Dominica, cada vez más cerca de la independencia energética gracias a las renovables

Tubería de energía geotérmica de Dominica, Valle de Roseau. PNUD/ Zaimis Olmos

Santo Domingo, 5 may (ONUNoticias) – Un pequeño pero creciente número de países va camino de producir toda su electricidad a partir de fuentes renovables. Dominica, en el Caribe oriental, planea unirse a estos pioneros y convertirse en el primer pequeño Estado Insular en desarrollo (PEID) que deje de utilizar combustibles fósiles para la generación de energía.

La mayoría de este tipo de Estados dependen de la importación de combustibles fósiles para la generación de electricidad y el transporte, lo que crea una gran presión sobre sus recursos y pone en peligro su seguridad energética al exponerlos a los caprichos de los mercados internacionales de combustibles.

Dominica, sin embargo, tiene una poderosa fuente de energía limpia al acecho bajo el valle de Roseau, un popular destino turístico a poca distancia de la capital, Roseau, que es limpia, completamente renovable y podría proporcionar tanta energía que el gobierno podría incluso vender el exceso de electricidad a las islas vecinas.

Se llama energía geotérmica, y es una perspectiva emocionante para el país. La geotermia no tiene los problemas de intermitencia de la eólica y la solar, es decir, proporciona energía estable día y noche, y no ocupa superficie, por lo que el valle de Roseau se mantiene en su estado prístino.

Un proyecto de alta presión

Las tuberías se perforan a gran profundidad hasta llegar a un depósito geotérmico, una acumulación de agua calentada por el calor subterráneo de la Tierra a unos 250° Celsius.

Debido a que Dominica se encuentra sobre una cresta volcánica, este calor está relativamente cerca de la superficie. Cuando las tuberías llegan al depósito, la alta presión lo impulsa hacia la superficie, donde se convierte en vapor para impulsar turbinas que producen electricidad.

“Hemos encontrado un excelente reservorio geotérmico en Roseau Valley, a unos mil metros de profundidad”, dijo Fred John, director de la Corporación de Desarrollo Geotérmico de Dominica, de propiedad gubernamental. “Hemos construido dos pozos, uno para sacar agua caliente y otro para devolverla al depósito, por lo que es un sistema de circuito cerrado. Hemos elegido la tecnología más respetuosa con el medio ambiente y la mejor de su clase”.

El Gobierno de Dominica ha estado convencido durante décadas de que la geotermia podría transformar los medios de vida, reduciendo drásticamente el costo de la electricidad en un país que actualmente depende principalmente del costoso diésel importado como fuente de energía y se complementa con energía hidroeléctrica y una pequeña cantidad de energía eólica y solar.

Energía comercialmente factible

“Dominica ha estado buscando esta fuente de energía ya en 1969”, dice Vince Henderson, ministro de Asuntos Exteriores, Negocios Internacionales, Comercio y Energía. “Los estudios realizados con la asistencia de la ONU determinaron que tenemos el potencial para proporcionar energía a la isla. Hemos tenido la ambición de hacer realidad ese potencial desde 1974, cuando creamos la Corporación de Desarrollo Geotérmico”.

Al Gobierno le llevó casi cuatro décadas conseguir la financiación necesaria para perforar pozos de prueba, lo que confirmó que la energía geotérmica sería comercialmente viable, lo que les permitiría venderla a las vecinas Martinica y Guadalupe.

“El desarrollo de la energía geotérmica es muy costoso, especialmente para los Estados insulares remotos. Tuvimos suerte porque recibimos una combinación de donaciones y préstamos en condiciones favorables para llegar a donde estamos”, dijo Henderson, señalando el financiamiento que proviene de una variedad de fuentes, incluido el Banco de Desarrollo del Caribe, el Banco Americano de Desarrollo y el Banco Mundial, así como los gobiernos de Nueva Zelanda, Reino Unido y Estados Unidos.

“Sin embargo”, añadió, “si la comunidad internacional habla en serio, tiene que haber alguna inversión inicial en forma de subvenciones”.

El Gobierno de Dominica confía en que la energía geotérmica de la planta podría alimentar a la isla en los próximos dos años, un poco de tiempo de espera dadas las décadas de lucha para hacer despegar el proyecto.

“Creo que esto le da al país una oportunidad real de transformarse económicamente”, dijo John. “El primer paso será una electricidad más barata para todos, lo que supondrá una gran diferencia. Pero luego pasamos a venderlo, generando ingresos para Dominica y permitiendo que toda la economía de la isla crezca”.

Recibe las últimas noticias en tu celular

Envía la palabra “Noticias” al +50663763608 y recibe nuestro boletín informativo a través de Whatsapp

Últimas noticias