CIDH urge al Estado de Guatemala a respetar el resultado de las elecciones generales

Washington, 04 oct (elmundo.cr) – La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) urge al Estado de Guatemala a respetar el resultado de las elecciones generales y acatar las acciones del Ministerio Público (MP) que ponen en riesgo el orden constitucional y la independencia de los poderes públicos.

Según recordaron “el 29 de septiembre, el MP a través de la Fiscalía Especial contra la Corrupción (FECI) realizó un nuevo allanamiento a la sede del Tribunal Supremo Electoral (TSE) que resultó en la sustracción de más de 125.000 documentos y actas originales de las elecciones generales. Según informó el MP, las diligencias se habrían desarrollado con fundamento en la ley, en la Constitución Política, y en cumplimiento a la orden de un juez como parte de un caso bajo reserva”.

“El TSE señaló que el allanamiento forma parte de una “serie de acciones intimidatorias, destinadas a socavar la integridad de la democracia y poner en duda los resultados electorales ya oficializados”. Entre ellas, la solicitud de retiro de inmunidad realizada por el Ministerio Público en contra de las personas magistradas, titulares y suplentes del TSE por la alegada comisión de los delitos de fraude, incumplimiento de deberes y abuso de autoridad, así como la amenaza de ejercer otras acciones penales contra personas funcionarias de esta institución”, destacaron.

De acuerdo con la Misión de Observación Electoral de la OEA (MOE/OEA), el allanamiento realizado a la sede del Tribunal Supremo Electoral, que constituye la quinta diligencia realizada después de las elecciones, fue “llevada a cabo sin la debida motivación, atacando las funciones, independencia y autonomía del órgano electoral”. Agrega que el permanente asedio sin fundamentos ni motivación clara del MP “constituye una persecución política similar a las que se llevan a cabo en regímenes autoritarios.” Asimismo, señaló que “la actuación del Ministerio Público es una violación intolerable a la constitución de Guatemala (…)” y que “está alterando el orden constitucional”; y que no existen elementos que pongan en duda los resultados electorales.

La Comisión advierte “un conjunto de situaciones que ejemplifican el deterioro progresivo de la institucionalidad democrática, el Estado de derecho y la situación de los derechos humanos en Guatemala. Entre ellas, las continuas injerencias en el proceso electoral, mediante la interpretación de normativas y prácticas que impidieron la participación efectiva de personas y partidos políticos, la suspensión del anuncio de los resultados de la primera vuelta por más de dos semanas, el intento de suspender la inscripción como persona jurídica del Movimiento Semilla para impedir a sus integrantes la adjudicación de cargos públicos y el allanamiento a su sede. Además, la orden de detención contra una funcionaria del Registro de Ciudadanos del TSE, los allanamientos y las amenazas a magistradas y magistrados de dicha institución, y las solicitudes de antejuicio tramitadas en su contra; así como las amenazas contra la vida e integridad de Bernardo Arévalo de León y Karin Herrera Aguilar, binomio presidencial del Movimiento Semilla, que resultaron en el otorgamiento de medidas cautelares por parte de la CIDH”.

“Mediante la inclusión de Guatemala en el capítulo IV de sus informes anuales de 2021 y 2022, reservado a Estados que por su grave situación de derechos humanos ameritan un informe especial, la CIDH alertó a la comunidad internacional sobre la falta de independencia del Ministerio Público, la intensificación de la persecución judicial, la criminalización y el abuso del procedimiento de antejuicio con la finalidad de amedrentar y retirar del cargo a personas operadoras de justicia encargadas de investigar y juzgar casos vinculados con el conflicto armado interno y con hechos de corrupción de alto impacto, con el fin de favorecer a estructuras y grupos de poder interesados en asegurar la impunidad”, agregan.

“La CIDH y su Relatoría Especial para la Libertad de Expresión también advirtieron sobre un continuo deterioro de las garantías para ejercer la libertad de expresión y la libertad de prensa en Guatemala. En particular, debido a la intensificación de la criminalización, el hostigamiento y las campañas de acoso en redes sociales en contra de periodistas que investigan asuntos de interés público, y de personas que cumplen un rol relevante de escrutinio del poder público y que contribuyen a la transparencia, el control ciudadano del funcionamiento del Estado y la rendición de cuentas”, mencionaron.

La Comisión recuerda que la Carta Democrática Interamericana reconoce que “son elementos esenciales de la democracia representativa, entre otros, el respeto a los derechos humanos y las libertades fundamentales; el acceso al poder y su ejercicio con sujeción al estado de derecho; la celebración de elecciones periódicas, libres, justas y basadas en el sufragio universal y secreto como expresión de la soberanía del pueblo; el régimen plural de partidos y organizaciones políticas; y la separación e independencia de los poderes públicos”.

En su respuesta al presente comunicado de prensa, el Estado de Guatemala reiteró que el Ministerio Público es el órgano autónomo y encargado de ejercer la persecución penal, “ente técnico y apolítico, cuyas diligencias en el caso concreto se han realizado en el marco legal correspondiente y con el fin de esclarecer la verdad ante la posible comisión de un delito y defensa de los derechos de los denunciantes, así como de la ciudadanía”. Asimismo, señaló que a través de la FECI en cumplimiento de la ley realizó diligencia de allanamiento en las oficinas centrales del TSE y que la investigación penal en curso de ninguna manera pretende alterar los resultados de las elecciones generales en Guatemala. Reiteró que el proceso de antejuicio es una prerrogativa diseñada “para velar por las garantías del cargo y cuando aplica, la independencia judicial”. El Estado indicó que todas las resoluciones judiciales emitidas en el caso han sido debidamente fundamentadas y dictadas por la judicatura correspondiente. Finalmente, el Estado indicó que este tipo de comunicados pueden poner en riesgo “las resultas e independencia de las investigaciones que se encuentran en curso”.

La Democracia y el Estado de Derecho “son condiciones necesarias para lograr la vigencia y el respeto de los derechos humanos. En ese entendido, la CIDH urge al Estado de Guatemala a respetar y garantizar el resultado de las elecciones celebradas de manera libre y justa, y a cesar de inmediato las acciones injerencistas del Ministerio Público que atentan contra el orden democrático y la voluntad soberana de la población; y de esta forma cumplir con las obligaciones internacionales que emanan de la Convención Americana sobre Derechos Humanos y la Carta Democrática Interamericana”, afirmaron.

La CIDH es un órgano principal y autónomo de la Organización de los Estados Americanos (OEA), cuyo mandato surge de la Carta de la OEA y de la Convención Americana sobre Derechos Humanos. La Comisión Interamericana tiene el mandato de promover la observancia de los derechos humanos en la región y actuar como órgano consultivo de la OEA en la materia. La CIDH está integrada por siete miembros independientes que son elegidos por la Asamblea General de la OEA a título personal, y no representan a sus países de origen o residencia.

Recibe las últimas noticias en tu celular

Envía la palabra “Noticias” al +50663763608 y recibe nuestro boletín informativo a través de Whatsapp

Últimas noticias

Te puede interesar...