Rafael Ángel Calderón Fournier: “Me mezclaron dentro del delito de otros”

Los ujieres del Congreso deben cubrir con bolsas plásticas gigantes a las curules, para evitar que los equipos se vuelvan a dañar por las goteras. Fotos: Luis Madrigal / El Mundo CR

San José, 29 oct (elmundo.cr) – El expresidente de la República, Rafael Ángel Calderón Fournier afirmó que fue vilmente envuelto en los actos ilícitos de otras personas; actos que lo llevaron a recibir una condena de tres años de prisión, que se convirtieron en cinco mediante la ejecución condicional de la pena.

En una entrevista que brindó a EL MUNDO, el mandatario durante el periodo 1990-1994 conversó sobre el caso Caja-Fischel, su experiencia en prisión, quienes –según él considera– orquestaron todo el caso en su contra y sobre el ámbito político actual.

Recientemente Calderón recibió la confirmación del Tribunal Penal de Apelaciones, de que por segunda vez y con base a un estudio realizado por las autoridades de la CCSS, no debía pagar a la Caja por supuestos daños, ya que estos no existieron.

Dicha resolución da insumos al mandatario para que su reclamo ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) llegue hasta la Corte IDH y posteriormente, la misma sea anulada.

“Se me condenó por un delito de peculado sin ser funcionario público y además, se sustentó en un supuesto sobreprecio que de acuerdo con el fallo nunca existió y por lo tanto si no hubo sobreprecio y no hubo daño patrimonial: no hubo peculado, no hubo delito”, sostiene Calderón.

CASO CAJA-FISCHEL: LOS EQUIPOS DE FINLANDIA 

El escándalo del caso Caja-Fischel salpicó al ex mandatario por haber recibido $440.500 dólares por concepto de comisión, tras haber dado una asesoría sobre un crédito suscrito por Costa Rica con Finlandia por $39,5 millones de dólares, con el fin de modernizar los equipos de la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS), aprobado en 2011 por el Congreso.

Calderón fue condenado en setiembre de 2009 en primera instancia a cinco años de prisión por dos delitos de peculado en perjuicio del Estado de Costa Rica y del Seguro Social. Él siempre sostuvo que sin haber sido funcionario público al momento que dio la asesoría, fue condenado por un delito solamente atribuible a personas que se desempeñan en la función pública. Tras apelar la sentencia, la Sala III redujo en mayo de 2011 su castigo a un delito de peculado, tres años de cárcel con beneficio de ejecución condicional de la pena por cinco años.

Con el préstamo, para ese entonces el segundo más importante en la historia de la CCSS, se adquirió equipo médico de última tecnología que a la fecha continúa operando en diversos hospitales.

En su relato a EL MUNDO, el ex mandatario afirmó que en el juicio se examinaron todos los equipos adquiridos con el préstamo y que solamente unas camillas resultaron defectuosas, aunque fueron cubiertas por la garantía.

“¿Cuál fue su trabajo?”, le consultó este medio. “Fundamentalmente asesor a la gente en todo el trámite parlamentario, en el trámite en la Caja curiosamente no intervine en absolutamente nada, porque no me lo pidieron; si me lo hubieran pedido yo no tenía ningún impedimento ni legal ni moral para haber conversado con algunos directivos de la institución y hacerles ver lo maravilloso que era el proyecto Finlandia”, respondió.

El ex mandatario reconoció que en este escándalo sí hubo delito. El mismo fue que Walter Reiche Fischel, presidente ejecutivo de Fischel en ese entonces, le pagara a funcionarios públicos, sin embargo insistió nuevamente que para la fecha de su asesoría él ya no era Presidente de Costa Rica, y por tanto su participación no podía ser perseguida bajo el delito de peculado.

“Yo no era funcionario, yo recibí un dinero nueve años después de haber dejado el Gobierno. El delito fue ese, y claro, me mezclaron a mi dentro del delito de otros”, dijo.

Calderón Fournier sostiene que la sentencia dictada en su contra violentó al menos 10 artículos de la Convención Americana de Derechos Humanos y por ello, demandó a Costa Rica ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), previo a que el caso llegue a la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH).

En exclusiva para este medio, el mandatario anunció que el caso empezó a progresar y que espera en los próximos meses llegue la primera resolución.

LA EXPERIENCIA EN ‘LA REFORMA’ 

Rafael Ángel Calderón permaneció cinco meses en prisión preventiva en la cárcel de ‘La Reforma’. Él afirma que se convirtió en el primer mandatario a nivel mundial en haber sido enviado a una cárcel común sin tener una sentencia en firme.

“Fueron terribles, pero terribles. Logré tener mucha paciencia, que me la dio a mi juicio tres cosas: yo soy muy creyente, soy una persona muy devota eso me ayudó sin duda a poder soportar lo terrible de estar en la cárcel y la humillación que esto significaba para uno y para toda la familia; la solidaridad de mi familia y luego miles de amigos que me mandaron cartas, mensajes”, relató.

El ex mandatario permaneció recluido en aislamiento, en una celda de 2×3 metros. “Las incomodidades físicas se soportan; la soledad fue terrible”, afirmó.

Para Calderón, otro soporte importante fue ser “compañero en la desgracia” junto a Miguel Ángel Rodríguez, el segundo mandatario costarricense procesado por supuesta corrupción.

Comentó que ambos se dieron soporte, solidaridad y apoyo durante los momentos en que estuvieron recluidos. “Eso nos ayudó a sobrellevar los momentos duros”.

Su rutina consistía en levantarse a eso de las 7 am, desayunar y hacer ejercicio caminando rápido, bañarse y luego dedicarse a leer, atender citas médicas, de sus abogados o familiares. Por la tarde se reunía con Miguel Ángel Rodríguez, veían noticieros y el único programa de televisión que ingresaba a la prisión era Walker Texas Ranger o bien los partidos de Saprissa y la Liga Deportiva Alajuelense.

“Juntos compartíamos cuando había partidos de fútbol por las noches. El sábado era un día muy lindo porque era cuando nos visitaba la familia”, continuó, comentando que sus primeras experiencias de abuelo las tuvo en prisión.

LA PERSECUCIÓN EN SU CONTRA

El ex mandatario no se guardó nombrar a quienes considera, fueron los responsables de orquestar el circo en torno al caso que culminó con su condena.

Señaló al entonces fiscal general, Francisco Dall’Anese –a quien calificó ‘un cualquierilla’–, y lo criticó por “crecerse” en el cargo y creerse una figura importante, igual que la del Presidente de la República; además de algunas fichas en la Corte Suprema de Justicia y dos medios de comunicación.

“Afortunadamente soy sumamente apegado al señor y eso me ayuda a olvidarme de los resentimientos. La verdad es que vivo feliz rodeado de mi familia, mis hijos, mi nietos, de muchos amigos, mientras que él volvió a ser un cualquierilla”, dijo.

Calderón Fournier señaló a los periodistas de Canal 7 y La Nación, así como funcionarios del Poder Judicial como responsables de la persecución en su contra en torno al caso Caja-Fischel.

 

‘HUBO COMPLICIDAD DEL GOBIERNO DE ABEL PACHECO’

 

Rafael Ángel Calderón además afirmó que el entonces Presidente, Abel Pacheco estaba feliz de las situaciones que habían salido a la luz sobre él y Miguel Ángel Rodríguez y que fue cómplice de que la Fiscalía planeara junto a los medios de comunicación, el lugar perfecto para tener fotografías y tomas del momento en que Rodríguez era detenido en el Aeropuerto Juan Santamaría.

“¿Por qué?”, le consultamos. “En el caso mío no lo apoyé, fui muy claro señalando que era una irresponsabilidad haber llevado a Abel Pacheco de candidato a la Presidencia y después lo eligieran Presidente. Para mi no tenía las condiciones para serlo, creo que fue un desastre su Gobierno, o su actuación como Presidente porque tuvo gente muy buena en muchos ministerios y presidencias ejecutivas”, respondió.

“Él me tenía resentimiento por no haberlo apoyado”, agregó. “Me imagino que el odio de don Abel por don Miguel Ángel fue por el hecho de que él quería quedarse como el líder único del partido Unidad, habiendo acabado ya con nosotros dos, pero lo cierto es que fue muy complaciente. Yo con respeto a la independencia de poderes le hubiera señalado al Poder Judicial las barbaridades que se estaban cometiendo contra dos ex presidentes”.

Consultado sobre sus relaciones con otras figuras políticas de la Unidad Social Cristiana, el ex mandatario dijo que ahora los integrantes de ese partido son nuevos, quienes los “echaron” de la agrupación.

Dijo que con don Luis Fishman no tiene relación; dos años han pasado sin hablar con el diputado Humberto Vargas aunque sí conversa en varias ocasiones con el legislador cartaginés Jorge Rodríguez.

LOS RETOS DE COSTA RICA SEGÚN CALDERÓN

LA PARTICIPACIÓN DE JÓVENES EN POLÍTICA

CALDERÓN SOBRE REFORMA DEL ESTADO Y CONVOCATORIA A LA ASAMBLEA CONSTITUYENTE 

Recibe las últimas noticias en tu celular

Envía la palabra “Noticias” al +50663763608 y recibe nuestro boletín informativo a través de Whatsapp

Últimas noticias