Desesperados y desconcertados, migrantes atrapados en las puertas de EEUU cuando termina el Título 42

Texas, 12 may (elmundo.cr) – Cientos de migrantes de todo el mundo que buscaban una vida mejor en Estados Unidos se han visto atrapados en condiciones miserables cerca de la frontera con México, tentadoramente cerca de su destino y desesperados.

En vísperas de la expiración del Título 42, la disposición de la era COVID que impide que la mayoría de los solicitantes de asilo busquen entrada legal a los Estados Unidos, cientos de migrantes han acampado en la frontera entre Tijuana, México y San Diego.

“Estamos muy cansados ​​y hambrientos y he estado aquí durante seis días”, dijo Pham Thanh, de 28 años, de Vietnam, hablando a través de los bolardos de una barrera fronteriza de 30 pies (10 metros).

“Presidente Biden, le pido que nos salve, por favor”, dijo.

La confusión reina entre los migrantes: aunque la expiración del Título 42 una vez podría haber ofrecido una mejor oportunidad para el asilo, las nuevas reglas que toman su lugar negaron el asilo a casi todos los migrantes que cruzan ilegalmente, obligándolos a decidir si tienen una mejor oportunidad en la vida. en los EEUU cruzando ahora o más tarde.

Los 400 inmigrantes estimados provienen de todo el mundo. Reuters habló con personas de Vietnam, Afganistán y Colombia el jueves. Están acampados en territorio estadounidense en una franja de tierra entre dos imponentes muros fronterizos.

El muro sur marca la frontera oficial entre Estados Unidos y México y es relativamente fácil de atravesar. Hay algunos huecos o lugares donde es fácil subir. El segundo muro norte, de 30 pies (10 metros) de alto en muchos lugares, los encierra. A muchos les gustaría ingresar a los Estados Unidos y entregarse para buscar asilo.

Los agentes de la Patrulla Fronteriza los han organizado en grupos, dando prioridad a los que llegaron primero y a las mujeres que viajan con niños, según testigos de Reuters. Cada uno recibe una muñequera codificada por colores, una especie de sello de tiempo para marcar su lugar en la fila.

Ocasionalmente, el grupo de mayor prioridad se retira para su procesamiento. Los agentes toman fotografías de sus rostros y pasaportes.

“No estaba tan bien informado. Pensé que viniendo aquí, pidiendo ayuda al país, seríamos recibidos con los brazos abiertos. No pensé que nos quedaríamos aquí por una semana, con frío, lluvia y muy poca comida”, dijo Luisa Fernanda Herrera Sierra, de 22 años, de Colombia.

En el lado norte de la segunda pared, agentes de la Patrulla Fronteriza con cascos se deslizan en vehículos todo terreno de cuatro ruedas. Cuando están presentes, los grupos de ayuda retroceden. Pero cuando se van, los trabajadores humanitarios distribuyen alimentos y agua a través de los bolardos en la pared, nuevamente dando prioridad a las mujeres con niños.

Más allá de la comida y el agua, otro salvavidas que brindan los voluntarios es la carga de teléfonos celulares, para que los migrantes puedan comunicarse con sus seres queridos en sus países de origen.

Hashmutallah Habibi, de 26 años, de Afganistán, dijo que partió hacia Estados Unidos porque “no podemos sentarnos en casa y esperar que sucedan cosas buenas en nuestro país”.

Pero nunca esperó quedarse atrapado al pie de un barranco polvoriento, sin ducha ni ropa limpia durante seis días, con una hermana enferma.

“Solo espero y rezo para que hoy nos acojan porque si no nos acogen, entonces mi futuro y el futuro de mi familia es oscuro porque escapamos de un lugar oscuro”, dijo Habibi.

Muchos de los migrantes saben que tienen un camino difícil por delante, ya que muchos, si no la mayoría o todos, no han solicitado asilo en otro país antes de llegar aquí.

Fabián Camilo Hernández, de 26 años, de Colombia, que viaja con su esposa y su bebé de 22 meses, dijo que no habría emprendido el viaje si hubiera sabido lo que le esperaba.

Recibe las últimas noticias en tu celular

Envía la palabra “Noticias” al +50663763608 y recibe nuestro boletín informativo a través de Whatsapp

Últimas noticias

Te puede interesar...