Calle estuvo cerrada un mes

Piedra impide a AyA terminar trabajos en ruta entre Santa Marta y Granadilla

» Entidad postergará trabajos en este tramo para no afectar el paso vehicular

» La obra en su totalidad costará $500 millones y abarca todo el Área Metropolitana

Foto: AyA. Con fines ilustrativos.
Foto: AyA. Con fines ilustrativos.

Durante la fase de tunelación, un bloque impidió que el Instituto Costarricense de Acueductos y Alcantarillados (AyA), terminara de colocar la nueva tubería de aguas residuales, en el tramo entre Santa Marta y Granadilla, que permaneció cerrado durante un mes.

La entidad analizó los posibles escenarios junto con el contratista Acciona Agua y se determinó reabrir el paso vehicular, desde el sábado anterior, para postergar la finalización de los trabajos en este sector del Área Metropolitana.

Según Alcides Jiménez, ingeniero del AyA a cargo del proyecto, en el proceso se encontraron con esta piedra de contextura dura y existían dificultades técnicas con el equipo mínimo que la empresa está obligada por cartel a disponer.

“El contratista propuso y se le aceptó realizar la perforación con un equipo que funciona muy bien en suelos y era el adecuado para lo que se preveía que teníamos en el sector, que era una excavación en materiales”, explicó el funcionario.

Pese a la autorización, una vez que inició el trabajo con el equipo a 15 metros del pozo de lanzamiento, en la primera fase de la tunelación se halló el bloque, que impidió seguir con la ejecución de la obra.

“Teníamos la alternativa de intentar meter la máquina del equipo básico de contrato que no se había utilizado inicialmente, para solventar el problema técnico, pero con un gran riesgo de que si ese bloque no lo logra atravesar, el equipo queda atrapado”, señaló Jiménez.

El proyecto en su totalidad es financiado por la Agencia de Cooperación Internacional del Japón (JICA), el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), el Banco Nacional y con fondos de contrapartida del AyA.

La obra, que costará $500 millones y abarca todo el Área Metropolitana, tiene como propósito el cambio de los colectores de aguas servidas, para beneficiar a un poco más de un millón de habitantes. Se estima que el plazo de finalización será en el 2022.

En la ruta entre Santa Marta y Granadilla existía el riesgo de tener que hacer un pozo de siete metros en la calle y si eso ocurría a una semana del vencimiento del plazo, la entrega se hubiese extendido por dos o tres meses más, afectando aún más a los conductores y vecinos de esta zona.

“Si estuviéramos en otro escenario de que esto era lo único que se iba hacer y que después no van a venir equipos de mayor dimensión, algo tendríamos que haber hecho, aunque se cerrara la calle no por un mes, sino por dos o por tres, o decir esta zona no se puede hacer”, expresó el ingeniero.

El AyA hará el trabajo pendiente con una maquinaria mayor de la que dispuso en el diseño inicial, que se contratará para construir los colectores que son de un diámetro más grande.

Como parte del proyecto de alcantarillado sanitario, ya se construyó la planta, el emisario y un túnel de trasvase.

En el Área Metropolitana existen redes de alcantarillado y existen colectores, pero el sistema no estaba conectado a una planta de tratamiento, sino que las aguas se recogían y en algún punto se depositaban en los ríos.

No solo en los puntos finales de los colectores viejos el agua salía hacia los ríos, sino en puntos colapsados del sistema.

Recibe las últimas noticias en tu celular

Envía la palabra “Noticias” al +50663763608 y recibe nuestro boletín informativo a través de Whatsapp

Últimas noticias