Al borde de la hambruna, la Franja de Gaza recibe ayuda humanitaria desde el aire

Niños palestinos que huyeron con sus familias del norte de la Franja de Gaza y de la ciudad de Rafah, afuera de sus refugios en Deir Al Balah, sur de la Franja de Gaza, 20 de febrero de 2024. EFE/EPA/Mohammed Saber

Gaza/Jerusalén, 27 feb (EFE).- Miles de palestinos se arremolinaron este martes en las playas del sur de la Franja de Gaza para recibir ayuda humanitaria que les fue lanzada desde aviones de Francia, Catar, Jordania, Egipto y Emiratos Árabes, mientras crecen los temores por una inminente hambruna en el devastado enclave.

“Gracias a Dios!”, clamaba uno de los muchos gazatíes que acudieron a las playas en el extremo sur de la Franja, mientras se abría paso entre la arena cargando un gran costal de harina en los hombros.

Como él, los habitantes de Dier al Balah, en el centro del enclave, de Jan Yunis, la municipalidad más grande del sur del enclave, y de la ciudad de Rafah, fronteriza con Egipto y con costa en el Mediterráneo, vieron caer del cielo paquetes de ayuda humanitaria enlazados a paracaídas.

Los paquetes también aterrizaron en la carretera costera Al Rashid y, según testigos, contenían costales de harina y azúcar.

La ayuda provino de siete aviones, tres por parte de Jordania y el resto de Egipto, Catar, Emiratos Árabes y Francia.

Aunque ya se había distribuido ayuda a los gazatíes desde el aire en el pasado, se trató del primer lanzamiento de ayuda humanitaria por parte de la Fuerza Aérea de Egipto, que dejó caer un total de 10 toneladas de asistencia, según fuentes oficiales.

Además, el rey de Jordania, Abdalá II, participó personalmente de en las operaciones de los aviones de su país, según fuentes jordanas.

Este lanzamiento desde el aire de ayuda humanitaria ocurre tras un intento similar la víspera, que terminó en fiasco cuando los paquetes cayeron en alta mar.

Este martes, algunos de los paracaídas acuatizaron cerca de las playas y niños gazatíes no dudaron en entrar al mar para recuperar los paquetes más accesibles, mientras algunos varones fueron en balsas por paquetes más lejanos.

Hambre y sed

Sin embargo, según fuentes en Gaza, ningún avión lanzó ayuda en el norte de la Franja, donde las condiciones humanitarias son aún más apremiantes que en el sur.

“Dos bebés murieron por deshidratación y desnutrición en el Hospital Kamal Adwan”, mientras que otros han muerto por “dermatitis del pañal”, denunció el Ministerio de Sanidad de Gaza, controlado por el ala política del grupo islamista Hamás.

“La deshidratación y la desnutrición matarán a miles de niños y mujeres embarazadas”, mientras que “una escalada de hambruna puede cobrar la vida de miles de ciudadanos”, advirtió Ashraf al Qudra, portavoz del ministerio.

Decenas de gazatíes, entre ellos personal médico, manifestaron frente a la Clínica Al Fakhura en el campo de refugiados de Jabalia, en el norte de Gaza, para exigir el acceso a ayuda humanitaria.

“Queremos harina”, “tenemos derecho a comer”, “pasamos hambre”, son algunos de los mensajes que se leían en sus pancartas.

Representantes de varias agencias humanitarias de la ONU advirtieron este martes en el Consejo de Seguridad que la hambruna es prácticamente inevitable en Gaza.

Devastación en Gaza

En cinco meses de guerra, la ofensiva israelí en la Franja de Gaza ha dejado 29.878 muertos, 70.200 heridos, más de 7.000 desaparecidos, y unos dos millones -casi el total de la población- de desplazados que sobreviven en medio de una crisis humanitaria sin precedentes ocasionada por la destrucción masiva de viviendas, el colapso de los hospitales, el brote de epidemias, y la escasez de agua potable, alimentos, medicinas y electricidad.

En tanto, el Ejército israelí mantiene sus ataques por aire, tierra y mar e insiste en una inminente incursión terrestre en Rafah, a pesar de una creciente oposición internacional.

El hospital Naser, el más importante del sur del enclave palestino, ha quedado fuera de servicio tras la incursión de las tropas israelíes al interior del centro médico el 15 de febrero tras 25 días de asedio, advirtió el Ministerio de Sanidad de Gaza.

El generador eléctrico ya no funciona, lo que provocó un corte en el suministro de oxígeno, además del corte de agua corriente, el colapso de la red de alcantarillado y la acumulación de desechos, explicó el ministerio, que abogó por la evacuación de 120 pacientes que aún están en el hospital y por la liberación del personal médico que fue arrestado por las fuerzas israelíes.

Posible tregua

En tanto, Hamás estudia el último borrador para un acuerdo de tregua, confirmaron hoy a EFE fuentes palestinas.

Aunque Estados Unidos se ha mostrado optimista en cuanto a una próximo acuerdo, el representante de Hamás en Líbano, Osama Hamdan, reiteró que “a menos de que se detenga la hambruna en Gaza y se ponga fin a la agresión” no habrá tregua.

De su lado, el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, reiteró que planea continuar la guerra hasta desmantelar a Hamás.

La guerra estalló el 7 de octubre de 2023 tras un ataque de Hamás que incluyó el lanzamiento de cohetes y la infiltración simultánea de miles de sus milicianos que masacraron a unas 1.200 personas en territorio israelí y secuestraron a otras 250. EFE

Recibe las últimas noticias en tu celular

Envía la palabra “Noticias” al +50663763608 y recibe nuestro boletín informativo a través de Whatsapp

Últimas noticias