Últimas noticias

Comienzan a conocerse condiciones de los rehenes israelíes en Gaza

Jerusalén, 27 nov (VOA) – Sillas de plástico como camas. Comidas de pan y arroz. Horas de espera para ir al baño. A medida que los rehenes regresan a Israel después de siete semanas de cautiverio de Hamás, la información sobre las condiciones de su confinamiento ha comenzado a filtrarse.

Los 58 rehenes liberados bajo el alto el fuego en los últimos tres días han permanecido en gran medida fuera de la vista del público, y la mayoría todavía se encuentra en hospitales de todo el país.

Casi dos meses después de que militantes de Hamás los llevaron hasta Gaza durante un sangriento ataque transfronterizo contra Israel que también mató a 1.200 personas, la mayoría de los rehenes liberados parecen estar en condiciones físicas estables.

La información sobre las condiciones de su cautiverio ha sido estrictamente controlada, pero los familiares de los rehenes liberados han comenzado a compartir detalles sobre las experiencias de sus seres queridos.

Merav Raviv, cuyos tres familiares fueron liberados por Hamás el viernes, dijo que habían sido alimentados de forma irregular y que habían comido principalmente arroz y pan. Dijo que su prima y su tía, Keren y Ruth Munder, habían perdido alrededor de siete kilos cada una en sólo 50 días.

Su sobrino, Ohad Munder-Zichri, de 9 años, también parecía delgado.

Raviv dijo que había oído de sus familiares liberados que habían dormido en filas de sillas juntas en una habitación que parecía un área de recepción. Dijeron que a veces tenían que esperar horas antes de ir al baño.

Adva Adar, nieta de la rehén liberada Yaffa Adar, de 85 años, dijo que su abuela también había perdido peso.

“Contó los días de su cautiverio”, dijo Adar. “Regresó y dijo: ‘Sé que he estado allí durante 50 días’”.

LEA:  No me voten Argentina: principales líderes se retiran de campaña presidencial

Adar dijo que su abuela fue llevada cautiva convencida de que los miembros de su familia estaban muertos, solo para descubrir la noticia de que habían sobrevivido. Aun así, su liberación fue agridulce: también descubrió que su casa había sido devastada por los militantes.

“Para una mujer de 85 años, normalmente tiene la casa donde crió a sus hijos, sus recuerdos, sus álbumes de fotos, su ropa”, dijo Adar. “Ella no tiene nada y en su vejez necesita empezar de nuevo. Mencionó que es difícil para ella”.

En los 50 días transcurridos desde que los rehenes fueron tomados cautivos, Israel ha devastado la Franja de Gaza con una ofensiva terrestre y aérea que ha matado a más de 14.000 palestinos, según el Ministerio de Salud en el territorio gobernado por Hamás.

Bajo el actual alto el fuego de cuatro días, Hamás acordó liberar a un total de 50 rehenes israelíes a cambio de que Israel libere a 150 prisioneros de seguridad palestinos y aumente la ayuda al enclave golpeado.

También han sido liberados 18 ciudadanos extranjeros, en su mayoría tailandeses.

Once rehenes más serán liberados este lunes, último día del alto el fuego, lo que dejaría cerca de 180 rehenes en la Franja de Gaza. Las autoridades israelíes han dicho que están dispuestas a ampliar la tregua un día por cada 10 rehenes liberados por Hamás.

La imagen más completa hasta ahora de la vida bajo el cautiverio de Hamás fue evocada por Yocheved Lipschitz, de 85 años, un rehén que fue liberado antes del actual alto el fuego. Tras su liberación, Lipschitz dijo que la habían retenido en túneles que se extendían bajo Gaza “como una telaraña”. Dijo que sus captores “nos dijeron que son personas que creen en el Corán y que no nos harían daño”.

LEA:  Argentina: Corte de apelaciones declara inconstitucional reforma laboral de Milei

Lipshitz dijo que los cautivos fueron tratados bien y recibieron atención médica, incluidos medicamentos.

Los guardias mantuvieron las condiciones limpias, dijo. A los rehenes se les daba una comida al día a base de queso, pepino y pita, dijo, y añadió que sus captores comían lo mismo.

Hubo indicios iniciales de que los rehenes recientemente liberados también habían permanecido bajo tierra. Eyal Nouri, sobrino de Adina Moshe, de 72 años, que fue liberada el viernes, dijo que su tía “tuvo que adaptarse a la luz del sol” porque había estado en la oscuridad durante semanas.

“Estaba en completa oscuridad”, dijo Nouri. “Caminaba con los ojos bajos porque estaba en un túnel. No estaba acostumbrada a la luz del día. Y durante su cautiverio, estuvo desconectada… de todo el mundo exterior”.

Nouri dijo que Moshe no supo que iba a ser liberada hasta el último momento.

“Hasta que vio a la Cruz Roja”, dijo. “Este es el momento en el que se dio cuenta de que estas horribles siete semanas habían terminado”.

Se enteró de que su marido había sido asesinado por los militantes y que la familia de su hijo había sobrevivido milagrosamente.

Los médicos han advertido sobre el elevado costo psicológico del cautiverio. Israel ha puesto a disposición de quienes han sido liberados asesoramiento y otro tipo de apoyo.

Pero la mayoría de los rehenes liberados parecían estar en buenas condiciones físicas, capaces de caminar y hablar con normalidad.

Pero al menos dos necesitaron atención médica más seria. Una rehén liberada el domingo, Alma Abraham, de 84 años, fue trasladada de urgencia al Centro Médico Soroka de Israel en la ciudad sureña de Beersheba en una condición potencialmente mortal.

LEA:  Exportaciones de armas alemanas a Israel aumentan casi diez veces

El director del hospital dijo que tenía una condición preexistente que no había sido tratada adecuadamente en cautiverio. Otra joven rehén estaba con muletas en un video que Hamás publicó el sábado. La niña hizo una mueca a sus captores mientras subía a un vehículo de la Cruz Roja que la sacaba del enclave sitiado.

Yair Rotem, cuya sobrina de 12 años, Hila Rotem-Shoshani, fue liberada el domingo, dijo que tenía que seguir recordándole que no necesitaba susurrar.

“Siempre les decían que susurraran y se quedaran callados, así que sigo diciéndole que ahora puede alzar la voz”, dijo Rotem. Añadió que Hila, que cumple 13 años este lunes, durmió bien durante su primera noche de regreso a Israel y tiene apetito.

Ohad Munder estuvo rodeado de amigos poco después de su liberación, mientras celebraban su noveno cumpleaños con un mes de retraso, con helado y pizza en una sala de hospital.

Un amigo suyo, Eitan Vilchik, dijo al Canal 13 de Israel que su amigo era “emocionalmente fuerte” y ya podía responder a sus preguntas sobre lo que comía y lo que le sucedió mientras estaba en cautiverio. Pero los amigos de Ohad se negaron a compartir detalles, diciendo que querían respetar su privacidad.

Vilchik dijo que los maestros cancelaron los requisitos de tareas de Munder, pero sus amigos lo ayudarán a recuperar las materias que perdió en la escuela.

Dijo que Ohad todavía era capaz de resolver un cubo de Rubik en menos de un minuto.

Recibe las últimas noticias en tu celular

Envía la palabra “Noticias” al +50663763608 y recibe nuestro boletín informativo a través de Whatsapp

Últimas noticias