El socialdemócrata Steinmeier, futuro presidente federal de Alemania

frank-walter-steinmeier-alemania

Berlín, 14 nov (dpa) – El ministro alemán de Exteriores, el socialdemócrata Frank-Walter Steinmeier, se convertirá previsiblemente en el nuevo presidente de Alemania en febrero, después de que los conservadores cedieran finalmente y acabaran dando luz verde a la propuesta del vicecanciller Sigmar Gabriel.

En tiempos de crisis, Alemania contará con un político experimentado a nivel internacional al frente de la jefatura de Estado y con una de las voces más críticas del país con el futuro presidente de Estados Unidos, Donald Trump, a quien no dudó en calificar de “predicador del odio”.

Un hombre, que se formó al lado del ex canciller socialdemócrata Gerhard Schröder, que ha sido el jefe de la diplomacia alemana en las dos grandes coaliciones de Merkel con el Partido Socialdemócrata (SPD) y que se alza como el político mejor valorado por los alemanes, por delante de Merkel, de acuerdo con los sondeos.

No fue una decisión fácil. Sin embargo, tras semanas de debate en torno al candidato idóneo a suceder a Joachim Gauck en el cargo, después de que éste anunciara en junio su decisión de no presentarse a un nuevo mandato por motivos de edad, la canciller Angela Merkel y el líder de la Unión Cristianosocial (CSU), Horst Seehofer, acabaron cediendo y dando su visto bueno al político de 60 años.

“Es una decisión de sentido común”, aseguró Merkel en la conferencia telefónica realizada hoy con la cúpula de su partido, la Unión Cristianodemócrata (CDU), según informaciones a las que tuvo acceso dpa.

“Es una señal de estabilidad”, comentó posteriormente la mandataria alemana. Es una señal importante, especialmente en tiempos de tensiones e inestabilidad en todo el mundo, agregó. Steinmeier es “un hombre del centro político”, muy apreciado entre la sociedad alemana, pero también en el extranjero, apuntó.

Pero no todo el mundo comparte esta opinión dentro de la CDU. Mientras unos declararon estar “sin palabras” por el hecho de que los conservadores no encontraran un candidato idóneo entre sus filas, el ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schäuble, calificó la decisión de “derrota” para la Unión (CDU/CSU), según publicó el diario alemán “Rheinische Post” en base a fuentes cercanas a Merkel.

Para el presidente del SPD, Sigmar Gabriel, la designación del político más popular del país para el puesto se trata de una señal importante en tiempos difíciles. En su opinión es necesario contar al frente de la jefatura de Estado con una persona con “una gran reputación” y que cuente con la confianza de los ciudadanos para poder hacer frente a los grandes retos actuales.

Para los conservadores bávaros se trató de una situación en la que no había otra alternativa. “Es un buen candidato. Está bien preparado, tanto a nivel profesional como humano”, aseguró Seehofer, que lamentó que la Unión, “a pesar de los grandes esfuerzos realizados”, no lograra encontrar ningún candidato propio.

Ante el miedo de que acabara saliendo un político de Los Verdes, después de que desde la CDU hubieran indicado que se podían imaginar al primer ministro de Baden-Wurttemberg, Winfried Kretschmann, como presidente, la CSU acabó dando su apoyo a la propuesta personal presentada por Gabriel hace unas semanas.

Asimismo, el líder bávaro recordó que aunque la Unión es la agrupación más fuerte dentro de la Asamblea Federal, encargada de elegir al presidente de Alemania, no cuenta con mayoría, lo que empujó al Gobierno de coalición a intentar buscar un candidato de consenso para una votación que se celebrará siete meses antes de las elecciones generales de Alemania.

De esta manera, en la votación del próximo 12 de febrero Steinmeier obtendrá la mayoría de los votos necesarios para salir elegido en primera vuelta, a pesar de las voces críticas dentro de la Unión, ya que la CDU, CSU y SPD cuentan al menos con 928 de los 631 votos necesarios.

El presidente federal de Alemania no es elegido directamente, sino que lo hace la llamada Asamblea Federal, que sólo se reúne para este fin. A ella pertenecen los 630 diputados del Parlamento alemán e igual número de representantes de los 16 estados federados.

La Constitución alemana otorga muy poco poder político al presidente federal. Sin embargo, como jefe de Estado representa al país dentro y fuera, puede orientar con sus discursos y puede ser un elemento integrador en tiempos de ruptura política. Grandes hombres como el liberal Theodor Heuss (1949-1959) o el cristianodemócrata Richard von Weizsäcker (1984-1994) marcaron la historia de Alemania.

Recibe las últimas noticias en tu celular

Envía la palabra “Noticias” al +50663763608 y recibe nuestro boletín informativo a través de Whatsapp

Últimas noticias