria a mantener negociaciones discretas con China -que según dijo sería la vía favorecida por Beijing- y apostó por que el asunto sea abordado abiertamente en el Consejo de Derechos Humanos y denunciado con claridad por el secretario general de la ONU, António Guterres, y otros altos cargos.

“Ningún país, independientemente de lo poderoso que sea, como China, debe tener carta libre”, insistió.

La investigación publicada el año pasado por la ONU confirmó que la legislación antiterrorista china provocó la “privación de la libertad a gran escala” de minorías musulmanas al menos entre 2017 y 2019 y dio credibilidad a las denuncias de torturas.

Diversas pesquisas indican que hasta un millón de miembros de esas minorías estuvieron confinados en esos recintos por distintos periodos, según Beijing para “desradicalizarlos”.

Las conclusiones del grupo de expertos independientes designados por la ONU siguen a una serie de audiencias celebradas en Ginebra el mes pasado, en las que grupos de defensa de los derechos plantearon una serie de temas, entre ellos las políticas por el COVID-19 de Pekín, el trato a los defensores de los derechos humanos y su minoría musulmana.

El Comité de la ONU, compuesto por 18 personas y encargado de supervisar el cumplimiento del Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, expresó su preocupación por los “numerosos indicios de medidas coercitivas, incluidos los trabajos forzados”, frente las minorías étnicas, entre ellas los uigures.

(Con información de EFE)

Recibe las últimas noticias en tu celular

Envía la palabra “Noticias” al +50663763608 y recibe nuestro boletín informativo a través de Whatsapp

Últimas noticias