EEUU renueva embajada en La Habana tras años de abandono

La Habana, 11 jun (elmundo.cr) – Cuando la embajada de Estados Unidos en La Habana reabrió en mayo pasado a los cubanos que buscaban visas después de una pausa de casi cinco años, el otrora orgulloso edificio de la década de 1950 estaba en ruinas.

El huracán Irma dañó las ventanas inferiores, un puesto de guardia y el revestimiento de granito. Incluso la posición espectacular del embajador, un balcón con vista al Golfo de México, se consideró insegura.

Un proyecto de renovación de $28 millones ahora en marcha es una inversión poco conocida pero crítica en la diplomacia estadounidense en la isla, que también ha incluido un aumento en el personal consular y programas para “promover los derechos humanos” y los negocios privados en el país comunista.

“Lo importante que hay que darse cuenta de la diplomacia es que no es solo política, es logística”, dijo Benjamin Ziff, el principal diplomático estadounidense en Cuba. “Necesitas tener una presencia. Necesitas tener gente. Necesitas tener un edificio”.

Pero el proyecto también subraya la todavía inestable relación entre Cuba y EEUU, que estalló nuevamente a principios de esta semana con un informe de los medios estadounidenses de que China había llegado a un acuerdo secreto con Cuba para establecer una base de espionaje en la isla dirigida a Estados Unidos.

Los funcionarios estadounidenses inmediatamente pusieron en duda el informe, y Cuba lo negó rotundamente el jueves. Pero el gobierno cubano también aprovechó la oportunidad para acusar a Estados Unidos de estar detrás de una invención destinada a justificar el embargo económico impuesto por Washington a la isla desde hace décadas.

El trabajo de la embajada, que comenzó en mayo de 2022 y probablemente se retrasará seis meses, hasta marzo o abril de 2024, según la fuente del Departamento de Estado, ha tropezado en medio de tensiones y falta de confianza entre los dos países.

“El gobierno de Cuba tardó inicialmente en emitir visas para trabajadores y técnicos estadounidenses”, dijo Ziff

El personal de la cuadrilla de trabajo de aproximadamente 12, incluidos cinco cubanos que deben estar acompañados en todo momento por contratistas estadounidenses con autorizaciones especiales de seguridad, ha fluctuado con esos obstáculos burocráticos, dijo la fuente del departamento de estado, lo que provocó retrasos impredecibles en la construcción.

Si un contratista rompía una hoja de sierra, por ejemplo, el trabajo a veces se detenía, dijo Ziff.

“Tendrían que regresar a Estados Unidos para conseguir otra hoja de sierra y luego solicitar una nueva visa que podría demorar dos meses”, dijo.

Otros desafíos, incluido el combustible cubano con alto contenido de azufre que causó estragos en la maquinaria importada de los EEUU, y la escasez local de suministros como cemento y barras de refuerzo, inicialmente estancaron el progreso.

Algunos de esos problemas se han resuelto, expresó Ziff. El gobierno cubano ha simplificado el proceso de visa para trabajadores. El Departamento de Estado importó acero inoxidable de alta calidad para las cercas y granito de una cantera de Vermont para la nueva fachada del edificio.

Pero han surgido nuevos obstáculos. Los llamados contenedores “seguros” para transportar materiales de construcción sensibles, sellados con privilegio diplomático, ahora enfrentan demoras burocráticas, según Ziff y fuentes del Departamento de Estado.

“Se entiende que es bueno para la relación bilateral tener una embajada segura y protegida”, aseguró Ziff. “Sin embargo, tratar de traer materiales… sigue siendo un problema”.

El gobierno cubano no respondió a una solicitud de comentarios sobre esta historia.

Cuba ha insistido en la importancia de una embajada estadounidense en funcionamiento y un sólido programa de visas, acordado en acuerdos migratorios entre los dos países, como un paso necesario para detener el éxodo récord de cubanos a través de rutas irregulares hacia el norte de los Estados Unidos.

“Es una de las embajadas más importantes de nuestro país, y muchos cubanos la visitamos cuando queremos viajar”, ​​dijo Alexander García, un trabajador de 22 años en una cafetería frente a la embajada.

“Quiero que esté en plena forma cuando sea mi turno de ir”, dijo, sonriendo.

Recibe las últimas noticias en tu celular

Envía la palabra “Noticias” al +50663763608 y recibe nuestro boletín informativo a través de Whatsapp

Últimas noticias